Prometo que (sí) os defraudaré | Julen’s Stories

La nueva columna semanal de Julen Hernandez

Siempre he querido tener una columna semanal en algún medio importante. Una de esas columnas que terminan siendo lo más leído de la semana, como la de Risto Mejide o Jordi Evole en El Periódico. O en todo caso que termine siendo un espacio para la divulgación y reflexión como el que puede ser el espacio del que fue mi profesor de máster en 2014, Albert Garrido, en El Periódico.

Todo empezó un poco antes, allá por 2011. Era el año en el que una joven Lady Gaga paría (literalmente) Born This Way, utilizábamos Twitter para escribir chistes malos por los que ahora nos meterían en la cárcel y nuestros padres empezaban a escuchar algo sobre una cosa que se ponía en el móvil y que se llamaba “güatsap”. O algo así. Decidí que la mejor manera de complementar la carrera de periodismo (y levantar el poco ánimo que tenía) era creando un blog escrito en internet donde hablase semanalmente (en realidad el planteamiento inicial era escribir todos los días) sobre una temática que me apasionase y de la que pudiese transmitir mis sentimientos, reflexiones e insensateces de chico inmaduro de primero de carrera.

Pensar el nombre del blog me llevó año y medio. Porque todos sabemos que antes de pensar el contenido hay que pensar el nombre. La casa o se construye por el tejado o no se construye.

Quería un nombre bueno, bonito, profesional, que transmitiese seriedad y compromiso por la información, un nombre que pudiese terminar siendo empresa y del que estuviesen satisfechos sus docenas de trabajadoras y trabajadores. Y dinero; un nombre que sonase a sueldo generoso (que no extravagante). Tuve que salir de mi zona de confort, pensar dentro y fuera de la caja, en varios idiomas y con alguna cerveza de más. El nombre era lo más importante para mi nueva aventura (y vida).

“Think outside the box” me decían mis compañeros de Erasmus en Dinamarca en 2012. Ahí estaba. Había tenido el nombre perfecto en frente de mis ojos todo ese tiempo y no lo había visto. Iría a mi redacción sin traje aunque con camisa, saludaría a todas y todos los empleados, habría mucho café en todas las mesas y mini neveras con helados Magnum almendrado. Ese nombre olía a retuits, a entrevistas en LaSexta, a carreras en taxi, a vodka naranja los días de afterwork… hasta que mi padre me dijo que eso ya existía. Que el nuevo partido político español se llamaba justo así pero con una “o” menos. Porque mi nombre iba a tener dos “o” y la “v” en vez de la “b”. Una “v”, dos “oes” y una “x”.

No es que llorase (casi nunca lo hago) pero ver que alguien de ese partido político había llegado a la misma conclusión que yo me dio que pensar. En realidad han tenido el mismo éxito que ha tenido mi blog y eso que nunca llegué a crearlo. Supongo que importar el “Make America Great Again” ha sido tan nefasto como lo hubiese sido el darle al botón de “publicar este post” en mi blog.

Estos años me he alejado de lo escrito (públicamente). Hasta hoy. Prometo que no tengo ni idea de lo que estoy haciendo y prometo que (sí) os defraudaré en algún momento. Pero también prometo que no hay nada que me haga más ilusión que tener mi propia columna en Omglobalnews. Bienvenidas y bienvenidos a Julen´s Stories.

Siempre he querido tener una columna semanal en algún medio importante. Y no hay medio más importante que ese en el que pones tu corazón.

8 comentarios
  1. Anna Dice:

    Que guai poder saber de ti sin que sea a traves de un video 😍
    Escribe sobre lo que quieras sin miedo a defraudarnos ya que no lo haras siempre y cuando hablesmde lo que te gusta 💙

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] dije que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo con esta columna y parece que me he propuesto demostrarlo con los siguientes […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *