Entradas

Destacados

Review de Spider-man: Un nuevo universo

Spider-man: Un nuevo universo – Review sin spoilers

El sábado pasado el equipo de Omglobalnews tuvimos la oportunidad de ir al evento de prensa de Spider-man: un nuevo universo. Pudimos disfrutar de esta película unas tres semanas antes de su estreno en los cines Kinépolis de Madrid, y fue toda una experiencia.

Esta película tiene algo de especial que destaca a priori: es de animación. Y, aunque los niños van sin duda a disfrutar de esta película, es muy adulta. Hablemos de la animación y es que, desde que muestran los logos del principio de la película, todos en el cine nos quedamos boquiabiertos. Se rumorea incluso el Oscar a Mejor Película de Animación. En cuanto a lo gráfico, es sin duda la mejor forma que hay de adaptar un cómic a formato película: el uso de onomatopeyas, textos escritos y cuadros de texto son solo el comienzo.

La banda sonora es una delicia. Las canciones encajan a la perfección con la imagen y la estética, y es un aspecto fundamental para la estética del film.

El ritmo que sigue la película es muy rápido, lo cual casa también con el ritmo de cómic. El guion es espectacular: los diálogos y la trama ayudan a que el típico viaje del héroe quede de todo menos clásico. Además, la película es totalmente consciente de que es una película de superhéroes y se ríe de los propios clichés lo que, para los amantes de estas películas, resulta refrescante y muy interesante.

En conclusión, una película 100% recomendable para niños, adultos y amantes de los superhéroes.

 

Cultura

Los fans de Harry Potter están enfadados con Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Algunos de los elementos de Los Crímenes de Grindelwald dividen a los fans de la saga original.

Animales Fantásticos: los Crímenes de Grindelwald es oficialmente la película peor puntuada de todo el universo Harry Potter. Aunque en taquilla está haciendo grandes números, los fans salen más divididos que de costumbre.

Hay cosas buenas, como las nuevas critaturas mágicas y la vuelta a escenarios de la saga de Harry Potter. Sin embargo, la película es confusa, hay demasiados personajes y hay cosas que no concuerdan con la información que existía anteriormente.

Que Credence sea un Dumbledore es algo que ha dejado a todo el mundo descolocado porque, efectivamente, no había pista alguna de la existencia de otro Dumbledore. Hay muchísimas teorías alrededor y ninguna parece ser mucho más válida que el resto porque, llegados a este punto, J. K. Rownling podría sacarse la historia de la manga sin haber ofrecido ninguna pista.

Un dato que ha molestado a muchos fans es la aparición de Minerva McGonagall en la película. Esto se debe a que la querida profesora de Transformaciones habría nacido en 1935 según información previa que la autora había escrito en el sitio web oficial Pottermore. Sin embargo, la profesora aparece en Los Crímenes de Grindelwald, dejando a los fans confusos, ya que esta historia se basa en 1927 y la profesora no habría nacido todavía.

Esta es la única McGonagall que nos merecemos.

Muchos especulan que podría ser otro familiar y no ella, ya que nunca mencionan el nombre de Minerva, tan solo dicen “profesora McGonagall”. Estas son las razones por las que es altamente improbable:

1. La mujer que aparece es escocesa, como Minerva McGonagall. Es pelirroja, igual que Minerva. Su actitud también es exactamente igual. Además, comparten profesión en el mismo colegio de Magia y Hechicería.

2. Tampoco podría ser su madre, Isobel McGonagall. Según la autora J. K. Rownling, Isobel habría nacido en 1917. En la película no tendría más de 10 años, pero sale como adulta y trabajando de profesora.

3. Isobel McGonagall no trabajó como profesora de Hogwarts. Vivió toda su vida alejada de la magia un poco en contra de su voluntad. Se casó con Robert McGonagall, un muggle, y por ello tuvo que renunciar a la magia y no decirle ni a su marido que era bruja. Más tarde, cuando nació Minerva y esta comenzó a mostrar signos de magia, se lo tuvo que contar. Pero ella nunca volvió a usar la magia, renunció a ella por amor.

4. No podría ser un familiar de Isobel, porque no portaría el apellido McGonagall. En Escocia las mujeres tienen apellido del padre hasta que se casan. Una hermana de Isobel se apellidaría Ross, u otro apellido de estar casada. Tendría que haberse casado con otro McGonagall para compartir apellido.

5. Tampoco podría ser un familiar de Robert McGonagall, pues este procedía de una familia de muggles y no conocía el mundo mágico.

La navaja de Occam indica que la teoría más simple es la más acertada: la mujer que aparece en Minerva McGonagall, pero la autora ha decidido tachar lo que una vez escribió y cambiar la historia, probablemente para darle un papel más protagonista en las siguientes películas de Animales Fantásticos.

Lo que más preocupa a los fans no es que J. K. haya cambiado la fecha de nacimiento de un personaje, sino las preguntas que esto acontece: ¿Hasta dónde está dispuesta la autora a cambiar para poder seguir escribiendo? ¿Destruirá la historia de la saga de Harry Potter que tan bien conocemos y apreciamos con tal de poder escribir otra saga distinta?

Cultura

Review de Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte

Esta película no me mató pero me hizo más fuerte

Hace unos días pude disfrutar de la nueva película de Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte. La novela en la que se basa no fue escrita por el autor Stieg Larsson a causa de su temprana muerte, pero esto no detuvo la saga ya que había apuntes para varios libros más. Fue David Lagercrantz quien escribió Lo que no te mata. Pero hablemos de la película en sí.

Es el director Fede Álvarez el encargado de orquestar esta entrega, sin una estética destacable ni gracia. La película me pareció un mejunje de elementos que no terminan de mezclarse, no encajan entre sí. Si la película se salva por algo es por Claire Foy, la actriz que da vida a Lisbeth Salander.

Para empezar, tenemos la traducción a castellano de The girl in the spider’s net a Lo que no te mata te hace más fuerte. La película tiene muchos planos de arañas y poco más, porque nada más refleja que Lisbeth esté atrapada en una tela de araña. Ni literal, ni metafóricamente. Pero la traducción no es culpa de la película, es algo que viene de la novela.

¿Quién es el antagonista de esta película? Nos presentan a varios personajes: el geek de la NSA al que Lisbeth roba un programa informático, una agente de seguridad, una organizacion rusa que trabajaba con el padre de Lisbeth e, incluso, la hermana de Lisbeth. Hermana que, por cierto, al empezar la película Lisbeth dice que está muerta para que cuando se descubra que es la antagonista máxima sea un plot twist tremendo.

El mcguffin que mueve a los personajes es de risa: un software que permitirá tener el control sobre misiles militares internacionales. Y todo el mundo quiere ese software de repente. Además, este sofware tiene una contraseña cambiante que nadie sabe averiguar, la única persona capaz de abrir el sofware es el hijo del programador. Lo cual, personalmente, lo veo poco práctico porque se te muere el hijo y adiós al trabajo de tu vida. Bueno, él sabrá. El plot twist de que el niño es la clave de todo estaba presentado de modo que pretendía sorprender, y no lo consiguió. Era muy obvio.

Hablemos de la hermana de Lisbeth, porque no tiene dos dedos de frente. Es difícil hacer antagonistas sin ningún tipo de carisma o gracia, pero este está logrado. Su vestuario, además, me causa una sensación de amor-odio. Primero viene el odio, porque viste entera de rojo. Es un color muy agresivo, muy de: queremos que sepas que es la mala de la peli porque lleva un traje rojo muy bien planchado. Además, destaca mucho sobre el blanco de la nieve de la mayoría de planos, así que más agresivo aún.

Quiero pensar que la iban a poner de blanco por el ajedrez, pero la nieve haría que destacara poco. Esto es porque Lisbeth y su hermana juegan al ajedrez en la primera escena de la película, Lisbeth jugando con las negras y su hermana con las blancas. Finalmente escogieron el rojo por temas de contraste fotográfico, pero entonces podrían haber puesto un ajedrez distinto para que la gente pillara la referencia. No sé, yo creo que es porque pensaron solamente que el rojo molaba más y ya. Disappointed but nor surprised.

