Una historia de amor como otra cualquiera

Love, Simon es una película muy normal, pero precisamente eso es lo mejor que tiene. Estamos acostumbrados a que las pocas películas de temática homosexual que aparecen sean siempre dramas y clichés que acaban en la desgracia y que cuentan la misma historia una y otra vez. Si bien es verdad que Love, Simon peca un poco de ser una película romántica típica de adolescentes y bastante comercial, este es probablemente el punto que más valor añadido otorga a la película. Es la primera vez que vemos en la gran pantalla una historia que trata el amor homosexual con la misma naturalidad con la que se viene tratando el heterosexual desde el comienzo de los tiempos. Y sí, obviamente se tratan los temas que habitualmente conlleva ser homosexual en la sociedad actual (miedo a salir del armario, rechazo del entorno social, etc.) pero en ningún caso eclipsan la historia principal del amor adolescente que surge entre Simon Spier y un alumno anónimo de su instituto.

Simon sabe que es gay desde hace unos años pero, como mucha gente, tiene pánico a que cualquier persona de su entorno se pueda enterar. Tiene una familia perfecta y un grupo de amigos ideal y esto le genera un miedo racional a romper algún aspecto de su vida. En esta situación, un chico se confiesa gay de manera totalmente anónima en el foro del instituto, y esto da pie a que Simon empiece un camino de autodescubrimiento.

Es una película que si bien no aporta nada nuevo en cuanto a su trama base, puede enriquecer muchísimo a la gente que vaya a verla, especialmente a la más joven. Y sobre todo puede empoderar. Hay varios momentos en la película donde es inevitable dejar escapar una lagrimilla cuando determinadas situaciones se vuelven extrañamente familiares o aspiracionales; y, al menos en la sala de cine donde pudimos disfrutar de la película, era maravilloso escuchar al público aplaudiendo en unanimidad en los momentos clave de la película. Si todo esto consigue que el colectivo LGTBIQ que vaya a ver la película salga empoderado y con ganas de abrirse al mundo, bienvenida sea. Y si además consigue abrir la mente de personas fuera del colectivo, bienvenida sea también.

Love, Simon se estrena en los cines españoles el 22 de junio.

2 comentarios
  1. Gabriel Dice:

    Hay una película Francesa que se llama “Cuando tienes diecisiete años” que también trata la temática bastante bien a mi parecer. La recomiendo

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] nueva trama y giros no tan innovadores, la película tiene sus más y sus menos. Esta es mi opinión de Ocean’s […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *