No se opina | Julen’s Stories

La importancia de votar | Foto de Arnaud Jaegers

El pasado lunes subí un vídeo a mi canal hablando sobre política. Sorprendentemente la bandeja de comentarios se mantuvo limpia sin ningún insulto ni ataque personal aunque sí hubo gente que no opinaba lo mismo que había dicho yo. “Hay que respetar las opiniones” se escucha en la calle. No puedo estar más de acuerdo con eso. Una comunidad diversa con opiniones y posturas dispares es oro para poder seguir evolucionando… hasta que se ponen encima de la mesa derechos humanos básicos. Y eso es un “NO” rotundo. No se opina sobre feminismo, el futuro será feminista o no será. No se opina sobre cómo regular al colectivo LGTB+, el futuro será diverso e inclusivo o no será. No se opina sobre las clases medias y bajas, el futuro es de todos y para todos o no será. Y es que hay una sola cosa clara: o votas o el futuro lo decidirán otros por ti; y te prometo que no te va a gustar.

No son unas elecciones más, que no te engañen. Todos vamos a votar, pero unos nos jugamos más que otros. Algunos votamos por proteger nuestros derechos básicos, y otros juegan a la política para blindar sus carteras. Unos votan para que no haya ninguna mujer asesinada a manos de sus maridos, y otros votan para pagar menos impuestos. Unos votan para poder casarse con el amor de su vida, y otros votan para que los coches puedan entrar de nuevo en el centro de Madrid. Unos votan para que sus hijos e hijas puedan estudiar todo lo que no pudieron estudiar ellos, y otros votan para legalizar las armas.

Unos votan para que la cura del cáncer sea un hospital y no una buena cuenta corriente, y otros para construir un muro de hormigón en la frontera. Unos votan para proteger a los animales, porque ya lo dijo Ghandi “la grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata esta a los animales”, y otros votan para dar subvenciones para hacer de la tortura del toro un espectáculo. Unos votan para que sus trabajos de más de 40 horas semanales no tengan el sueldo precario que el empresario querría pagar, y otros votan para poder tener una plantilla muerta de hambre y asustada en su empresa.

Unos votan para que los bosques sean verdes y los mares azules, y otros votan para construir sobre esos colores y seguir haciendo caja. Unos votan para que los representantes de la ciudadanía sean la propia ciudadanía, y otros votan para poder trabajar en beneficio propio con sueldo público y usar las puertas giratorias a su antojo. Unos votan para que los impuestos lleguen a donde más se necesitan y otros votan para destruir las investigaciones sobre malversación de caudales públicos. Unos votan para que la televisión pública sea independiente y de calidad al servicio de la ciudadanía diversa, y otros votan para que la televisión pública no destape ninguno de los escándalos en los que están envueltos los de arriba.

Unos votan para que todos tengan las mismas oportunidades independientemente de la familia de la que se venga, la tonalidad de su piel, la cartera que tengas, lo que pienses, lo que sientes, a quién ames y lo que seas, y otros votan para que el sistema de privilegios siga en vigor con los que habitan el palacio de la Zarzuela encabezando la lista. 

Y es que hay una sola cosa clara: o votas o tu futuro lo decidirán otros por ti. Y te prometo que el futuro que tienen preparado para ti no te va a gustar.

Te están mintiendo sobre el nuevo descubrimiento de Jack el Destripador

Un nuevo estudio asegura haber revelado por fin por fin la auténtica identidad de Jack el Destripador, pero ¿hasta qué punto es real?

Descubrimiento de una víctima de Jack el Destripador en Whitechapel, London, ilustración de “Le Journal Illustre” (13 Febrero 1891)

Jack el Destripador es ya casi un ser de la mitología inglesa. El asesino del siglo XIX acabó con la vida de al menos cinco mujeres en el barrio de Whitechapel de Londres.

No es la primera vez que se “descubre” la identidad de Jack el Destripador. En 2014 Russel Edwards publicaba en el Daily Mail que había averiguado la identidad del asesino gracias a una técnica de ADN muy avanzada. Según Edwards, el asesino sería uno de los sospechosos de la época: el barbero polaco Aaron Kominski, de 23 años, que vivía cerca de donde se cometieron los asesinatos. La policía no encontró pruebas concluyentes que lo relacionaran con las víctimas.

Russel Edwards no era ningún investigador, sino un hombre de negocios y escritor que habría contratado al biólogo forense Jari Louhelainen para investigar un chal que había pertenecido a Catherine Eddowes, una de las víctimas. El chal lo habría adquirido Edwards en 2007, en una subasta.

Todo olía un poco a chamusquina porque Edwards iba a publicar justamente un libro llamado “Naming The Ripper“, un libro que aseguraba que Edwards era “el único en posesión de una prueba física y real relacionada con los crímenes de 1888 de Jack el Destripador”. Este artículo del Daily Mail, que es un periódico conocido por ser sensacionalista no transmitía mucha confianza. La investigación no fue contrastada por alguien ajeno a la misma, ni había sido previamente publicada en ninguna revista científica. Todo indicaba que era una estrategia de marketing para vender el libro.

Ahora, en marzo de 2019 otro estudio ha intentado confirmar la identidad de Aaron Kominski como el asesino conocido como Jack el Destripador. Esta vez el estudio ha sido publicado en Journal of Forensic Sciences. Sin embargo, el objeto investigado es el mismo (el chal que supuestamente perteneció a Catherine Eddowes) y el investigador es también el mismo: Louhelainen, esta vez acompañado por el biólogo David Miller. Este artículo no ha sido bien recibido en la comunidad científica.

Nadie se explica cómo este artículo ha pasado los filtros para ser publicado: la procedencia del chal es muy cuestionable y no ha sido tratado de la manera adecuada para conservar posible ADN. Adam Rutherford, genetista, asegura que no se han tomado precauciones a la hora de manipular el chal.

La famosa arqueóloga Turi King tuiteaba lo siguiente: “No se listan las imprimaciones, no presenta datos, no se realizó en un laboratorio forense de ADN como es debido...”.

No sabemos si es una obsesión u otra estrategia de marketing, pero la comunidad científica parece coincidir en que esta investigación no lleva a ninguna parte y que no ha de ser tomada en serio.

Google presenta Stadia: el futuro de los videojuegos

La revolución de los videojuegos está más cerca que nunca gracias a Google.

Es evidente que el modelo de negocio de juegos físicos para consolas físicas tiene fecha de caducidad. Cada pocos años toda la comunidad tiene que actualizar sus dispositivos para poder mantenerse a la altura de los nuevos requisitos gráficos de los videojuegos. ¿No sería más interesante que la potencia gráfica estuviese en la nube? Eso es justo lo que cree Google.

Ya en 2018 Google lanzó una primera prueba llamada Project Stream donde probar por streaming el Assassin’s Creed Oddisey a 1080p, 60 fps y sonido estéreo era una realidad. Ahora, un año más tarde, esta iniciativa se consolida en Stadia, la nueva plataforma de videojuegos por streaming de Google dispuesta a romper todo lo establecido en la industria del gaming.

Stadia es el nuevo servicio de videojuegos digital de Google.

Stadia no se fija en tu dispositivo; no importa si quieres jugar en un ordenador, un teléfono, un tablet o una televisión. Lo único que necesitas es una conexión a internet estable ya que toda la potencia gráfica encargada de mover el juego ocurre en los servidores de Google.

En menos de cinco segundos, y sin necesidad de instalar nada, puedes empezar a jugar a tu juego favorito en cualquier dispositivo; e incluso cambiar entre ellos sin importar el punto en el que hayas dejado el juego. De hecho, es una potencia gráfica mucho mayor que la que necesitan a día de hoy los mejores juegos. Más concretamente, Stadia ofrece 10,7 GPU teraflops frente a los 4,2 de la PS4 Pro o los 6,0 de la Xbox One X. Es decir, más potencia que las dos mejores consolas del mercado combinadas.

Con respecto a la emisión del contenido, Stadia emitirá a un máximo de 4K y sonido surround buscando ampliarse a 8K en un futuro. Pero no termina aquí. Google está dispuesta a ofrecer a los desarrolladores el uso de más de una GPU al mismo tiempo, lo que se traduce en una potencia gráfica aún mayor capaz de generar millones de partículas (como agua o lava) sin ningún tipo de problema.

La diferencia de una o más GPUs es evidente en las partículas de agua, por ejemplo.

Google se ha aliado con Unreal y Unity, dos de los motores gráficos más populares, para que ambos funcionen a la perfección en Stadia, avivando nuestras expectativas de ver juegos con gráficos aún más realistas.

El gigante tecnológico ha presentado también el Stadia Controller, un mando para jugar disfrutando de la experiencia completa de la plataforma. El mando se controla vía wifi y es capaz de detectar en qué dispositivo estás jugando para conectarse a ese. Además, incluye el botón de “captura” para compartir el juego en YouTube con un click, y un botón de Google Assistant para pedirle al asistente cualquier cosa que los desarrolladores permitan.

Por último, Google ha lanzado también Stadia Games and Entertainment como su propia firma desarrolladora de videojuegos, prometiendo lanzar sus propios títulos a la plataforma.

El Stadia Controller es el mando de Google pensado para Stadia.

