Cultura

Adiós, Aretha

Nuestro homenaje personal a la reina del Soul.

Aretha Franklin ha fallecido a los 76 años

El 16 de agosto tiene un tinte negro desde hace cuarenta y un años. En 1977, Elvis Aaron Presley, fallecía en la que había sido su casa de Memphis desde los 22 años. Ese día murió un icono de la música y se terminó de consolidar una leyenda que perdura hasta nuestros días. El Rey nos dejaba.

Ayer, también dieciséis de agosto, tras unos días de preocupación por su estado de salud, Aretha Franklin se despedía de nosotros. Esta no será una crónica de su muerte al estilo periodístico porque, en primer lugar, no soy periodista y, en segundo lugar, no creo que pudiera dejar de lado del trazo personal. 

Aretha es historia de la música y una figura que miles de artistas han seguido como faro para su recorrido. Raro es que alguien no sepa valorar lo que hacía esta mujer. Su voz, que iba desde lo más alto a lo más bajo en segundos, era única. Un registro que nadie podrá igualar. Pero quizás quedarse en la técnica de Aretha sea hasta banal, dado que eso no era lo más especial de la Reina del Soul. Ella transmitía. Cada palabra que salía torpedeada de su garganta chocaba con el alma de quien la escuchaba y la rompía en mil pedazos. Su sola presencia ya hacía que te encogieses anticipando lo que estaba por venir. Aretha era puro sentimiento.

Desde pequeño, la música ha formado parte de mi vida de una manera importante. Siempre sorprendía el hecho de que, mientras el resto de las chicas y chicos de mi edad escuchaban a grupos como los derivados de las telenovelas Rebelde, yo anduviese con las recopilaciones de los Beatles en mi primer reproductor mp3. Y no solo eran los Beatles. Aretha estaba ahí, junto con su ahijada Whitney Houston o la prima de esta, Dionne Warwick, dado que el soul siempre ha estado muy presente en mi casa. Tenemos discos de Steve Wonder, Roberta Flack o Barry White que han sonado hasta la saciedad, algunos de los cuales ya no se pueden oír de lo rayados que están. Pero más allá de la cultura musical que haya adquirido con el paso de los años, creo que lo más importante son las sensaciones ligadas a ciertas canciones y que se repiten cada vez que suenan.

Aretha Franklin en los años 60

Muchos recordarán a Aretha por Think y por Respect, dos canciones revolucionarias por muchos motivos, pero principalmente por ser himnos feministas durante la época en que se cantaron. También lo fue Sisters Are Doin’ It For Themselves, un dueto entre la reina y Annie Lennox, una de las mejores cantantes del llamado “soul blanco” y gran activista contra el SIDA. Más visceral fue su A Natural Woman, canción cuya interpretación en los premios Kennedy puso a todo el público en pie e hizo llorar al expresidente Barack Obama. Pero yo, si me tengo que quedar con una, me quedo con I Say A Little Prayer porque siempre me llevará de vuelta a los viajes al norte que hacía con mi familia. Me traerá a la mente pasar el puerto de Altube, todo verde e imponente, sonando su voz de fondo. Esa sensación de felicidad porque estábamos cerca de nuestro destino, unido al ritmo de la canción y la increíble voz de Aretha, es una de las cosas más bonitas que me llevo de ella. Y quizás sea solo un pequeño momento de vida que para nada puede compararse con las revelaciones que habrán tenido muchos otros con su música. Puede que ellos os puedan ofrecer algo más significativo y profundo, pero creo que esto se parece más a lo que la mayoría siente y recordará.

Tanto Aretha como Elvis fueron los reyes en sus respectivas carreras. Movieron masas, arrancaron sentimientos, alegraron corazones y se convirtieron en leyendas. Cada uno les recordará a su manera, ya sea por una canción en particular, por un momento concreto de su vida, por una persona… Pero, aunque ya no estén entre nosotros, su música y sus almas vivirán siempre que le demos al “play”.

Cultura

Me he apuntado a boxeo y esta es mi experiencia

Mi primera experiencia con el boxeo no está siendo como esperaba y necesito compartirlo con vosotros.

Esta podría ser yo solo que no lo soy.

Este verano decidí que me iba a apuntar al gimnasio. Una llega a una edad en la que necesita dejar el sedentarismo y hacer algo por moverse. Aunque ando mucho, no es suficiente. Quería ponerme en forma.

El problema es el de siempre: no me gustan los gimnasios. Me aburre correr en una cinta, o pedalear en una bicicleta estática. Alguna vez he ido a clases de aeróbic o zumba, y eso estaba bien. Pero entonces una amiga me contó las maravillas del fitboxing, una modalidad del boxeo para ponerte en forma. No es boxeo de contacto (en el que te pegas con alguien) así que no hay peligro de morir. O eso pensaba yo.

Fui a mi primera clase con mente abierta: iba a ser la nueva, no he hecho deporte en mi vida, igual vomitaba. Todo fue genial. Me explicaron cómo funcionaba a la clase, cómo vendarme las manos y técnica básica para pegar al saco. Todo esto es muy importante porque, al fin y al cabo, podría lesionarme si no hago bien los ejercicios. Igual que cuando aprendes a hacer yoga en tu cuarto podrías lesionarte porque no hay nadie corrigiéndote la postura, en el boxeo es importante protegerte las manos y aprender a pegar.

Expectativas de cómo crees que vas a lucir en el gimnasio. Pista: no es así.

Lo primero que pensé es que me veía muy ridícula con unos guantes de boxeo tan grandes como mi cara. Luego tuve que dejar de pensar porque no me llegaba suficiente oxígeno al cerebro. La clase fue muy dura, pero satisfactoria. Eso sí, sudé por recovecos de mi cuerpo que ni sabía que podían sudar. Pero me fui a mi casa contenta, bebiendo mucha agua y mandando audios a mis amigos y familiares contándoles la experiencia porque seguía viva y eso era para estar orgullosa. Había superado mi primer día de boxeo y podía comer felizmente porque me lo merecía.

Sin embargo, la desdicha llegó al día siguiente. Estaba tumbada en la cama, y me despertó la luz del sol a través de las cortinas. Todo parecía augurar un bello y hermoso día, hasta que moví el culete para cambiar de posición: no podía. O sea, sí podía, pero dolía a muerte. Eso es, hermanos, la desdicha había entrado a mi vida en forma de agujetas. Y me dolía absolutamente todo.

Ese día no pude hacer más ue vivir entre quejas, porque el dolor era insoportable. A los tres días desapareció, pero tocó la segunda clase de boxeo. Y ahí estaban otra vez, las agujetas. El dolor. El infierno. Escribo esto tras mi tercera clase, con dolor en el cuello y los brazos, preguntándome si algún día remitirán las agujetas. Si volveré a andar sin poner muecas de incomodidad en la cara.

No me esperaba tener tantas agujetas, aunque se compensa con la fuerza de voluntad que le estoy poniendo. Me gusta ir porque me lo paso bien en la clase de boxeo, he conseguido superar mi pereza y miedo a ir al gimnasio y no ser buena o patosa (que lo sigo siendo, pero como que ahora me da igual) y me estoy poniendo, poco a poco, en forma.

Destacados

Entrevista exclusiva a Marina Jade: “El single está grabado y suena increíble”

De Marina de Operación Triunfo a Marina Jade con un single bajo el brazo que suena a “empoderamiento” en primera persona. Marina Jade nos concede su primera entrevista exclusiva tras presentar su nueva identidad.

Una imagen exclusiva del avance del videoclip de Marina Jade

Eres Trending Topic, todo el mundo habla sobre Marina Jade, ¿qué esta pasando ahora mismo?

Se me hace muy raro. Fui Trending Topic cuando en una de las galas de Operación Triunfo besé a mi novio Bast pero aquella vez no me enteré hasta que salí de la academia. En estos momentos no sé cómo actuar ni cómo sentirme con el calor que estoy recibiendo de toda la gente. 

El TT es a causa de tu cambio de nombre. De “Marina de OT” a Marina Jade. Antes de nada, ¿cómo se pronuncia?

Se pronuncia Marina “Yeid”. Estábamos buscando un apellido artístico para acompañar a mi nombre cuando de pronto me vino a la cabeza una de mis artistas favoritas, Amy Winehouse. Su nombre real era Amy Jade Winehouse. Empecé a indagar en su segundo nombre y en lo que podía significar. El jade es un mineral azulado que tiene el mismo color de mi pelo y además desde sus orígenes tenía fama de ser duro y resistente. Todo estaba relacionado y me sentí muy identificada con lo que iba aprendiendo. 

¿Qué significa Amy Winehouse para ti?

Es y ha sido uno de los mayores referentes que tengo. Gracias a ella conocí el estilo de música que quiero hacer. De hecho, en toda mi vida solamente he llorado con la muerte de dos artistas y una de ellas fue la de Amy. 

Tu nombre artístico es un homenaje a la música.

Es un homenaje a la música y a mi misma. El nombre Jade es un nombre femenino que significa fuerza y constancia que es como yo me siento ahora mismo y es lo que soy.

Hemos visto que tu cambio de nombre va acompañado junto a dos signos: una corona y una cruz.

Una seguidora de Zaragoza me hizo una vez un dibujo de mi logo donde se había cambiado el punto de la “i” de mi nombre por una cruz. Esa cruz llegaba a tachar el nombre por completo y me pareció impactante. Me gustó tanto que empecé a usar esa cruz en color azul-jade para marcar mis in-ears, que son los auriculares que uso en los conciertos para escucharme a mi misma y a la banda. Sentí que esa cruz me tenía que acompañar en mi carrera.

En cuanto a la corona, llevaba muchas semanas trabajando junto a mi equipo en el nuevo logo. Nos dimos cuenta de que al juntar las dos primeras letras de mi nombre, la M y la A, se creaba una especie de corona. Trabajamos la idea, hubo muchísimos bocetos hasta llegar a la corona de ahora.

El logotipo de Marina Jade acompañado de su corona

Has presentado tu nueva imagen en Twitter con un vídeo de 7 segundos donde al final suena una melodía. ¿Es un adelanto de un posible single?

Sí. Son los acordes de una parte de mi primer single. Ya está grabado y suena increíble. Está compuesta entre Ruth Lorenzo, mi productor Chris y yo misma. Tengo muchísimas ganas de que vea la luz. La canto en solitario y es en inglés. Quería hacer algo diferente y me he decantado por ese idioma. 

¿Cómo definirías la canción en una sola palabra?

Esta canción para mi significa empoderamiento. Empoderamiento en primera persona, mi lucha personal. Tengo mucho por delante y en un futuro me gustaría trabajar el empoderamiento feminista, creo que es un mensaje vital, pero en este primer tema me hablo a mi misma.

¿Y el videoclip?

