Cultura

Así es como denuncié el acoso sexual de un alumno en el instituto

Empezó como una broma y acabó en una denuncia colectiva por acoso sexual

Yo acababa de cambiarme de un colegio católico al insituto, tenía catorce años y aterrizaba en 3º de la ESO. Era 2009, y en aquel entonces todo esto del acoso sexual, el bullying y el feminismo no estaba muy en boca de los jóvenes. Estaba todavía muy de moda eso de que los niños puntuasen del uno al diez el físico de las niñas de clase y las bromas de mal gusto.

Esto comienza con el gracioso de la clase. En un instituto americano sería el quarterback, el capitán del equipo, el centro del grupo masculino de la clase. Todos le reían las gracias y seguían sus pasos. Nadie se cuestionaba si lo que hacía estaba bien o mal. Entre los profesores, caía bien: el niño popular y gracioso, aunque no sea el más empollón, cae siempre bien.

A mí me caía bien, incluso soportaba las bromas que solía hacer sobre mis gafas de pasta: “¿De dónde has sacado esas gafas? ¿Se las has robado a tu abuela?”. Si ahora me hicieran esa broma igual me la tomaría peor, respondería sin una sonrisa en los labios.

Este chico tenía por costumbre ir tocando a las chicas sin su consentimiento. Eran pequeñas bromas de “uy, se me ha escapado la mano” que los amigotes reían. Le decíamos una y otra vez que parara, que no era gracioso. Como he dicho antes, aquello entonces no era “acoso sexual”, sino una broma pesada. Obviamente, sí era acoso, aunque no teníamos ni idea porque nadie nos lo había dicho nunca. Sabíamos que se lo podíamos decir a los profesores, pero entonces éramos “unas chivatas”, y “un rollo”. Y las chicas no queremos ser aburridas. Tenemos que ser maduras, pero nunca aburridas. 

Un día en clase de Educación Física se me acabó la paciencia. Recuerdo que estábamos haciendo pruebas de velocidad, y el chico en cuestión no paraba de tocarnos el culo. A todas. Una tras otra. No sé si el profesor no lo veía o pasaba del tema. Le advertí que dejara de hacerlo o iba a quejarme a alguien con autoridad. Se pensó que era un farol y continuó molestándome.

Así que esa misma mañana fui a la jefatura de estudios a exponer el caso. Dos amigas me acompañaron para apoyar mi versión, y denunciar ellas mismas que también estaban recibiendo este tipo de acoso sin parar. No solo se lo tomaron en serio, sino que llamaron al chico a la oficina, le interrogaron y le abrieron un expediente. La verdad es que no esperaba que fueran a tomarnos tan en serio, sobre todo porque, por desgracia, la gente suele pasar de estos temas y les quitan importancia.

El chico sabía que todo aquello había desencadenado por mí, no era un secreto: le había avisado varias veces de que iba a denunciar su comportamiento. A partir de ese momento no volvió ni a dirigirme la palabra. Al año siguiente se había cambiado de insitituto. No sé si fue por el expediente abierto, pero los rumores eran esos, ya que no parecía haber ningún otro motivo para cambiarse al instituto de al lado. Había perdido el título de graciosete entre los profesores.

Sé que mi historia no es lo más grave que puede pasarle a alguien. Dentro de lo que era, fue fácil manejar la situación. Pero, aún así, era algo malo y por lo que ninguna de las chicas de mi clase tenía que pasar. Si alguien os molesta, decídselo. Y, si podéis, denunciadlo.

Cultura

El estigma del cuerpo femenino: Entrevista a Albanta San Román

“Tiene que haber mujeres valientes para que un día tu hija no vea esto como un acto de valentía.”

El nuevo proyecto de Albanta San Román se llama “En todos mis rincones crecen flores”

Albanta San Román es actriz, creadora de contenido en YouTube y poeta; y además es una referente feminista entre los más jóvenes. Su lucha y su reivindicación tienen un papel muy protagonista en su día a día y en el contenido de sus plataformas, y ahora ha ido un paso más allá lanzando un nuevo proyecto fotográfico en Instagram para terminar con la estigmatización del cuerpo femenino.

PREGUNTA: ¿Cuándo empezaste a utilizar Instagram?

ALBANTA: Hace mucho, ¿eh? Como cuatro o cinco años.

P: ¿Y qué fue lo que te hizo replantearte el hacer un proyecto como en el que te has embarcado ahora?

A: Pues yo antes utilizaba Instagram como cualquier otra red social, como seguramente usaba Tuenti en esa época. A raíz de mi canal de YouTube, mucha gente comenzó a seguirme en Instagram y yo me acuerdo siempre de una frase que me dijo mi padre: “Cuando tienes un altavoz, tienes que decir algo importante.” Yo siempre he pensado que lo que hago tiene que tener un valor más allá de lo superficial, y quiero que sirva humanamente de algo. A mi, socialmente, los temas que más me interesan son el feminismo, el amor propio, el aceptarnos, eliminar los tabúes del cuerpo femenino… Pensé que si esto lo pudiera proyectar de alguna manera estética, que pudiese expresarlo con palabras claras aunque me lloviesen críticas por todos lados, era importante hacerlo.

P: ¿En qué consiste exactamente el proyecto?

A: Estoy subiendo una serie de fotografías que aunque nunca proyecté en mi cabeza cuántas iban a ser, sabía que quería hacer imágenes del cuerpo tratando distintos temas como pueden ser la estigmatización de la depilación femenina, la presión constante por ocultar nuestras varices, nuestras estrías, nuestra celulitis. Ayer, por ejemplo, subí una foto hablando de por qué a las niñas, al poco de nacer, nos marcan las orejas como si fuéramos vacas. Esta serie de fotos y textos son un pequeño proyecto para que la gente pueda replantearse un poco las cosas.

El vello es algo tan natural en la mujer como en el hombre | Foto de Albanta

P: En una de las publicaciones hablas de que tu cuerpo fue una jaula para ti durante mucho tiempo, ¿cómo saliste de este pensamiento?

A: Yo creo que todas las mujeres hemos sentido esto en algún momento. No sé a qué le echo la culpa, pero sobre nosotras en especial siempre hay un peso que hace que en algún momento todas hayamos sentido que no somos suficiente. Y nos han hecho creer por activa y por pasiva que hay un molde perfecto en el que el 99% de las mujeres no encajamos y que si no lo logramos, no estamos cumpliendo con lo que deberíamos cumplir en la vida. Y esta idea es estúpida. Creo que es muy importante el ejercicio del “por qué”; ¿por qué yo tengo que seguir esto?, ¿por qué tengo que depilarme si los hombres no tienen la obligación de hacerlo?, ¿por qué ellos no y yo sí?. Y también es muy importante observar a mujeres libres predicando ese mensaje. Yo iba en el metro cuando empecé a dejar de depilarme y recuerdo que todo el mundo me estaba mirando. Levantaba la mano para agarrarme a la barra y no caerme, y todo el mundo me miraba la axila. Y yo me he atrevido a hacer esto gracias a ver a otras mujeres haciendo lo mismo. Tiene que haber mujeres valientes para que un día tu hija no tenga que ver esto como un acto de valentía.

P: ¿Qué crees que hace falta que cambie en la sociedad para que todo el mundo aprenda a quererse a sí mismo pero también a respetar a los demás?

A: Nunca juzgar. Y mucho menos juzgar a alguien que está haciendo algo que no le afecta nada más que a sí mismo. Hay que respetar y mirar con una mirada amable todo lo que te rodea pero también a ti mismo. Yo siempre defiendo el concepto de hablarse a uno mismo como si fueses un amigo. Si a mi una amiga me dice “Jo tía, qué gorda estoy” yo le digo “¡Pero qué dices! Si eres una diosa del Olimpo!”. ¿Por qué no nos hablamos a nosotros con el mismo cariño con el que hablamos a la gente que queremos? Es aceptarse, quererse y cuidarse para estar bien por fuera pero también por dentro. Lo demás no es tan importante.

 

Puedes disfrutar del proyecto de Albanta en su Instagram.

Foto de Albanta San Román

Cultura

Los consejos de un actor de doblaje para locutar bien

El arte de la locución es más complejo de lo que puede aparentar a primera vista.

En mi clase del colegio fui de los primeros en experimentar un cambio en la voz. De un año para otro se volvió más grave y se convirtió en una herramienta para entretenernos en los ratos de recreo imitando a personajes conocidos de nuestras series y películas favoritas. Desde ese momento supe que jugar con la voz me divertía profundamente y, aunque siempre lo he tenido en la cabeza, nunca me he decidido a probar en el mundo del doblaje.

Conozco a Claudio Serrano desde hace unos 5 años, y recuerdo aún lo fascinado que me quedé al escuchar la voz de Christian Bale, Ben Affleck o de Altaïr (Assassin’s Creed) personificada en alguien “diferente”. Claudio es una de las voces más conocidas de nuestro país en el doblaje, y lleva consigo una larga experiencia laboral interpretando y doblando a muchos personajes de la ficción. Sí, incluido Batman.

Así, me reuní con él hace una semana para que me diese una pequeña masterclass para convertirme en un experto del doblaje; ya que un actor de doblaje, como el propio nombre indica, no solo dobla si no que también tiene que actuar.

Cultura

“A Star Is Born” es Gaga en estado puro

Asistir a un concierto de Lady Gaga nunca había sido tan fácil.

Lady Gaga es Ally en “A Star Is Born”

El pasado sábado tuve la oportunidad de dar cierre al Festival de cine de San Sebastian 2018 viendo  la primera película dirigida por Bradley Cooper  “A Star Is Born”. Esta película, nos lleva a través de la historia de amor entre Jackson (Bradley Cooper), un famoso cantante y guitarrista, y Ally (la maravillosa Lady Gaga), una chica con verdadero talento pero ya cansada de ver cómo le cierran las puertas de la industria musical por un físico fuera de los cánones exigidos. Al no tener oportunidad en el mundo profesional de la música, Ally, se dedica a cantar en un pintoresco bar donde al menos se divierte. Todo cambia el día en el que Jackson termina por casualidad en ese “garito” y queda prendado de ella. Cantar, vibrar, viajar, cambiar es lo que les espera a los protagonistas a lo largo de esta película.

Así es como el director Bradley Cooper da comienzo a un ya clásico de Hollywood como el que es “A Star Is Born”, llevada por tercera vez a la gran pantalla. La película brilla por sí sola con unos personajes impecables y una gran artista como Gaga, que se muestra deslumbrante en esta película. Ya habíamos tenido ocasión de verla actuando anteriormente en televisión en American Horror Story, por no hablar de sus videoclips, pero es innegable que la gran pantalla le sienta de maravilla y el papel parece estar hecho para ella. Al fin y al cabo, Ally es una chica con muchísimo talento, al igual que la propia Gaga, así que es como si interpretase a si misma, manteniendo una mezcla perfecta entre navegar por los vaivenes por los que su personaje pasa y con los que conectas como si de un imán se tratara, y tener a ratos la sensación de estar asistiendo a uno de sus conciertos, lo cual es un absoluto regalo.  

Creo que lo único negativo que puedo sacar a este final de Zinemaldia 66 ha sido que no perdimos la esperanza hasta el último minuto de que Gaga apareciera en la presentación de la película junto a Bradley Cooper, cosa que muy a nuestro pesar, no ocurrió. Todo lo demás, desde el teatro donde pudimos disfrutar la película, la bonita y divertida introducción del director, hasta la película en sí fue impecable. Un auténtico placer.

“A Star Is Born” se estrena en cines el 5 de octubre.

EEUU. 135 min. Dirigida por Bradley Cooper. Interpretes: Bradley Cooper, Lady Gaga, Sam Elliott, Andrew Dice Clay, Dave Chappelle.

Cultura

Review de la película “Un pequeño favor”

Un pequeño favor: el nuevo thriller psicológico con un giro interesante de comedia

Un pequeño favor sigue a Stephanie Smothers (Anna Kendrick), una ama de casa que pasa la mayor parte de su tiempo ayudando en clase a su hijo Miles (Joshua Satine) haciendo vídeos para su famoso canal de YouTube. Stephania conoce a Emily (Blake Lively) cuando sus hijos se hacen amigos: ella es una ejecutiva de relaciones públicas muy elegante, enigmática y distante que trabaja en Nueva York, viajando desde su ciudad suburbana de Connecticut. Stephanie y Emily se hacen amigas, mientras hablan sobre sus vidas y comparten intimidades. Un día, Emily pide un pequeño favor a Stephanie para que recoja a su hijo Nicky (Ian Ho) de la escuela. Sin embargo, Emily nunca viene a buscar a Nicky y deja de responder a los mensajes y llamadas de Stephanie.

Stephanie y Emily en Un pequeño favor

Dirigida por Paul Feig y con un guión de Jessica Sharzer, Un pequeño favor aprovecha las experiencias de las mujeres a través de sus personajes principales. En el caso de Un pequeño favor, Stephanie y Emily son mujeres muy distintas, que han vivido experiencias muy diferentes, pero comparten un vínculo que tiene que ver con secretos que no pueden revelar a nadie más que a ellas.

Encuentro muy curioso el género de Un pequeño favor porque, aunque en el trailer parece que es un thriller psicológico, yo más bien lo categorizaría como una parodia de thriller psicológico. Si bien es cierto que la película tiene giros de guion, te mantiene en tensión en momentos clave y juega hasta cierto punto con las expectativas del espectador, el guion está escrito en clave de humor, sin filtros. También juega con la idea de que el espectador esté acostumbrado a este tipo de películas de misterio, y confunde pero de una manera positiva.

Si tuviera que sacar defectos, hay un par de subtramas innecesarias que no aportan demasiado a la trama principal y podrían eliminarse. Para una película con un ritmo tan frenético ocurren demasiadas cosas. Os recomiendo que vayáis a verla y juzguéis vosotros mismos: si os gustan los thrillers, Un pequeño favor no os va a decepcionar.

Cultura

Kiabi presentó su nueva colección en Oporto

Kiabi invitó a instagrammers portuguesas, francesas y españolas a Oporto para presentar su nueva colección de otoño e invierno

Kiabi es una marca de moda francesa de combina los buenos precios con una gran calidad. Para la presentación de su nueva colección Otoño/Invierno, decidió invitar a bloggers e instagrammers europeos a Oporto, y vivir una gran experiencia de la mano de la marca.

El viaje fue increíble de principio a fin, no tuvimos tiempo de aburrirnos: aprendimos sobre historia de Oporto en un tour por río Duero, visitamos La casa de la música con una guía privada y nos enseñaron el proceso que se sigue para hacer vino de Oporto en unas bodegas impresionantes.

Esta soy yo en Oporto muy feliz, para que veáis que es verídico lo que os cuento

Fue en las bodegas donde disfrutamos de un adelanto de la nueva colección, que trae colores vivos como mostaza, azul klein y violeta, y texturas como encaje y terciopelo.

Cazadora de antelina – Kiabi.es

Además quiero que vayáis más allá de la chaqueta y echéis un vistazo a mi descubrimiento: la camiseta que lleva la modelo. Efectivamente. Esto no lo sabía yo. Pero como me gusta demasiado Harry Potter me he dado cuenta. Eso y que, probablemente, tenga que tratármelo.

Camiseta estampada ‘Harry Potter’ – Kiabi.es

Pasad por la web de Kiabi para prendas exclusivas y, si tenéis una tienda cerca, no dudéis en ir.

Cultura

Una vlogger de moda me hace un cambio de look radical

¿Qué podría salir mal?

Feliz y contento de vivir esta experiencia.

¿Eres de esas personas que tienen un estilo de vestir muy definido y nunca sale de ahí? Yo sí, y además tiende a ser un look bastante sencillo. Camiseta y calcetines blancos combinados con pantalones y zapatillas negras. No hace falta más que un rápido vistazo a mi Instagram para comprobar que me cuesta mucho salir de ese look. No es un tema de estética, a pesar de que me gusta cómo me sienta, si no más bien un tema de comodidad. Si vistes igual siempre, no te comes la cabeza con lo que llevar cada día.

Sin embargo, hace unos días me plantearon un reto; ¿por qué no probar a cambiar radicalmente de look? Y decidí aceptarlo. Lo bueno es que no especificaron que tuviese que hacerlo solo, así que pedí ayuda a Irina Dadá, una vlogger de moda y belleza experta en este tema, y que sin duda sabría ayudarme mucho mejor que yo mismo.

La idea era dejarme llevar totalmente por Irina y que eligiese lo que ella considerase que iba a quedar mejor en mi nuevo look, sin importar las consecuencias. Y eso hicimos. Si queréis ver el resultado, este fue mi experiencia.

Cultura

Cuando a la gente le importa más el strike de Fortfast que los insultos a Dulceida

El youtuber Fortfast sube un vídeo “satírico” donde se insulta a media docena de influencers y se sorprende de que estos se ofendan.

La influencer Dulceida | EP

Cuando Fortfast hizo el vídeo de “¿Qué le dirías a un influencer si lo tuvieras delante?” no se imaginó la relevancia que iba a tener. Era como cualquier otro vídeo suyo, porque esto es un formato al que estamos acostumbrados: el youtuber va a un botellón y hace preguntas a los jóvenes borrachos.

Si esto es moral o no me lo voy a guardar porque, guste más o menos el formato, “hay chicha”. La gente borracha dice muchas burradas y eso es algo que a los consumidores en YouTube les fascina, a nivel de entretenimiento como de estudio antropológico.

Lo que ha marcado la diferencia esta vez es el objeto de “sátira”, y es que han sido influencers con nombres y apellidos. En el vídeo se menciona a Dulceida, Laura Escanes, Paula Gonu, Dalas (y su hermana pequeña, menor de edad) y los jóvenes ebrios cantan insultos del tipo “zorra”, “guarra”, “me corro en tu culo” a las chicas y unos cuantos “ojalá te mueras” a Dalas. El vídeo ha sido retirado tras su denuncia.

Más adelante, Fortfast hizo un vídeo donde comentaba que Dulceida se había quejado del vídeo y lo había denunciado. Qué piel tan fina tienen estas influencers, vaya, que se ofenden porque les griten las ganas de objetivizarlas sexualmente (nótese la ironía).

Han salido defensores para ambos bandos: simpatizantes con los agredidos y aquellos que no creen que Fortfast lo haya hecho tan mal. Al fin y al cabo, como el mismo Fortfast dice, es una “sátira” y un “reflejo de la realidad”. Él no tiene la culpa de que la gente opine así, no es responsable.

Pero, para que algo sea satírico, tiene que llevar una crítica. No necesariamene explícita, pero tiene que quedar claro que la intención es educar en que lo que se muestra en el vídeo está mal. En este vídeo lo que se muestra es a gente borracha insultando, y da igual la intención porque el mensaje no se ha transmitido, y de eso tú eras el único responsable.

“Este vídeo es necesario para mostrar la realidad”. Majos, pero si estamos hartos de ver cómo se desprecia a estos influencers. Parece que no tenéis hasta en la sopa cómo se trata a las mujeres. Tanto se queja la gente de que siempre tenemos el feminismo en la boca, pero que estos vídeos son necesarios para mostrar que la sociedad es machista. Aclaráos, ¿es necesaria esta conversación?

Y luego va el señor a explicarle a Dulceida que los comportamientos machistas existen. Gracias, Fortfast, de verdad. Nos acosan cada día desde que tenemos uso de razón, pero no nos habíamos enterado de que estos comportamientos existen.

Algunas personas pensaban que no era necesario tumbar el vídeo y que era suficiente con que los influencers dijeran que se sentían mal por haber sido insultados. ¿De verdad alguien piensa que les iba a dar igual?. Sin embargo, estos son los comentarios a Dulceida tras el vídeo de Fortfast en el que la acusa de ser la causa del strike en su canal:

Finalmente, hace dos horas Fortfast publicó un comunicado en el que hace ver lo afectado que está por el tema y sus diculpas finales por los influencers a los que haya podido ofender. Sin embargo, sigue excusándose bajo el “no habéis entendido el mensaje” o “nadie dijo nada cuando hablé de machismo y juventud o la cultura de la violación”. Fortfast, nadie es perfecto. Puedes tener intenciones feministas y actitudes machistas, esto es un proceso. Y el mensaje ese de “no lo habéis entendido” para intentar quedar superiormente intelectual o justificar tus actos, tampoco está bien. Escucha las críticas y aprende de ellas.

Cuando haces un vídeo donde deliberadamente eliges dar voz a insultos hacia personas con nombres y apellidos, es normal que estas personas se ofendan. Digo “eliges” porque, si no te gustaba lo que estaba saliendo de todo aquello, siempre es posible hacer una aclaración final para que tus seguidores sepan que no estás de acuerdo con los insultos. O, simplemente, no publicarlo. No dar voz a contenido negativo, violento y ofensivo, y luego desentenderte de ello.

La diferencia es que cuando la peña critica a un sistema fascista o la cultura de la violación, están criticando algo mundialmente conocido como malo. Si hubieras preguntado sobre los influencers en general, se habría hablado del estereotipo de influencer que muestran los medios de comunicación: vagos que viajan y son millonarios sin haber trabajado en su vida. Tampoco habría sido bonito. Si preguntas por personas específicas, y salen esas burradas, eres responsable.

No puedes ir de sociólogo por la vida y no tomar una muestra válida de la realidad. No, los botellones no son una muestra válida. El rigor científico te lo has pasado por donde has querido, así que no recurras a él como excusa.

 

Cultura

5 consejos para empezar con buen pie en la Universidad

Estos consejos para la universidad podrían salvarte la vida

Los post-it son también buena opción

Como alumna que termina la universidad este año, me encantaría poder pasar mi conocimiento para nuevos alumnos. Para vosotros, que empezáis con ganas a estudiar una carrera en la Universidad que hayáis elegido – o en la que hayáis podido entrar por vuestra nota.

Aunque, por supuesto, todo va a variar en función de la universidad a la que atiendas, esta tiene unas cuantas diferencias con el instituto.

1. Nadie te controla. Esto puede parecer bueno en principio y, la verdad, lo es. Tienes más libertad para organizarte tu tiempo porque hay menos deberes que en el instituto. Ahora, eso sí, los deberes no son inexistentes. Es posible que, en función de la universidad y la carrera, tengas unos cuantos trabajos en grupo.

Mi consejo aquí es que intentes llevarlo al día, y te organices para que los trabajos en grupo salgan bien. Organízate la libertad porque algunas personas se relajan el primer año y la mayor parte del contenido teórico de las asignaturas está en primer año. ¡Estudia!

2. Siguiendo con la línea editorial de consejos para ser un buen alumno: asiste a clase. Por experiencia, cuando dejas de asistir ya no vuelves. Y, aunque los profesores no te controlen, saben si vas a clase. Si al final de curso vas a pedirles una subida de nota y no les suena tu cara probablemente no estén muy por la labor.

No les tienes que pedir permiso o justificarte si no vas a alguna clase pero, si sabes que vas a saltarte unas cuantas (y es por un motivo justificado), házselo saber. Probablemente no le importe porque no le afecta que estés o no estés, pero al menos verá que muestras interés por su asignatura.

Esta imagen de felicidad no será lo habitual en tu día a día.

3. Pregunta en clase. La universidad es genial porque se suelen crear debates en clase. La participación suele ser un porcentaje de la nota y, lo mismo que en el punto anterior, el profesor verá que tienes interés por la asignatura si participas. Todo esto son minipuntos que juegan en tu favor a final de curso.

Personalmente, me gusta ser la que inicia las preguntas. Así no se pierde entre el resto y el profesor se queda con mi cara por haber iniciado la ronda de preguntas.

4. Si dispones de un ordenador portátil, toma apuntes ahí. O, al menos, pasa todo lo que puedas a un ordenador. Preferiblemente a Drive o a alguna plataforma online donde puedas almacenar de manera privada tus notas. Créeme que perder tus apuntes será una gran desgracia. En la universidad no hay libros y, si los hay, suelen ser más bien de consulta.

5. Participa en la vida universitaria: apúntate a clubs, haz amigos, ve a clases extra que la universidad proporciona. Es una gran época para aprender y divertirse antes de pasar al mundo real. Además, los amigos que hagas en la universidad pueden determinar tu futuro laboral, ya que serán tus colegas de profesión en unos cuatro o cinco años.

Consejo extra: Casi todo el mundo va a estar igual de perdido que tú. Si tienes alguna duda, siempre puedes acudir a tus veteranos o delegados. Están ahí para ayudarte, así que no tengas miedo de preguntar.

Cultura

YouTube censura un vídeo sobre la copa menstrual por “resultarles violento y ofensivo”

“He recibido comentarios diciéndome que enseñar la sangre de la copa menstrual es asqueroso e innecesario, especialmente desde que el vídeo se viralizó. Creo que es urgente romper el tabú y liberarnos de la vergüenza”

El pasado 13 de julio, Ana Cerezuela (conocida como Terafobia en redes sociales), subía un vídeo a YouTube sobre la copa menstrual. En él, contaba su experiencia con la copa y respondía preguntas variadas: por qué es una alternativa a otros productos de higiene íntima, cómo se utiliza, cómo se esteriliza, su precio medio, o cuánto dura.

Es posible que hasta ahora no hayáis oído hablar de la copa menstrual como alternativa a los tampones y compresas. Yo misma no supe lo que era hasta hace un par de años. Se trata de un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. Cuenta con varias tallas, formas y distintos niveles de rigidez y no hay mucha información sobre ellas.

Ana fue notificada ayer, día 2 de septiembre, de que el vídeo había sido retirado de manera manual tras su revisión, por incluir “contenido violento o gráfico que parece haberse publicado con fines ofensivos, sensacionalistas o irrespetuosos”.

Aviso de YouTube recibido por Ana sobre la violación de normativa de la Comunidad

No parece haber duda de que el vídeo ha sido eliminado por un clip en concreto, en el que se mostraba la copa menstrual recién extraída de la vagina, sin que esta última se viese lo más mínimo. En el clip aparecía la copa con sangre, y esto ha causado mucha controversia. ¿Cómo es posible que un vídeo que habla sobre la menstruación y sus productos higiénicos cause controversia y revuelo cuando la mitad de la población tiene el periodo?

“Es necesario hablar de la regla en Internet porque nos han enseñado toda la vida a no hablar de ella”, afirmaba Ana en sus stories de Instagram ante la noticia de censura.

Cuando yo fui al colegio, un día en primero de la ESO nos dividieron en chicas y chicos, y a las chicas nos explicaron por encima qué era la menstruación y nos dieron tres tampones y unas compresas. Cuando nos venía la regla en clase y no teníamos compresas teníamos que preguntar muy bajito a nuestras compañeras si podían darnos una y, si te venía y por alguna razón manchabas los pantalones o la silla, aquello era motivo de burlas y risas entre los chicos.

Desde pequeños se nos ha enseñado que tener la regla es algo que hay que esconder, no hay que hablar de ello. A nadie le interesa que tengas la regla, que te duela todo el cuerpo una vez al mes o que incluso el dolor te cause náusas. Es algo que hay que llevar en silencio porque “la regla da mucho asco”.

Entre varias personas hemos asesorado a Ana sobre cómo actuar para que YouTube reconsidere subir el vídeo, y he aprovechado para hacerle algunas preguntas sobre el mismo:

PREGUNTA: ¿Por qué hiciste un vídeo de la copa menstrual?

ANA: Para empezar, porque cuando yo intenté informarme sobre la copa eché en falta un vídeo así, que me hiciera entender completamente cómo es utilizarla. La información que tenemos, además de que no se nos da (tenemos que ir a buscarla si la queremos), es poco precisa, dispersa y a veces contradictoria. Y la copa es un invento que a mí me parece revolucionario para la salud de muchísima gente.

Hay personas que no pueden permitirse productos desechables todos los meses, menores que se ven obligados a no ir a clase cuando tienen la regla porque no disponen de tampones ni compresas… por no hablar del impacto medioambiental que nos ahorramos utilizando copas menstruales. Así que hice mi vídeo contando mi experiencia con todos los detalles que creí importantes porque hay que hablar más de que esto pasa y existe.

Esta es la copa menstrual.

P: El vídeo llevaba más de una semana subido. ¿A qué se debe que lo hayan censurado ahora?

A: No tengo muy claro cómo funciona, pero sé que ha sido una decisión humana, no automática. Recibí un comentario muy desagradable de un señor al que le había escandalizado ver mi sangre en una pantalla y que me decía que me iba a denunciar el vídeo. Yo denuncié su comentario porque contenía elementos muy homófobos y misóginos, pero de eso no sé nada. Al rato YouTube me notificó que, tras revisar manualmente mi vídeo, habían determinado que incumplía las normas de la comunidad por ser “violento, gráfico o sangriento”.

P: ¿Has recibido muchos comentarios de ese tipo?

A: He recibido comentarios diciéndome que enseñar la sangre es asqueroso e innecesario, especialmente desde que el vídeo se viralizó. Pero la mayoría de personas que lo habían visto tuvieron la reacción contraria, más bien de “por fin alguien me cuenta cómo es esto de verdad”.

P: ¿Crees que estos vídeos son necesarios, además de para aprender sobre la copa menstrual, para la normalización del periodo?

A: Son muy necesarios. No hubiese tenido tanta acogida si no hubiese una necesidad general de recibir información. Ver la sangre tal cual es ayuda a perderle el miedo, y cuando literalmente la mitad de la población mundial tiene que lidiar con ella durante la mayor parte de su vida, creo que es urgente romper el tabú y liberarnos de la vergüenza.