Queda ver cuándo llegará Stadia de una manera realista a nuestros hogares (se lanzará en 2019 en Estados Unidos, Canadá, UK y Europa) y hasta qué punto nuestras conexiones de internet serán capaces de soportar el servicio. Algunos desarrolladores ya se han sumado a la iniciativa y todo apunta que para su lanzamiento tendremos un catálogo lo bastante atractivo.

Desde luego, Stadia parece la evolución lógica en el universo de las videoconsolas y los videojuegos, y puede ser la chispa que desencadena la siguiente revolución del consumo digital.

“Me putoencanta”: te explicamos por qué es gramaticalmente correcto hablar así

Si usas el prefijo “puto-“ para intensificar tus palabras, que sepas que estás haciendo un uso correcto del castellano.

A este chico le putoflipa montar en monopatín en su sofá.

Es bastante común escuchar entre la gente joven usar todo tipo de expresiones o palabras que, aunque no son parte oficial de la lengua castellana, están ya tan arraigadas en el vocabulario que es imposible deshacerse de ellas. Ya sea porque tienen origen en internet o porque han ido surgiendo en el día a día, cada edad e incluso cada ciudad, tiene sus propias expresiones.

Así que hoy, en cierto modo, estamos de celebración porque somos un poquito más correctos, gramaticalmente hablando. La Real Academia de la Lengua Española (RAE) acaba de incluir la palabra “puto” como prefijo intensificador. Es decir, es muy, muy común escuchar a la gente añadirle a una palabra el prefijo “puto-“ para dejar claro que lo que sea que están diciendo es aún más intenso de lo que suena; y ahora ya está aceptado por la RAE.

Por ejemplo, hay cosas que te pueden encantar, pero si te encantan mucho ahora es gramaticalmente correcto decir que te putoencantan. No es broma.

La RAE aclara que utilizar “puto-“ como elemento átono antepuesto a adjetivos, adverbios o verbos cumple la función de prefijo intensificativo malsonante. Añaden, además, que este uso de la palabra es parte de la jerga juvenil de España y que al ser malsonante no recomiendan su uso en la lengua formal.

Eso no quita que a partir de ahora puedas decir lo putobién que te ha salido un examen o lo putoincreíble que ha sido la última película que has visto, sabiendo que estás haciendo un uso correcto del castellano.

Mentes Poderosas: la película más incómoda que he visto nunca

Mentes Poderosas es la nueva película adolescente, y nunca antes había sentido tanta vergüenza ajena en el cine.

Ayer fui a ver Mentes Poderosas (The Darkest Minds), la primera parte de lo que parece va a ser una trilogía adolescente distópica basada en la novela de Alexandra Bracken. No he leído la novela, así que voy a juzgar tan solo la película.

En un mundo donde los adolescentes contraen una enfermedad que les da poderes, son llevados a “campamentos” donde les categorizan por colores según sus habilidades. Los verdes, azules y dorados poseen inteligencia superior, sabiduría y control de la electricidad. Los naranjas y rojos tienen poderes más letales y son automáticamente eliminados.

Ruby (Amandla Stenberg), muy triste porque está en un campo de concentración para niños. Esto no se lo podemos reprochar.

Nuestra protagonista, Ruby, es una Naranja que consigue convencer a todos de que es Verde para que no la maten. Y aquí comienza todo. Una vez la trama avanza un poco y se encuentra con el que será su grupo de amigos para el resto del largometraje, al momento sabemos quién es el sujeto de interés amoroso. No porque sea el guapo aspirante a próximo Ryan Gosling con labios de piñón, sino porque Ruby y el chico, Liam (Harris Dickinson), no dejan de flirtear de la manera más incómoda posible.

Había momentos en los que tenía que taparme los ojos de lo incómoda que me sentía: hay una escena incluso en la que se ponen a tope con una sesión en vivo de rol: “Imagina que estamos en la playa… tú tienes unas gafas de sol enormes y estás guapísima. Yo solo puedo fijarme en ti cuando te acercas con el sol en tu piel”. En comparación con esta película, el beso entre Harry Potter y Cho Chang fue una obra maestra del ligoteo adolescente. Incluso las transiciones de Mamma Mia 2 son menos incómodas.

Liam: Gryffindor, guapo, alto y un penas.

Estaría bien si me vendieran la película como un romance, pero se anuncia como Ciencia-Ficción, de los creadores de Stranger Things y Arrival. Pero si toda la película se basa en frases incómodas y momentos forzados entre estos dos chicos, pues oye. Además, en el poco tiempo que Ruby y Liam se conocen ya se crea una relación un poco tóxica por parte de él: se ofende cuando ella se hace amiga de otro chico, le echa en cara que no le bese, se hace el penas… Eso sí, todo acompañado con música muy indie y luces de navidad para darle el toque de Generación Z.

Luego está el malo, que en cuanto aparece ya sabes que va a ser él porque tiene todo el peinado de votar a Ciudadanos. Me encantaría decir unas cuantas cosas sobre este sujeto, pero me temo que el spoiler sería máximo, aunque no sería para tanto teniendo en cuenta que lo ves venir porque el argumento de esta película es de lo más básico.

Clancy Gray (Patrick Gibson), el hijo del presidente. Siempre le dijeron que era muy especial.

En conclusión, es una película bonita a la vista. Tiene canciones chulas, los actores son todos muy guapos y sale una actriz de Juego de Tronos. Pero es predecible, cursi, y no conseguí conectar con los personajes. Lo único que me hizo sentir algo fueron los jalapeños de los nachos que me comí en el cine.

La tecnología de Los Increíbles en la vida real

El universo de Los Increíbles rebosa todo tipo de tecnología nada acorde a su época, pero a día de hoy, ¿podríamos conseguir algo así?

El Raptapantallas, al igual que Síndrome, usa la tecnología para hacer el mal

Hace 14 años, Disney y Pixar se embarcaron en la peligrosa aventura de introducirse en el mundo de los superhéroes. Los Increíbles fue una de esas películas que los de mi generación no olvidaremos, que formó parte de nuestra infancia y que deseábamos que de algún modo continuase. Sin embargo, la espera ha sido larga, llena de mensajes esporádicos y de rumores… ¡aunque al fin los tenemos en pantalla de nuevo! 

La película original de la familia Parr estaba ubicada en un marco temporal que va desde los años 50 hasta los 60, donde transcurre la trama principal. Este detalle se puede observar en el periódico que lee Bob, echando un ojo a la decoración de la casa o a ese deportivo que se compra y que se parece sospechosamente a un Jaguar E-Type. No obstante, el shock temporal que más puede desubicar al espectador es la tecnología que se muestra a lo largo de la trama. Por ello, he hecho una lista con 5 (+1) cosas de la primera película que eran ciencia-ficción en los años 60 pero que hoy en día no lo son tanto.

EL COCHE AUTODIRIGIDO DE MR. INCREÍBLE

El coche de Mr. Increíble es el Tesla del futuro

Actualmente no es raro oír hablar de los coches autodirigidos. Empiezan a ser algo más palpables y un poco menos de ciencia-ficción. Desde los modelos presentados a mediados del s. XX, hasta los actuales desarrollados por empresas como Google o Tesla, ha habido un cambio radical. El vehículo totalmente autodirigido aún dista mucho de ser perfecto y ofrecer todas las ventajas que suponemos que tendrá (mayor seguridad, comodidad, reducción de accidentes y atropellos, etc.), siendo muy sonados los accidentes que han ocurrido a bordo de los Tesla Model S y que han dado un matiz funesto a la compañía. 

No obstante, muchos de los vehículos de última generación comercializados presentan ayudas a la conducción que la pueden hacer semiautónoma. Los controles de crucero (que dejan fija una velocidad) han mejorado incluyendo sensores de aproximación o variaciones del ritmo durante los adelantamientos. También están las alertas por cambios involuntarios de carril que te corrigen la posición del coche. Hay modelos que detectan si has quitado las manos del volante durante un tiempo considerable y dirigen al vehículo al arcén mandando una señal de ayuda. Otros incluso toman las curvas solos.

Quizás la tecnología más evolucionada en este aspecto nos la encontremos en los paquetes de ayudas al aparcamiento donde el coche hace la maniobra solo, sin que nosotros hagamos nada. Hay empresas que incluso han sacado la posibilidad de controlar el coche desde fuera con nuestro smartphone.

Pero aún no han inventado el coche que te vista, como el que tenía Mr. Increíble…

TABLETS CON RECONOCIMIENTO FACIAL

Este año es probable que Apple presente el primer iPad con FaceID

Cuando Mirage contacta con Mr. Increíble, lo hace por medio de un dispositivo que hoy llamaríamos tablet. La película fue estrenada en el 2004, tres años antes de que Steve Jobs presentase al mundo el iPhone. Aunque previamente se había hecho algún intento por conseguir un dispositivo de las características similares al de la película, distaban mucho de la ficción presentada en ella. No fue hasta 2010 cuando Apple presentó su iPad, un modelo con el que guarda cierta similitud el aparato donde Mirage se presenta a Bob. Sin embargo, tenemos que esperar hasta hace muy poco para que le reconocimiento facial sea una realidad en nuestras vidas (aunque de vez en cuando falle). Obviamente no ocurre como en la película, pero sí vemos que el diseño creado por los dibujantes de Disney es muy futurista y se corresponde muy bien con la tecnología actual.