¡También está grabado! Ha sido una experiencia increíble pero agotadora. Todo el equipo ha trabajado muchísimo, día y noche, y recalco lo de noche. Estoy muy orgullosa de todo el trabajo que hemos hecho estas últimas semanas. Aunque todavía no puedo hablar de ninguna fecha.

 

Y a nosotros solo nos queda esperar a que su trabajo vea la luz lo antes posible y desear todo el éxito posible a Marina Jade en su carrera musical.

Cultura

Mentes Poderosas: la película más incómoda que he visto nunca

Mentes Poderosas es la nueva película adolescente, y nunca antes había sentido tanta vergüenza ajena en el cine.

Ayer fui a ver Mentes Poderosas (The Darkest Minds), la primera parte de lo que parece va a ser una trilogía adolescente distópica basada en la novela de Alexandra Bracken. No he leído la novela, así que voy a juzgar tan solo la película.

En un mundo donde los adolescentes contraen una enfermedad que les da poderes, son llevados a “campamentos” donde les categorizan por colores según sus habilidades. Los verdes, azules y dorados poseen inteligencia superior, sabiduría y control de la electricidad. Los naranjas y rojos tienen poderes más letales y son automáticamente eliminados.

Ruby (Amandla Stenberg), muy triste porque está en un campo de concentración para niños. Esto no se lo podemos reprochar.

Nuestra protagonista, Ruby, es una Naranja que consigue convencer a todos de que es Verde para que no la maten. Y aquí comienza todo. Una vez la trama avanza un poco y se encuentra con el que será su grupo de amigos para el resto del largometraje, al momento sabemos quién es el sujeto de interés amoroso. No porque sea el guapo aspirante a próximo Ryan Gosling con labios de piñón, sino porque Ruby y el chico, Liam (Harris Dickinson), no dejan de flirtear de la manera más incómoda posible.

Había momentos en los que tenía que taparme los ojos de lo incómoda que me sentía: hay una escena incluso en la que se ponen a tope con una sesión en vivo de rol: “Imagina que estamos en la playa… tú tienes unas gafas de sol enormes y estás guapísima. Yo solo puedo fijarme en ti cuando te acercas con el sol en tu piel”. En comparación con esta película, el beso entre Harry Potter y Cho Chang fue una obra maestra del ligoteo adolescente. Incluso las transiciones de Mamma Mia 2 son menos incómodas.

Liam: Gryffindor, guapo, alto y un penas.

Estaría bien si me vendieran la película como un romance, pero se anuncia como Ciencia-Ficción, de los creadores de Stranger Things y Arrival. Pero si toda la película se basa en frases incómodas y momentos forzados entre estos dos chicos, pues oye. Además, en el poco tiempo que Ruby y Liam se conocen ya se crea una relación un poco tóxica por parte de él: se ofende cuando ella se hace amiga de otro chico, le echa en cara que no le bese, se hace el penas… Eso sí, todo acompañado con música muy indie y luces de navidad para darle el toque de Generación Z.

Luego está el malo, que en cuanto aparece ya sabes que va a ser él porque tiene todo el peinado de votar a Ciudadanos. Me encantaría decir unas cuantas cosas sobre este sujeto, pero me temo que el spoiler sería máximo, aunque no sería para tanto teniendo en cuenta que lo ves venir porque el argumento de esta película es de lo más básico.

Clancy Gray (Patrick Gibson), el hijo del presidente. Siempre le dijeron que era muy especial.

En conclusión, es una película bonita a la vista. Tiene canciones chulas, los actores son todos muy guapos y sale una actriz de Juego de Tronos. Pero es predecible, cursi, y no conseguí conectar con los personajes. Lo único que me hizo sentir algo fueron los jalapeños de los nachos que me comí en el cine.

Ciencia

La tecnología de Los Increíbles en la vida real

El universo de Los Increíbles rebosa todo tipo de tecnología nada acorde a su época, pero a día de hoy, ¿podríamos conseguir algo así?

El Raptapantallas, al igual que Síndrome, usa la tecnología para hacer el mal

Hace 14 años, Disney y Pixar se embarcaron en la peligrosa aventura de introducirse en el mundo de los superhéroes. Los Increíbles fue una de esas películas que los de mi generación no olvidaremos, que formó parte de nuestra infancia y que deseábamos que de algún modo continuase. Sin embargo, la espera ha sido larga, llena de mensajes esporádicos y de rumores… ¡aunque al fin los tenemos en pantalla de nuevo! 

La película original de la familia Parr estaba ubicada en un marco temporal que va desde los años 50 hasta los 60, donde transcurre la trama principal. Este detalle se puede observar en el periódico que lee Bob, echando un ojo a la decoración de la casa o a ese deportivo que se compra y que se parece sospechosamente a un Jaguar E-Type. No obstante, el shock temporal que más puede desubicar al espectador es la tecnología que se muestra a lo largo de la trama. Por ello, he hecho una lista con 5 (+1) cosas de la primera película que eran ciencia-ficción en los años 60 pero que hoy en día no lo son tanto.

EL COCHE AUTODIRIGIDO DE MR. INCREÍBLE

El coche de Mr. Increíble es el Tesla del futuro

Actualmente no es raro oír hablar de los coches autodirigidos. Empiezan a ser algo más palpables y un poco menos de ciencia-ficción. Desde los modelos presentados a mediados del s. XX, hasta los actuales desarrollados por empresas como Google o Tesla, ha habido un cambio radical. El vehículo totalmente autodirigido aún dista mucho de ser perfecto y ofrecer todas las ventajas que suponemos que tendrá (mayor seguridad, comodidad, reducción de accidentes y atropellos, etc.), siendo muy sonados los accidentes que han ocurrido a bordo de los Tesla Model S y que han dado un matiz funesto a la compañía. 

No obstante, muchos de los vehículos de última generación comercializados presentan ayudas a la conducción que la pueden hacer semiautónoma. Los controles de crucero (que dejan fija una velocidad) han mejorado incluyendo sensores de aproximación o variaciones del ritmo durante los adelantamientos. También están las alertas por cambios involuntarios de carril que te corrigen la posición del coche. Hay modelos que detectan si has quitado las manos del volante durante un tiempo considerable y dirigen al vehículo al arcén mandando una señal de ayuda. Otros incluso toman las curvas solos.

Quizás la tecnología más evolucionada en este aspecto nos la encontremos en los paquetes de ayudas al aparcamiento donde el coche hace la maniobra solo, sin que nosotros hagamos nada. Hay empresas que incluso han sacado la posibilidad de controlar el coche desde fuera con nuestro smartphone.

Pero aún no han inventado el coche que te vista, como el que tenía Mr. Increíble…

TABLETS CON RECONOCIMIENTO FACIAL

Este año es probable que Apple presente el primer iPad con FaceID

Cuando Mirage contacta con Mr. Increíble, lo hace por medio de un dispositivo que hoy llamaríamos tablet. La película fue estrenada en el 2004, tres años antes de que Steve Jobs presentase al mundo el iPhone. Aunque previamente se había hecho algún intento por conseguir un dispositivo de las características similares al de la película, distaban mucho de la ficción presentada en ella. No fue hasta 2010 cuando Apple presentó su iPad, un modelo con el que guarda cierta similitud el aparato donde Mirage se presenta a Bob. Sin embargo, tenemos que esperar hasta hace muy poco para que le reconocimiento facial sea una realidad en nuestras vidas (aunque de vez en cuando falle). Obviamente no ocurre como en la película, pero sí vemos que el diseño creado por los dibujantes de Disney es muy futurista y se corresponde muy bien con la tecnología actual.

OMNIDROID: IA Y DEEP LEARNING

El Omnidroid tiene una inteligencia artificial tan desarrollada, que toma decisiones propias

La idea de que los robots aprendan y tomen conciencia fue usada en más de una ocasión durante el 2004. La película Yo, Robot protagonizada por Will Smith mostraba una sociedad donde los robots habían desarrollado una inteligencia colectiva y pretendían acabar con los humanos. Un poco menos siniestro, pero igual de maligno es el robot creación de Síndrome, el Omnidroid. Según Mirage, este no solo tiene la misión de destruir todo, sino que aprende durante el camino y contraataca. Esto se engloba en lo que se conoce de forma general como Inteligencia Artificial (IA). En 2004 ya se trabajaba en cosas de este estilo en el campo de la robótica, pero aún distaban (y actualmente distan) mucho de tener unas habilidades como las mostradas en las películas. El deep learning y el machine learning son dos conceptos de aprendizaje enfocados a las máquinas y logrados por medio de la programación. 

Así, si yo le enseño a un robot una muestra de caras de personas, al final lo que esperaré obtener es que, por medio de una serie de patrones, si yo le enseño una cara nueva, reconozca que es una persona. En la película, el Omnidroid se va enfrentando en sus distintas versiones a varios héroes con el objetivo final de destruir a Mr. Increíble. Aprende de ellos para poder ser más eficiente en su tarea.

Al final lo que se hace es generar asociaciones entre conceptos mediante las neural networks. Pretendemos replicar lo que ocurre en nuestro cerebro a nivel artificial. Es como cuando tienes un videojuego en el que hay que superar una serie de niveles y por medio de la práctica, terminas derrotando al enemigo final.

Se trata de una tecnología de enorme potencial y en pleno desarrollo, pero no al nivel que se muestra en la película. El deep learning, por ejemplo, se usa en ciencias biomédicas para hacer análisis de tejidos de cara a identificar estructuras y componentes celulares de manera automática. Así se conseguiría aumentar la velocidad de identificación de células tumorales, de determinadas alteraciones o incluso verificar la reparación de un tejido o ver si un tratamiento está teniendo efecto.

EDNA MODA

Edna Moda es la diseñadora oficial de los trajes de Los Increíbles

Reconozco que Edna es uno de los personajes que más me gustan de la película. No solo por su personalidad, sino por su inteligencia y capacidad creativa. Edna diseña y fabrica supertrajes que puedan resistir de todo: balas, misiles, altas temperaturas, fricción… Su fuerte es idear nuevos materiales. A día de hoy muchas de las cosas que se presentan en la película no existen como tal, pero sí tenemos algunos intentos muy interesantes. Por ejemplo, si hablamos de materiales textiles para controlar cambios de temperatura, los materiales ultratranspirables o el neopreno son dos de los más establecidos. Sin embargo, también hay tejidos ignífugos, como los usados para los trajes de bomberos que soportan temperaturas de más de 200 grados centígrados. Otros, como los de los astronautas resisten el frío extremo del espacio, el casi cero absoluto (-270ºC).