Conclusión: es entretenida. Y nada más. Tiene unas escenas de acción que no está mal, pero no vayas esperando un peliculón. Si quieres ver un thriller diferente, mejor Un pequeño favor. El guion es regular, no hay sorpresas de ningún tipo, la fotografía tampoco es nada destacable. Yo esperaría a que la pusieran en Antena 3 un domingo.

Cultura

Review de la película “Un pequeño favor”

Un pequeño favor: el nuevo thriller psicológico con un giro interesante de comedia

Un pequeño favor sigue a Stephanie Smothers (Anna Kendrick), una ama de casa que pasa la mayor parte de su tiempo ayudando en clase a su hijo Miles (Joshua Satine) haciendo vídeos para su famoso canal de YouTube. Stephania conoce a Emily (Blake Lively) cuando sus hijos se hacen amigos: ella es una ejecutiva de relaciones públicas muy elegante, enigmática y distante que trabaja en Nueva York, viajando desde su ciudad suburbana de Connecticut. Stephanie y Emily se hacen amigas, mientras hablan sobre sus vidas y comparten intimidades. Un día, Emily pide un pequeño favor a Stephanie para que recoja a su hijo Nicky (Ian Ho) de la escuela. Sin embargo, Emily nunca viene a buscar a Nicky y deja de responder a los mensajes y llamadas de Stephanie.

Stephanie y Emily en Un pequeño favor

Dirigida por Paul Feig y con un guión de Jessica Sharzer, Un pequeño favor aprovecha las experiencias de las mujeres a través de sus personajes principales. En el caso de Un pequeño favor, Stephanie y Emily son mujeres muy distintas, que han vivido experiencias muy diferentes, pero comparten un vínculo que tiene que ver con secretos que no pueden revelar a nadie más que a ellas.

Encuentro muy curioso el género de Un pequeño favor porque, aunque en el trailer parece que es un thriller psicológico, yo más bien lo categorizaría como una parodia de thriller psicológico. Si bien es cierto que la película tiene giros de guion, te mantiene en tensión en momentos clave y juega hasta cierto punto con las expectativas del espectador, el guion está escrito en clave de humor, sin filtros. También juega con la idea de que el espectador esté acostumbrado a este tipo de películas de misterio, y confunde pero de una manera positiva.

Si tuviera que sacar defectos, hay un par de subtramas innecesarias que no aportan demasiado a la trama principal y podrían eliminarse. Para una película con un ritmo tan frenético ocurren demasiadas cosas. Os recomiendo que vayáis a verla y juzguéis vosotros mismos: si os gustan los thrillers, Un pequeño favor no os va a decepcionar.

Cultura

Por qué Misión Imposible 6 no debería llamarse así

Hemos visto Misión Imposible: Fallout y nuestra conclusión es que llevamos demasiadas “misiones imposibles” si al final sabemos que siempre son posibles.

Que alguien le deje unas gafas de sol a Tom Cruise.

En Misión Imposible: Fallout, la sexta entrega de Misión Imposible, Ethan Hunt (Tom Cruise) se enfrenta a un error que cometió y que hizo que una misión fracasase. Ethan recorre el mundo en busca de unas bolas nucleares que pueden destruir a gran parte de la humanidad, y solamente él puede hacerlo.

En esta review HAY SPOILERS. Estáis avisados.

Para empezar, la película comienza con una misión que fracasa. Lo que parece un simple intercambio de un maletín lleno de dinero y unas bolas nucleares que parecen Bolas de Dragón o Quaffles de Quidditch, se fastidia. Las Bolas de Dragón son robadas cuando Ethan las lanza por los aires, las deja en el suelo de un callejón oscuro y se olvida de ellas durante unos minutos para salvar a uno de sus compañeros. Y luego se extraña de que le roben las bolas. Ethan, ni siquiera se me ocurriría dejar mi móvil en el suelo de la calle de Madrid; eres un agente secreto, se espera que tengas algo de experiencia en estos temas.