OMNIDROID: IA Y DEEP LEARNING

El Omnidroid tiene una inteligencia artificial tan desarrollada, que toma decisiones propias

La idea de que los robots aprendan y tomen conciencia fue usada en más de una ocasión durante el 2004. La película Yo, Robot protagonizada por Will Smith mostraba una sociedad donde los robots habían desarrollado una inteligencia colectiva y pretendían acabar con los humanos. Un poco menos siniestro, pero igual de maligno es el robot creación de Síndrome, el Omnidroid. Según Mirage, este no solo tiene la misión de destruir todo, sino que aprende durante el camino y contraataca. Esto se engloba en lo que se conoce de forma general como Inteligencia Artificial (IA). En 2004 ya se trabajaba en cosas de este estilo en el campo de la robótica, pero aún distaban (y actualmente distan) mucho de tener unas habilidades como las mostradas en las películas. El deep learning y el machine learning son dos conceptos de aprendizaje enfocados a las máquinas y logrados por medio de la programación. 

Así, si yo le enseño a un robot una muestra de caras de personas, al final lo que esperaré obtener es que, por medio de una serie de patrones, si yo le enseño una cara nueva, reconozca que es una persona. En la película, el Omnidroid se va enfrentando en sus distintas versiones a varios héroes con el objetivo final de destruir a Mr. Increíble. Aprende de ellos para poder ser más eficiente en su tarea.

Al final lo que se hace es generar asociaciones entre conceptos mediante las neural networks. Pretendemos replicar lo que ocurre en nuestro cerebro a nivel artificial. Es como cuando tienes un videojuego en el que hay que superar una serie de niveles y por medio de la práctica, terminas derrotando al enemigo final.

Se trata de una tecnología de enorme potencial y en pleno desarrollo, pero no al nivel que se muestra en la película. El deep learning, por ejemplo, se usa en ciencias biomédicas para hacer análisis de tejidos de cara a identificar estructuras y componentes celulares de manera automática. Así se conseguiría aumentar la velocidad de identificación de células tumorales, de determinadas alteraciones o incluso verificar la reparación de un tejido o ver si un tratamiento está teniendo efecto.

EDNA MODA

Edna Moda es la diseñadora oficial de los trajes de Los Increíbles

Reconozco que Edna es uno de los personajes que más me gustan de la película. No solo por su personalidad, sino por su inteligencia y capacidad creativa. Edna diseña y fabrica supertrajes que puedan resistir de todo: balas, misiles, altas temperaturas, fricción… Su fuerte es idear nuevos materiales. A día de hoy muchas de las cosas que se presentan en la película no existen como tal, pero sí tenemos algunos intentos muy interesantes. Por ejemplo, si hablamos de materiales textiles para controlar cambios de temperatura, los materiales ultratranspirables o el neopreno son dos de los más establecidos. Sin embargo, también hay tejidos ignífugos, como los usados para los trajes de bomberos que soportan temperaturas de más de 200 grados centígrados. Otros, como los de los astronautas resisten el frío extremo del espacio, el casi cero absoluto (-270ºC).

La mayoría de estos tejidos están hechos con fibras de polímeros especialmente diseñados para estos fines. Un ejemplo de estos polímeros, primero con uso militar y que ahora podemos encontrar hasta en zapatillas deportivas, es el Kevlar o poliparafenileno tereftalamida. Es el material del que están hechos los chalecos antibalas, ciertos revestimientos o trajes especiales y accesorios contra impactos y que, sorprendentemente puede resistir más que el acero.

En este caso, la moda de Edna es más propia de una operación militar que de una pasarela, pero también hay tejidos de a pie que tienen algunas de estas características. El elastano o licra es un tejido que se puede parecer al que debería llevar la ropa de Helen (Elastigirl), formado por fibras con forma de muelle que resisten la tensión. Y si hablamos de tejidos para soportar ciertas temperaturas, podemos sacar a relucir los anoraks de plumas o las nuevas chaquetas calefactables.

LA CIENCIA FICCIÓN ARMAMENTÍSTICA DE SÍNDROME

Al no tener superpoderes, Síndrome hace uso de la tecnología

Síndrome es el malo tecnológico. Ante la falta de superpoderes hace uso de su inteligencia para crear todo tipo de aparatos que suplan eso. Muchos de estos están en la delgada línea entre la ficción y la realidad, pero otros son totalmente imaginativos. 

Por ejemplo, sus botas propulsoras, parecidas a las que lleva Iron Man, se pueden parecer un poco a los flyboard actuales y podemos decir que no son totalmente de ficción (aceptemos pulpo como animal de compañía). Pero otras cosas, como los láseres o sus rayos de energía del punto cero, son una ensoñación que queda muy bien en una película de superhéroes, pero totalmente irrealizables actualmente con nuestra tecnología.