La mayoría de estos tejidos están hechos con fibras de polímeros especialmente diseñados para estos fines. Un ejemplo de estos polímeros, primero con uso militar y que ahora podemos encontrar hasta en zapatillas deportivas, es el Kevlar o poliparafenileno tereftalamida. Es el material del que están hechos los chalecos antibalas, ciertos revestimientos o trajes especiales y accesorios contra impactos y que, sorprendentemente puede resistir más que el acero.

En este caso, la moda de Edna es más propia de una operación militar que de una pasarela, pero también hay tejidos de a pie que tienen algunas de estas características. El elastano o licra es un tejido que se puede parecer al que debería llevar la ropa de Helen (Elastigirl), formado por fibras con forma de muelle que resisten la tensión. Y si hablamos de tejidos para soportar ciertas temperaturas, podemos sacar a relucir los anoraks de plumas o las nuevas chaquetas calefactables.

LA CIENCIA FICCIÓN ARMAMENTÍSTICA DE SÍNDROME

Al no tener superpoderes, Síndrome hace uso de la tecnología

Síndrome es el malo tecnológico. Ante la falta de superpoderes hace uso de su inteligencia para crear todo tipo de aparatos que suplan eso. Muchos de estos están en la delgada línea entre la ficción y la realidad, pero otros son totalmente imaginativos. 

Por ejemplo, sus botas propulsoras, parecidas a las que lleva Iron Man, se pueden parecer un poco a los flyboard actuales y podemos decir que no son totalmente de ficción (aceptemos pulpo como animal de compañía). Pero otras cosas, como los láseres o sus rayos de energía del punto cero, son una ensoñación que queda muy bien en una película de superhéroes, pero totalmente irrealizables actualmente con nuestra tecnología.

Otras cosas, como las armas militares que aparecen, son bastante cercanas a la realidad por desgracia, dado que hoy en día no hay barco de guerra que no tenga unos potentes misiles teledirigidos. De hecho, la realidad supera a la ficción dado que en este campo se avanza mucho, siendo los ataques con drones una de las estrategias más usadas para evitar llevar tropas a una zona y minimizar las bajas de un ejército.

EXTRA: EL ORDENADOR DE BOB

Creo que me dejo alguna otra cosa curiosa por contar, pero estas 5 son las que más me han llamado la atención. Bueno, os dejo con una última perla: el ordenador de Bob en Insuricare. Estamos tan acostumbrados a ver trabajos de oficina con ordenadores que lo habremos pasado por alto. En los 60 se empezaron a producir computadoras, pero no tenían nada que ver con los ordenadores personales que usamos o incluso con el que se muestra en la película. Este se parece más a un PC de los años 90 que al Telesíncro que se fabricaba en España en los años 60 o las Olivetti italianas.

Al tratarse de un objeto cotidiano y no de la avanzada tecnología de los superhéroes o de Síndrome… ¿se trata de un gazapo o está hecho a propósito?

Destacados

Brunch del Jardín Secreto de Salvador Bachiller | Review

Hemos ido a desayunar de brunch al Jardín Secreto de Salvador Bachiller y te lo cuento para ver si te merece la pena.

El brunch debería catalogarse como Maravilla del Mundo Moderno.

Hacía ya mucho tiempo que no iba a un “brunch“. Esa comida de origen cuestionable, donde el marketing ha hecho de las suyas para volver hipster y lujoso el simple hecho de “desayunar casi a la hora de comer“.

Esta vez fui al Jardín Secreto de Salvador Bachiller, en Calle Montera, de Madrid. Aunque no había estado nunca, definitivamente no era tan secreto para mí. Con un poco que curiosees blogs de “Qué hacer en Madrid” te sale este lugar recomendado: en el último piso de la tienda de Salvador Bachiller se encuentra un precioso jardín con terraza donde puedes disfrutar de desayunos, comidas completas, cafés y cocktails.

Fui a las 11:00h, justo cuando abrían, y a las 11:20h el lugar ya estaba casi lleno. El calor era insoportable pero, afortunadamente, caía agua desde unos difusores para estar fresquitos. Y ahora, lo importante: la comida.

El brunch incluía: un café o té, una bebida (cocktail o zumo de naranja), y dos platos. De bebidas pedí café con leche de soja y un Bloody Mary, cocktail típico de brunch. O al menos algo así escuché en Sexo en Nueva York. Y los platos escogidos fueron Bowl de Açai y Huevos Benedict sin jamón.

Café con leche de soja, Bloody Mary y Bowl de açai.

El café lo sirvieron en una taza muy coqueta, con leche de soja. El Bloody Mary estaba espectacular, algo picante. He de añadir que a mí, personalmente, me encanta el picante. Si no lo soportas, no te lo recomiendo. Eché de menos la ramita de apio con la que suelen decorar este tipo de cocktail, aunque lo salvaron con unas florecillas y un mensaje cuqui en la pajita de papel.

El bowl de açai estaba increíble. En comparación con esos bowls que enseñan las instagrammers, era pequeño, aunque suficiente. Venía acompañado de un muesli delicioso y plátano recién cortado. Además, estaba muy fresquito, y era como tomar finas láminas de hielo con sabor a frutos del bosque.

No hice una foto a los huevos Benedict porque llegaron un poco tarde. Hubo problemas con la PDA que manda los pedidos a la cocina y los trajeron con jamón. Al ser vegetariana, pedí que lo cambiasen y no hubo ningún problema. Eché de menos que cambiaran el jamón por algo distinto, me ofrecieron salmón pero tampoco podía tomarlo. Cuando se nos ocurrió cambiarlo por aguacate, nos dijeron que ya era tarde. Los huevos estaban ricos, aunque venían acompañados de unas patatas que no me convencieron. Y estaba un poco solitario, ese aguacate habría venido bien.