Por culpa de este error le colocan un agente secreto muy guapo que va a acompañarlo todo el rato, básicamente para hacer de niñera. Es, nada más y nada menos, que Henry Cavill con bigote. Y podemos suponer que fue el bigote de esta película el que luego tuvieron que borrar de manera desastrosa en Liga de la Justicia.

Superman con bigote y la jefa frente a la Torre Eiffel para que no te despistes de que todo pasa en París.

Si conoces un poco París te das cuenta de que en esta película se saltan un poco todo aquello del espacio-tiempo. Hay una escena en la que Ethan Hunt está hablando debajo de un puente en Notre Dame y, al terminar, comienza a andar. No hay nada que indique que lleva andando más de dos minutos, pero de repente está en el Palacio Real. No soy experta en París, pero me pareció muy raro porque hace poco estuve y recordaba que estas dos cosas estaban lejos. Bien, pues:

Media hora andando entre el Palacio Real y Notre Dame, gracias Google Maps.

Además, toda la ciudad de París parece desierta. Los agentes secretos hacen “reuniones secretas” en los Jardines del Palacio Real, frente a la Torre Eiffel, al lado de Notre Dame… sitios muy turísiticos. No verás un alma en esas reuniones. Mira que sé que estoy hablando de Misión Imposible, pero esto es lo más inverosímil de toda la película: que no haya un solo instagrammer de fondo en el Palacio Real es la verdadera misión imposible.

Perpendicular in Paris #stripes #throwbacktuesdays

A post shared by 🌍Noah Schnapp🎥 (@noahschnapp) on

La película tuvo algo de fama durante los meses de su rodaje, a causa de un accidente que sufrió Tom Cruise en una escena de persecución en la que tenía que saltar desde un andamio hasta un edificio. El objetivo era llegar hasta el edificio, pero el actor de 55 años se quedó corto y se golpeó. Pues bien, han mantenido esas imágenes. Estad atentos al ver la película.

Algo genial fue la escena de mayor tensión de la película, el final: cuando el helicóptero de Superman está colgando de un acantilado por tan solo un gancho agarrado a la roca. El gancho va cediendo poco a poco, y lo que debería hacernos sufrir (porque si el gancho se cae, la palman Ethan y Superman) tiene a la sala que no sabe cómo aguantarse la risa. Llegado un momento ya dejamos todos de aguantarnos. “¡Venga ya!” era la frase más escuchada. Algo parecido pasaba en muchas ocasiones durante la nueva de Jurassic World. Entendemos que son películas de acción, pero un poco de coherencia no haría daño a nadie.

Misión Imposible hace cinco películas que debería llamarse “Parece Imposible pero todos sabemos que Tom Cruise va a conseguirlo”.

Cultura

Mamma Mia 2: esto es lo mejor y lo peor

Hollywood sabe lo que queremos. Y tanto que lo sabe.

 

Name a more iconic trio. I’ll wait.

Ayer tuve la suerte de asistir al pase de Mamma Mia 2: Una y otra vez, la segunda parte de la película musical con canciones de ABBA. Esto es lo que opino de ella.

Yo, como gran fan de la primera parte, tenía infinitas ganas de verla. Había visto el trailer, que no nos cuenta mucho más de lo que ya sabemos: la historia de cómo Donna (Meryl Streep) llegó a una pequeña isla de Grecia para descubrir su destino. En el camino, se encontrará a tres apuestos jóvenes con los que pasará unos agradables momentos y, poco después, descubrirá que está embarazada. Vamos, la película 1.

En lugar de inventar una segunda parte por completo, la película te cuenta más a fondo lo que sabemos de este personaje a través de flashbacks. Además sabremos un poco más qué le depara el futuro a Sophie (Amanda Seyfried) y cómo afronta los obstáculos de su vida.

Lo mejor: El respeto a los personajes principales en sus interpretaciones de jóvenes. Donna, Tanya (Christine Baranski) y Rosie (Julie Walters) y los tres pretendientes tienen perfectos actores que encajan a cómo podrían haber sido de jóvenes. Incluso sus voces y acentos son similares, si la ves en versión original.