Otras cosas, como las armas militares que aparecen, son bastante cercanas a la realidad por desgracia, dado que hoy en día no hay barco de guerra que no tenga unos potentes misiles teledirigidos. De hecho, la realidad supera a la ficción dado que en este campo se avanza mucho, siendo los ataques con drones una de las estrategias más usadas para evitar llevar tropas a una zona y minimizar las bajas de un ejército.

EXTRA: EL ORDENADOR DE BOB

Creo que me dejo alguna otra cosa curiosa por contar, pero estas 5 son las que más me han llamado la atención. Bueno, os dejo con una última perla: el ordenador de Bob en Insuricare. Estamos tan acostumbrados a ver trabajos de oficina con ordenadores que lo habremos pasado por alto. En los 60 se empezaron a producir computadoras, pero no tenían nada que ver con los ordenadores personales que usamos o incluso con el que se muestra en la película. Este se parece más a un PC de los años 90 que al Telesíncro que se fabricaba en España en los años 60 o las Olivetti italianas.

Al tratarse de un objeto cotidiano y no de la avanzada tecnología de los superhéroes o de Síndrome… ¿se trata de un gazapo o está hecho a propósito?

Brunch del Jardín Secreto de Salvador Bachiller | Review

Hemos ido a desayunar de brunch al Jardín Secreto de Salvador Bachiller y te lo cuento para ver si te merece la pena.

El brunch debería catalogarse como Maravilla del Mundo Moderno.

Hacía ya mucho tiempo que no iba a un “brunch“. Esa comida de origen cuestionable, donde el marketing ha hecho de las suyas para volver hipster y lujoso el simple hecho de “desayunar casi a la hora de comer“.

Esta vez fui al Jardín Secreto de Salvador Bachiller, en Calle Montera, de Madrid. Aunque no había estado nunca, definitivamente no era tan secreto para mí. Con un poco que curiosees blogs de “Qué hacer en Madrid” te sale este lugar recomendado: en el último piso de la tienda de Salvador Bachiller se encuentra un precioso jardín con terraza donde puedes disfrutar de desayunos, comidas completas, cafés y cocktails.

Fui a las 11:00h, justo cuando abrían, y a las 11:20h el lugar ya estaba casi lleno. El calor era insoportable pero, afortunadamente, caía agua desde unos difusores para estar fresquitos. Y ahora, lo importante: la comida.

El brunch incluía: un café o té, una bebida (cocktail o zumo de naranja), y dos platos. De bebidas pedí café con leche de soja y un Bloody Mary, cocktail típico de brunch. O al menos algo así escuché en Sexo en Nueva York. Y los platos escogidos fueron Bowl de Açai y Huevos Benedict sin jamón.

Café con leche de soja, Bloody Mary y Bowl de açai.

El café lo sirvieron en una taza muy coqueta, con leche de soja. El Bloody Mary estaba espectacular, algo picante. He de añadir que a mí, personalmente, me encanta el picante. Si no lo soportas, no te lo recomiendo. Eché de menos la ramita de apio con la que suelen decorar este tipo de cocktail, aunque lo salvaron con unas florecillas y un mensaje cuqui en la pajita de papel.

El bowl de açai estaba increíble. En comparación con esos bowls que enseñan las instagrammers, era pequeño, aunque suficiente. Venía acompañado de un muesli delicioso y plátano recién cortado. Además, estaba muy fresquito, y era como tomar finas láminas de hielo con sabor a frutos del bosque.

No hice una foto a los huevos Benedict porque llegaron un poco tarde. Hubo problemas con la PDA que manda los pedidos a la cocina y los trajeron con jamón. Al ser vegetariana, pedí que lo cambiasen y no hubo ningún problema. Eché de menos que cambiaran el jamón por algo distinto, me ofrecieron salmón pero tampoco podía tomarlo. Cuando se nos ocurrió cambiarlo por aguacate, nos dijeron que ya era tarde. Los huevos estaban ricos, aunque venían acompañados de unas patatas que no me convencieron. Y estaba un poco solitario, ese aguacate habría venido bien.

Todo esto por el precio de 19,95€. En definitiva, ¿lo recomiendo? Es un poco caro, pero es el precio medio de los brunch en Madrid. Teniendo en cuenta que el sitio es céntrico, tranquilo y muy bonito, me parece un lugar ideal para tomar el brunch. Si no te convence el precio, tienes una gran carta llena de opciones. Ah y, si vas acompañado, pedid opciones de brunch distintas para probar más platos. ¡Me quedé con ganas de probar los gofres!

Los Increíbles 2 es lo que llevábamos 14 años esperando

La familia más increíble de todas vuelve catorce años después para deleite de los ya no tan jóvenes.

La familia Parr al completo.

Los Increíbles 2 se estrena mañana, 3 de agosto, en los cines de toda España. Y sí, si vives fuera de este país pensarás que es extraño ya que en cualquier otro lado del mundo lleva más de un mes en cartelera. Pero quiénes somos nosotros para juzgar la maquinaria de Disney, así que nos hemos resignado a esperar.

Sin embargo, he tenido la gran suerte de poder asistir al pre-estreno de esta película en España haciendo que la espera se me hiciese más corta. Disney suele hacer pases exclusivos para todas sus películas, ya sea en sus oficinas o en cines comerciales más grandes, para que prensa e influencers puedan ser los primeros en vivir la experiencia. Y la verdad es que menos mal que lo hacen.

Este maravilloso póster fue una de las primeras imágenes promocionales.

Cuando escuche hace unos años que esta película estaba en producción, no pude contener la emoción. Con 10 años, tras el estreno de la primera película, me volví un fan incondicional de la familia Parr y de sus superpoderes. Coleccionaba todo lo coleccionable sobre Los Increíbles, jugué a todas las versiones del videojuego y veía la película una vez por semana. Incluso llegué a hacerme mi propia versión de un traje de superhéroe por si tenía que salvar el mundo en alguna ocasión. Ese amor por los superhéroes se ha mantenido hasta el día de hoy, con todo el universo Marvel, y Los Increíbles siempre tuvieron un bonito lugar en mi infancia. Así que cuando catorce años más tarde pude ver la segunda parte, mi emoción y mis expectativas estaban completamente por las nubes.

La película comienza en el mismo punto donde termina la primera, intentando hacer que nos olvidemos de la larga década y media de espera, y desde ese punto avanza la historia cargada de acción. Algunas de las actrices y actores que ponían voz en castellano han cambiado, inevitablemente, y si eres muy nostálgico con la primera película, se nota. Aún así, hacen un trabajo de doblaje espectacular y completamente a la altura.

Lo que sí es cierto es que durante toda la película se tiene el sentimiento general de que no está hecha pensando principalmente en las nuevas generaciones que puedan verla sino en aquellas que vimos la original catorce años atrás. En varias ocasiones la película toma un tono un tanto oscuro o, al contrario, hace un tipo de humor que un niño no terminaría de entender. Al final de la película, sin hacer spoiler, hay un chiste en particular que o bien mi grupo de amigos y yo somos un tanto mal pensados o bien aquello no era un chiste. En cualquier caso, el humor es un elemento principal y todos los niños de la sala se reían a carcajadas sin parar.

Elastic Girl demuestra todo su potencial en esta entrega.

El mensaje de la película no es para menos, haciendo una crítica muy interesante a un determinado comportamiento de la sociedad. Esto que os voy a contar no lo consideraría un spoiler, pero si preferís no saber nada de la trama saltad al siguiente párrafo. El villano de la película deja claro desde el principio que la sociedad vive demasiado pendiente de lo banal y se pierde aquello que va más allá (una crítica al uso de dispositivos portátiles de hoy en día); y en un momento en particular decide dar el típico monólogo de villano sobre sus intenciones. Mientras el discurso ocurre de fondo, en escena vamos siguiendo a Elastic Girl y es increíblemente sencillo olvidarse del monólogo que suena y perderte en lo que ocurre en escena. Es una manera maravillosa de hacernos ver que el discurso del villano cobra sentido en directo.

Mr. Increíble no lo es tanto con los niños.

Además de humor y momentos oscuros, la película transmite un mensaje increíble de empoderamiento de la mujer. No solo rompe constantemente con los roles de género que la sociedad atribuye al “padre de familia” y a la “madre de la casa”, sino que nos muestra un lado de Mr. Increíble que no vimos en la primera película. En Los Increíbles, Mr. Increíble era el encargado de sacar adelante a la familia mientras su mujer cuidaba de los niños y de la casa; y en el único momento donde le veíamos “romperse” era cuando pensaba que había perdido a su familia. En esta secuela vemos a un Bob Parr con una masculinidad sorprendentemente frágil, al que le cuesta aceptar que su mujer esté liderando y viviendo determinados trabajos mientras él se tiene que quedar en casa haciendo lo mismo que ella hizo en la película anterior. Esta situación en la película es especialmente cómica ya que el protagonista del momento es Jack-Jack, el hijo más joven de la familia y del que no descubrimos que tenía poderes hasta los últimos momentos de la anterior entrega. El bebé esconde muchos secretos y será el que más situaciones hilarantes aporte durante todo el metraje.