Todo esto por el precio de 19,95€. En definitiva, ¿lo recomiendo? Es un poco caro, pero es el precio medio de los brunch en Madrid. Teniendo en cuenta que el sitio es céntrico, tranquilo y muy bonito, me parece un lugar ideal para tomar el brunch. Si no te convence el precio, tienes una gran carta llena de opciones. Ah y, si vas acompañado, pedid opciones de brunch distintas para probar más platos. ¡Me quedé con ganas de probar los gofres!

Cultura

Los Increíbles 2 es lo que llevábamos 14 años esperando

La familia más increíble de todas vuelve catorce años después para deleite de los ya no tan jóvenes.

La familia Parr al completo.

Los Increíbles 2 se estrena mañana, 3 de agosto, en los cines de toda España. Y sí, si vives fuera de este país pensarás que es extraño ya que en cualquier otro lado del mundo lleva más de un mes en cartelera. Pero quiénes somos nosotros para juzgar la maquinaria de Disney, así que nos hemos resignado a esperar.

Sin embargo, he tenido la gran suerte de poder asistir al pre-estreno de esta película en España haciendo que la espera se me hiciese más corta. Disney suele hacer pases exclusivos para todas sus películas, ya sea en sus oficinas o en cines comerciales más grandes, para que prensa e influencers puedan ser los primeros en vivir la experiencia. Y la verdad es que menos mal que lo hacen.

Este maravilloso póster fue una de las primeras imágenes promocionales.

Cuando escuche hace unos años que esta película estaba en producción, no pude contener la emoción. Con 10 años, tras el estreno de la primera película, me volví un fan incondicional de la familia Parr y de sus superpoderes. Coleccionaba todo lo coleccionable sobre Los Increíbles, jugué a todas las versiones del videojuego y veía la película una vez por semana. Incluso llegué a hacerme mi propia versión de un traje de superhéroe por si tenía que salvar el mundo en alguna ocasión. Ese amor por los superhéroes se ha mantenido hasta el día de hoy, con todo el universo Marvel, y Los Increíbles siempre tuvieron un bonito lugar en mi infancia. Así que cuando catorce años más tarde pude ver la segunda parte, mi emoción y mis expectativas estaban completamente por las nubes.

La película comienza en el mismo punto donde termina la primera, intentando hacer que nos olvidemos de la larga década y media de espera, y desde ese punto avanza la historia cargada de acción. Algunas de las actrices y actores que ponían voz en castellano han cambiado, inevitablemente, y si eres muy nostálgico con la primera película, se nota. Aún así, hacen un trabajo de doblaje espectacular y completamente a la altura.

Lo que sí es cierto es que durante toda la película se tiene el sentimiento general de que no está hecha pensando principalmente en las nuevas generaciones que puedan verla sino en aquellas que vimos la original catorce años atrás. En varias ocasiones la película toma un tono un tanto oscuro o, al contrario, hace un tipo de humor que un niño no terminaría de entender. Al final de la película, sin hacer spoiler, hay un chiste en particular que o bien mi grupo de amigos y yo somos un tanto mal pensados o bien aquello no era un chiste. En cualquier caso, el humor es un elemento principal y todos los niños de la sala se reían a carcajadas sin parar.

Elastic Girl demuestra todo su potencial en esta entrega.

El mensaje de la película no es para menos, haciendo una crítica muy interesante a un determinado comportamiento de la sociedad. Esto que os voy a contar no lo consideraría un spoiler, pero si preferís no saber nada de la trama saltad al siguiente párrafo. El villano de la película deja claro desde el principio que la sociedad vive demasiado pendiente de lo banal y se pierde aquello que va más allá (una crítica al uso de dispositivos portátiles de hoy en día); y en un momento en particular decide dar el típico monólogo de villano sobre sus intenciones. Mientras el discurso ocurre de fondo, en escena vamos siguiendo a Elastic Girl y es increíblemente sencillo olvidarse del monólogo que suena y perderte en lo que ocurre en escena. Es una manera maravillosa de hacernos ver que el discurso del villano cobra sentido en directo.

Mr. Increíble no lo es tanto con los niños.

Además de humor y momentos oscuros, la película transmite un mensaje increíble de empoderamiento de la mujer. No solo rompe constantemente con los roles de género que la sociedad atribuye al “padre de familia” y a la “madre de la casa”, sino que nos muestra un lado de Mr. Increíble que no vimos en la primera película. En Los Increíbles, Mr. Increíble era el encargado de sacar adelante a la familia mientras su mujer cuidaba de los niños y de la casa; y en el único momento donde le veíamos “romperse” era cuando pensaba que había perdido a su familia. En esta secuela vemos a un Bob Parr con una masculinidad sorprendentemente frágil, al que le cuesta aceptar que su mujer esté liderando y viviendo determinados trabajos mientras él se tiene que quedar en casa haciendo lo mismo que ella hizo en la película anterior. Esta situación en la película es especialmente cómica ya que el protagonista del momento es Jack-Jack, el hijo más joven de la familia y del que no descubrimos que tenía poderes hasta los últimos momentos de la anterior entrega. El bebé esconde muchos secretos y será el que más situaciones hilarantes aporte durante todo el metraje.

En definitiva, se trata de una película maravillosa para todos los públicos, tanto los más pequeños como para aquellos que llevábamos años esperando esta película. Sin ninguna duda estará a la altura de las expectativas, y tras la experiencia adquirida por Disney con Marvel, no me cabe duda de que veremos más entregas de la franquicia de Los Increíbles.

Los Increíbles 2 se estrena en cines de España el 3 de agosto.

Cultura

Resolvemos el misterio de las camisetas Levis

Hemos investigado a fondo la causa del crecimiento exponencial de camisetas Levis en las calles.

Seguro que has visto últimamente mucho esta camiseta.

Si has estado atento a la ropa de la gente por la calle, te habrás dado cuenta de la cantidad de camisetas de la marca Levis que hay. Antes era común ver esta camiseta, por lo general de color blanco, con el logo rojo de Levis. Ahora es fácil ver veinte cuando sales a por el pan.

La camiseta lleva en el mercado alrededor de 50 años, es vintage. Lo vintage es atractivo, pero no resuelve la pregunta: si lleva tanto tiempo, ¿por qué ahora?. He llevado a cabo una exhaustiva investigación para conocer las razones de su crecimiento exponencial.

Comentándolo el otro día con un grupo de conocidos, muchos coincidían en que “se la habrá puesto Kendall Jenner o alguien y ahora todo el mundo la imita”. Pero no he podido encontrar ninguna celebridad destacable que haya podido poner de moda esta camiseta. También estamos en época de rebajas. Las tiendas Levis tienen grandes carteles anunciando saldos increíbles, lo cual puede resultar atractivo para captar nuevos clientes.

Lo que sí que es cierto es que, en mi obsesión (seamos claros, esto ya es algo personal), me di cuenta de que muchas camisetas son falsas: la ® de marca registrada no estaba, el material del logo brillaba de manera sospechosa… Así que me hizo plantearme que muchas de esas camisetas que estaba viendo eran falsas. Efectivamente, es la camiseta que más venden los manteros locales a día de hoy.

Foto de un puestecillo de camisetas falsas frente a Primark Gran Vía de Madrid

Fue por esto que tuve que hacer unas encuestas:

Encuestas llevadas a cabo el 20 de julio de 2018 en mi cuenta de Instagram @porexxpan

El 18% de la muestra (7.294 personas vieron la encuesta pero solo 4.287 personas respondieron) tiene una camiseta Levis en su armario. En la segunda encuesta, el 56% afirma que es verdadera. Sin embargo, muchas menos personas respondieron a la segunda encuesta (apenas 1348 personas). No puedo tomar esta encuesta como algo 100% preciso, pero me da una idea del panorama.

Casi la mitad de las camisetas que vemos por la calle son falsas, y estas nuevas camisetas son las que más se ven porque una persona no suele ponerse una camiseta falsa a menos que sea nueva. No es habitual llevar camisetas vintage falsas porque antes no existía un mito que falsificar.

Esto nos lleva a pensar que la creciente venta de camisetas falsas de los manteros es un factor importantísimo en el cremiento actual de las camisetas Levis por la calle. ¿Tenéis alguna teoría o dato para ayudar con el tema? Nos encantan los misterios y conspiraciones con investigaciones detrás, así que eres bienvenido o bienvenida para opinar en los comentarios.

Cultura

Esto piensa el colectivo LGTBIQ+ de las “frases típicas” sobre ellos

Si alguna vez has pensado o dicho alguna de estas frases, tienes que ver este vídeo

 

Seis de los protagonistas LGTBIQ+ del vídeo.

Cualquier persona que forme parte del colectivo LGTBIQ+, estará más que acostumbrada a escuchar constantemente todo tipo de comentarios al respecto. Dejando de lado aquellos que tienen intención de herir o atacar, que junto a la violencia serían considerados delitos de odio; hay muchos otros que se dicen desde una buena intención y un profundo desconocimiento.

¿Alguna vez te has preguntado qué nombre le pusieron al nacer a una persona trans que ahora se lo ha cambiado? ¿O has pensado que la bisexualidad es una fase transitoria hacia la homosexualidad? ¿O quizá has pensado que todo este lío no es más que complicarse la vida? Estas preguntas se las hacen muchas personas y ya que no parten de un punto de maldad, nunca llegan a darse cuenta de que son preguntas que el colectivo LGTBIQ+ está cansado de escuchar.

Así que hemos reunido a 10 personas clave del colectivo, entre las que se encuentran Marina (OT 2017), Bast, Daniel Valero (Tigrillo), Abigail Frías (Abi Power) y muchas más, para que lean y reaccionen a estos típicos comentarios y así, en caso de que alguna vez lo hayas hecho, no vuelvas a meter la pata.

Ciencia

La verdad tras la leche cruda

Ser retro no es beber leche como en el siglo XVIII

 

La polémica sobre la leche cruda ha vuelto a boca de todos | Foto de Noemí Jiménez

Lo natural está de moda. Es un hecho. Y está genial que cada vez tendamos a consumir productos menos procesados y más frescos, pero ¿hasta qué punto esto se convierte en una ventaja? Resulta, que lo natural también es marca. Lo natural vende. Y a veces, lo natural también es una estafa y puede matar.

Tiremos de hemeroteca… 6 de febrero de 2018: “Un afectado por meningitis en Madrid tras consumir queso crudo de oveja infectado por una bacteria”. Primer toque de atención.
19 de julio de 2018: “El Gobierno regulará la venta directa de leche cruda”. ¿En serio? Antes de comenzar esta reflexión, en el que es mi primer post en este medio, me gustaría hablar de Louis Pasteur, uno de los padres de la microbiología.