Tanya es mi personaje favorito (lo siento, con Christine Baranski soy totalmente imparcial) y no me ha decepcionado. Sus frases son maravillosas. Cher, que se hace de rogar para salir en pantalla, también brilla. Y el final es apoteósico, increíble, para ponerse de pie y aplaudir.

Rosie, Sophie y Tanya, siendo muy amigas y fabulosas

Lo peor: Las transiciones de futuro a presente. Esto es algo personal, pero hay transiciones extrañas que parecen querer presumir de gran habilidad con la cámara y edición, pero que son forzadas y excesivas. A veces es mejor optar por una opción más sencilla. Además, se nota que todo se ha grabado en un estudio y hay chromas bastante mejorables.

Peca un poco de pastelosa. Es un bonito homenaje a Mamma Mia, pero sí que hay momentos en los que se pasan con el azúcar los fuegos artificales.

Donna y Bill de jóvenes dándonos envidia

¿Irás a ver Mamma Mia: Una y otra vez o eres de los que prefieren quedarse en casa viendo series? Hagas lo que hagas, tienes la banda sonora de Mamma Mia 2 en Spotify para escucharla, así que al menos eso que te llevas.

Cultura

Ocean’s 8 – No echarás de menos a George Clooney

El empoderamiento femenino en todo su esplendor.

 

Las Ocean’s 8 en la primera imagen que se vio de la película

Ocean’s 8, dirigida por Gary Ross, es la nueva secuela de la conocida Ocean’s Eleven. Con un reparto bien cargado, nueva trama y giros no tan innovadores, la película tiene sus más y sus menos. Esta es mi opinión de Ocean’s 8.

Para empezar, me encantaría aclarar que de secuela tiene poco. Sí, es cierto que de vez en cuando hacen alguna referencia al personaje de George Clooney o a las películas anteriores, y es cierto que hay un robo con un gran equipo de gente talentosa; pero más allá de eso la película puede verse sin ninguna necesidad de ver las tres primeras.

Lo primero que nos llama la atención es el reparto: Sandra Bullock y Cate Blanchett hacen un dúo que nada tiene que envidiar al de Clooney y Pitt, no vais a echarlos de menos. Helena Boham Carter y Sarah Paulson bordan los papeles y sorprenden Anne Hathaway y Rihanna: la primera por interpretar el papel de actriz superficial y hacer que, siendo Anne, odiemos al personaje; la segunda porque había mucho hype desde Battleship y, la verdad, le ha salido bien la jugada. Aparte del reparto principal, hay muchas, muchísimas sorpresas a lo largo de la película que no revelaré para no arruinarlo.

El equipo en pleno análisis del plan

En cuanto a la trama, he oído por ahí que “el robo es menos espectacular que en Ocean’s Eleven y que eso es decepcionante”. A mí me parece que todo lo que ocurre tiene sentido, no está exagerado, tiene cohesión. No ocurre en Las Vegas, no es robar tres casinos: el objetivo de este robo es un collar de diamantes valorado en 150 millones de dólares, durante la MET Gala en Nueva York. Tanto el escenario y el objeto de robo son más pequeños en cuanto a tamaño, así que me parece razonable pensar que las maniobras serán más comedidas, pero no por ello menos calculadas.

También he leído algunas críticas que hablan de que “las estafadoras salen muy guapas y a la moda“, y me encantaría señalar que:

1. Van a robar en la MET Gala, normal que salgan “a la moda”. Para quien no sepa qué es la MET Gala, os dejo la cita de Wikipedia aunque podríais ir a buscarlo vosotros mismos:

La Gala del Met o la Costume Institute Gala es un evento benéfico que da inicio a la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York (…). La fiesta es co-dirigida por Anna Wintour, editora de la revista Vogue, y unas personalidades honorarias que varían cada año. (Wikipedia)

2. También George Clooney y Brad Pitt salían estupendísimos y no creo haber leído eso en una crítica, así que estaría bien dejar de utilizar ese argumento para determinar si la película es buena o mala.