En definitiva, se trata de una película maravillosa para todos los públicos, tanto los más pequeños como para aquellos que llevábamos años esperando esta película. Sin ninguna duda estará a la altura de las expectativas, y tras la experiencia adquirida por Disney con Marvel, no me cabe duda de que veremos más entregas de la franquicia de Los Increíbles.

Los Increíbles 2 se estrena en cines de España el 3 de agosto.

Resolvemos el misterio de las camisetas Levis

Hemos investigado a fondo la causa del crecimiento exponencial de camisetas Levis en las calles.

Seguro que has visto últimamente mucho esta camiseta.

Si has estado atento a la ropa de la gente por la calle, te habrás dado cuenta de la cantidad de camisetas de la marca Levis que hay. Antes era común ver esta camiseta, por lo general de color blanco, con el logo rojo de Levis. Ahora es fácil ver veinte cuando sales a por el pan.

La camiseta lleva en el mercado alrededor de 50 años, es vintage. Lo vintage es atractivo, pero no resuelve la pregunta: si lleva tanto tiempo, ¿por qué ahora?. He llevado a cabo una exhaustiva investigación para conocer las razones de su crecimiento exponencial.

Comentándolo el otro día con un grupo de conocidos, muchos coincidían en que “se la habrá puesto Kendall Jenner o alguien y ahora todo el mundo la imita”. Pero no he podido encontrar ninguna celebridad destacable que haya podido poner de moda esta camiseta. También estamos en época de rebajas. Las tiendas Levis tienen grandes carteles anunciando saldos increíbles, lo cual puede resultar atractivo para captar nuevos clientes.

Lo que sí que es cierto es que, en mi obsesión (seamos claros, esto ya es algo personal), me di cuenta de que muchas camisetas son falsas: la ® de marca registrada no estaba, el material del logo brillaba de manera sospechosa… Así que me hizo plantearme que muchas de esas camisetas que estaba viendo eran falsas. Efectivamente, es la camiseta que más venden los manteros locales a día de hoy.

Foto de un puestecillo de camisetas falsas frente a Primark Gran Vía de Madrid

Fue por esto que tuve que hacer unas encuestas:

Encuestas llevadas a cabo el 20 de julio de 2018 en mi cuenta de Instagram @porexxpan

El 18% de la muestra (7.294 personas vieron la encuesta pero solo 4.287 personas respondieron) tiene una camiseta Levis en su armario. En la segunda encuesta, el 56% afirma que es verdadera. Sin embargo, muchas menos personas respondieron a la segunda encuesta (apenas 1348 personas). No puedo tomar esta encuesta como algo 100% preciso, pero me da una idea del panorama.

Casi la mitad de las camisetas que vemos por la calle son falsas, y estas nuevas camisetas son las que más se ven porque una persona no suele ponerse una camiseta falsa a menos que sea nueva. No es habitual llevar camisetas vintage falsas porque antes no existía un mito que falsificar.

Esto nos lleva a pensar que la creciente venta de camisetas falsas de los manteros es un factor importantísimo en el cremiento actual de las camisetas Levis por la calle. ¿Tenéis alguna teoría o dato para ayudar con el tema? Nos encantan los misterios y conspiraciones con investigaciones detrás, así que eres bienvenido o bienvenida para opinar en los comentarios.

Esto piensa el colectivo LGTBIQ+ de las “frases típicas” sobre ellos

Si alguna vez has pensado o dicho alguna de estas frases, tienes que ver este vídeo

 

Seis de los protagonistas LGTBIQ+ del vídeo.

Cualquier persona que forme parte del colectivo LGTBIQ+, estará más que acostumbrada a escuchar constantemente todo tipo de comentarios al respecto. Dejando de lado aquellos que tienen intención de herir o atacar, que junto a la violencia serían considerados delitos de odio; hay muchos otros que se dicen desde una buena intención y un profundo desconocimiento.

¿Alguna vez te has preguntado qué nombre le pusieron al nacer a una persona trans que ahora se lo ha cambiado? ¿O has pensado que la bisexualidad es una fase transitoria hacia la homosexualidad? ¿O quizá has pensado que todo este lío no es más que complicarse la vida? Estas preguntas se las hacen muchas personas y ya que no parten de un punto de maldad, nunca llegan a darse cuenta de que son preguntas que el colectivo LGTBIQ+ está cansado de escuchar.

Así que hemos reunido a 10 personas clave del colectivo, entre las que se encuentran Marina (OT 2017), Bast, Daniel Valero (Tigrillo), Abigail Frías (Abi Power) y muchas más, para que lean y reaccionen a estos típicos comentarios y así, en caso de que alguna vez lo hayas hecho, no vuelvas a meter la pata.