Este químico y bacteriólogo francés fue el encargado de demostrar que las enfermedades de aquella época (bacterianas en su mayoría) no surgían de la nada. Desmontó la generación espontánea y entre otras muchas de sus aportaciones, nos dejó el proceso de pasteurización. En aquella época existía el problema de que alimentos como la leche o el vino se estropeaban en poco tiempo y Pasteur, investigando sobre la vid, descubrió que había dos microorganismos implicados en los fenómenos de fermentación del mosto de uva. Hallados los culpables solo quedaba crear un método para acabar con ellos y así obtener un vino que durase más tiempo. Y lo hizo. Descubrió que hirviendo el vino podíamatar casi en su totalidad a estos microorganismos y así aumentar la “fecha de caducidad”.Esto fue replicado más adelante en otros alimentos como la leche y tuvo un impacto muy positivo en la sociedad. Básicamente la gente ya no moría de enfermedades derivadas del consumo de estos productos contaminados. El siguiente paso era aumentar la efectividad del proceso y hacerlo a escala industrial. Para los inicios de los años 20, eso ya estaba conseguido, y para los años 40, el método UHT estaba a punto.

La ultrapasteurización, uperización o método UHT consiste en someter a la leche u otros productos a una serie de ciclos de altas temperaturas con el fin de eliminar todos aquellos organismos patógenos que puedan alterar la calidad del producto o sean perjudiciales para la salud. Con este proceso se consigue eliminar a la mayor parte de microorganismos, incluidas las formas resistentes de los mismos. Así conseguimos mantener todos los nutrientes, el sabor no se ve casi afectado y siempre podremos consumirla con seguridad. Ante esto yo me pregunto: ¿Qué necesidad tenemos de consumir leche cruda?

La respuesta es fácil. NINGUNA. La leche cruda no está pasteurizada. Ni siquiera hervida del modo que proponía Pasteur al inicio del siglo XX. La leche cruda presenta microorganismos patógenos que nos pueden producir desde una sencilla diarrea hasta la muerte. No es segura.

La leche cruda de vaca está diseñada para consumo de los terneros | Foto de Adam Morse

Ahora bien, te puedes preguntar por qué el Gobierno quiere regular su venta. Esto viene a la cola de la normativa que ha aprobado la Generalitat y que se nutre del reglamento europeo 853/2004, de normas de higiene de los alimentos de origen animal. Se trataría de poder regular la venta de un producto peligroso. No obstante, si esta regulación no viene acompañada de una campaña de información al consumidor, puede resultar muy problemático. En primer lugar, porque hay que informar de los riesgos del consumo de esta leche y de qué grupos de población (niños, ancianos, personas inmunodeprimidas y embarazadas) no deben consumirla bajo ningún concepto. En segundo lugar, hay que decir que hay alternativas mucho más seguras. En tercer lugar, que no aporta ningún beneficio extra, y en cuarto lugar, que hay que seguir una serie de conductas higiénicas para tratar la leche de una forma que minimicen esos riesgos.

Entre los argumentos que exponen los defensores de este tipo de leche están:

· Los controles veterinarios y los análisis son suficientes: MENTIRA. Un control veterinario te asegura que la vaca está sana, no te asegura la ausencia de patógenos en la leche. Además, las instalaciones donde se produce dicha leche siguen un control microbiológico de mínimos porque el coste que supondría un examen exhaustivo sería inviable para las ganaderías.

· Si las instalaciones no tienen focos donde se pueda infectar la leche, se disminuye el riesgo: MENTIRA. Ningún ganadero trabaja en un ambiente de esterilidad, por lo que la leche, rica en azúcares y nutrientes, es un caldo de cultivo perfecto para los microorganismos. La esterilidad cero no existe, pero si le pones un cebo a E.coli, esta bacteria va a picar.

· Si hierves la leche en casa es suficiente: MENTIRA. Una cocción casera no es suficiente ni iguala a la efectividad de los procesos industriales ya estandarizados. Si añadimos que no sabemos hasta qué punto la gente es conocedora del proceso exacto de cocción necesario para reducir mínimamente la carga patógena, hacemos de esta desinformación un factor de riesgo añadido.

· La leche pierde sus nutrientes: MENTIRA. Las pérdidas detectadas son menores del 10% y solo presentes en algunas vitaminas como la C, siendo completamente despreciables.

Como vemos, ventajas CERO. Todo obedece a un interés puramente de mercado. Se trata de vender y venderlo como sea. Aunque suponga un problema de salud pública como en el caso de la persona que murió de meningitis. Aunque se engañe al consumidor con su sabor y sus nutrientes. Aunque aseguren que pasan suficientes controles cuando en realidad pasan los mínimos requeridos. Aunque te vendan seguridad. ¿Qué hay de cómodo en comprar leche para hervirla en tu casa cuando puedes comprarla ya hervida y con todas las garantías de que esa leche no tiene ningún organismo patógeno?

Si hemos avanzado en materia de seguridad alimentaria no es para que ahora nos volvamos a morir a los 30 años como a principios del siglo pasado. Y que no nos vengan con el rollo natural. Queridos lectores, natural también es el arsénico y no nos da por beberlo en infusión.

 

Para más información sobre los riesgos que conlleva la leche cruda, puedes consultar este especial del CDC (Centro de Enfermedades Infecciosas de EE.UU.).