El tono de comedia, las transiciones gráficas y la edición con la música fueron elementos que me gustaron mucho. Salí de la sala encantada, con ganas de más. Llegará a las salas de cine españolas el 6 de julio, ¡ya me contaréis qué os ha parecido!

Cultura

Por esto La Jungla de Cristal es la mejor película de acción

Hay muchos que no se aclaran con el concepto: ¿Es La Jungla de Cristal una película de acción con humor? ¿Una comedia con acción? Una u otra, la película de John McTiernan es la mejor de su género.

 

La Jungla de Cristal es la mejor película de acción.

Antes de comenzar a explicar por qué, quiero que quede claro que esto es solo mi opinión personal. No soy yo crítica de cine experta (aunque saqué muy buena nota en la asignatura de Análisis de Cine, todo hay que decirlo). Solo soy una chica, de pie frente a unos lectores, pidiendo que amen su película favorita. 

Un principio maravilloso. Te presenta al personaje principal: John McClane (Bruce Willis): un policía que vuela a Los Ángeles a ver a su mujer. Un tipo duro con pistola pero que también lleva un oso de peluche gigante. En los primeros minutos le cuenta al chófer de su transfer su situación sentimental y laboral, y con esa información ya tenemos unos cuantos ingredientes con los que empezar. Además, un detalle muy cuqui, la primera persona que habla en la película es un irrelevante que no volverá a salir en toda la película. Sin embargo, dice dos cosas muy importantes: nota que John McClane tiene miedo a las alturas y le da la solución para aliviarse, que es quitarse los zapatos y calcetines y frotar los pies en una alfombra.

John McClane llega al edificio Nakatomi Plaza, donde trabaja su mujer. Nada más y nada menos que el piso 30. Para nada alto, no, qué va. Su mujer como que se alegra de verle pero luego recuerda que estaban peleados, así que le deja en una habitación para que se calme. Entonces John McClane se acuerda que el mejor modo de calmarse es quitándose los calcetines y acariciando la alfombra con los pies. Sorpresa: esto funciona tanto como colocar un cuarzo rosa entre el ordenador y tu persona para no recibir las ondas electromagnéticas de la tecnología, es decir, nada. Pero el chaval está descalzo y esto es lo que nos importa.

¡Es entonces cuando los malos entran en acción y él se ve obligado a esconderse para poder salvar a todo el mundo! Y claro, no le da tiempo ni a ponerse zapatos con las prisas y el susto. Y aquí llegamos a un elemento importante de esta película: el malo malísimo. Porque sí, hay malos muy malos en la historia de los malos: tenemos a Donald Trump, a Mojo Jojo, a La Bruja Aburrida… pero aquí el papel de antagonista es Hans Gruber, interpretado por nuestro amado y querido Alan Rickman, en su primera película.

Alan Rickman interpretando a Hans Gruber.

El guion es redondo, todo lo que ocurre es por una razón. Si al principio nos han presentado a un protagonista con miedo a las alturas y descalzo, es porque se tendrá que enfrentar a un suelo lleno de cristales rotos en un piso 35. Esto es algo que echo mucho de menos en las películas de acción: se descuida el guion y la trama porque pum pum, golpe aquí, explosión grande, nadie se entera de qué pasa. ¡Y yo sí que estoy pendiente!

Además de que los planos que se utilizan son demasiado fabulosos. En películas “serias”, de género drama, los planos se utilizan muy a conscincia. Es otra cosa que veo que se descuida en películas de acción. Pero mirad esta flipada de plano que hasta ha salido en una clase de mi carrera y yo no pude estar más feliz aquel día:

El plano holandés es una técnica tan antigua como las bolsas de naftalina del armario de tu abuela, pero se usa relativamente poco. Consiste en torcer la imagen. Ya está. Con esto se consigue que (depende del grado del ángulo) el espectador entienda que “algo no va bien”. El espectador se cuestiona lo que está viendo, porque no es un ángulo natural. En esta escena concreta, John McClane le está dando una pistola a Hans Gruber, pensando que es de los buenos; mientras los espectadores estamos gritándole a la pantalla “Pero John, ¿en serio te estás fiando de este tío? ¡Que es Severus Snape, que ni Albus se fiaba!”.

Plano holandés en La Jungla de Cristal.

Tampoco es plan de destriparos el final, aunque hay como cuatro películas más así que podéis imaginar que John McClane saldrá de esta. Pero para saber cómo, tendréis que averiguarlo vosotros mismos. Y como recomendación personal, nunca veáis La Jungla de Cristal 2. Esa os la podéis saltar.

Cultura

Hemos visto Jurassic World: Fallen Kingdom y esta es nuestra opinión

Mucho dinosaurio y pocas nueces.

La vida siempre se abre camino. O eso es lo que decía Ian Malcom (Jeff Goldblum) en Jurassic Park, la primera película de la franquicia. Veinticinco años más tarde, con el estreno de Jurassic World: Fallen Kingdom, parece que la historia no ha cambiado mucho. Y es que los dinosaurios vuelven y son cada vez más realistas, pero el hilo argumental se va perdiendo con cada nueva entrega.

Maisie Lockwood (Isabella Sermon) es parte del plot twist más innecesario del cine.

Tres años después de la caída de Jurassic World a costa de la creación de un dinosaurio modificado genéticamente, el Indominus Rex, el volcán sobre el que se asienta la isla Nublar está a punto de explotar. Y efectivamente, los dinosaurios que escaparon y que ahora viven libres en la isla están amenazados con la extinción; y como no podía ser de otra manera, los héroes de la anterior película son los únicos que pueden salvarlos.

Sin embargo, el argumento al completo es un cliché y refuerza contantemente la idea de que no estamos viendo nada nuevo. Vuelve el caos por los dinosaurios, vuelven las modificaciones genéticas para conseguir más dientes y garras más afiladas, vuelven los estereotipos y vuelven los finales esperadísimos. Da la impresión de que una película de Jurassic Park/World no puede ser parte de la saga si no aparece un deux ex machina del T-Rex atacando a otro dinosaurio/humano y rugiendo después. Y en esta película no pasa solo una, si no dos veces. Y hablando de los rugidos, es interesante ver como si los dinosaurios decidiesen lanzarse a atacar en lugar de detenerse un largo momento a rugir primero, todos los protagonistas estarían en apuros de verdad. De momento siempre sabemos que ese rugido les dará el tiempo suficiente como para esconderse.

El deux ex machina por excelencia en esta saga

Cuando entras al cine a ver una película del universo jurásico, esperas en cierto modo ver la magia de las grandes selvas donde todo tipo de criaturas corren en libertad y acechan en cada arbusto. Reconozco que quizá esto sea únicamente un deseo personal, aferrándome al concepto de las primeras películas, pero el hecho de que literalmente la mitad de esta película transcurra en el sótano de una mansión hace que el sabor de la historia de los dinosaurios se pierda. Se echa en falta el volver a una historia más simple, donde los dinosaurios vuelvan a ser dinosaurios en lugar de las “armas biológicas” que se empeñan en crear los malos todo el tiempo. Y sí, soy consciente de que todos los dinosaurios de estas películas son en sí mismos experimentos genéticos, pero en cierto modo conservan un aspecto “natural” que desaparece completamente en las nuevas creaciones del laboratorio. Una creación, por cierto, que a pesar de moverse destrozando todo a su paso, cuando se encuentra (probablemente por primera vez en su vida) con una ventana, sabe de manera instintiva que bajando el pomo esta se abrirá. ¿En serio? Se decía que la visión que quería darle J. A. Bayona, el director, a esta historia era mucho más oscura y realista; pero realmente las escenas que dan a entender esto parecen más sacadas de un crossover con el universo de Batman que con el terror que, en su momento, consiguió la película original de la saga. Y ya por terminar, aprovechando que estoy modo hater, el plot twist de la película es parte de una micro historia completamente innecesaria y secundaria que realmente da la sensación de estar ahí para poner un tick en la casilla de plot twist.

¿Es Batman o un Indoraptor?

Con todo y con eso, la película no deja de ser un buen entretenimiento para todo el mundo que presume con derecho de unos efectos verdaderamente buenos y una fotografía muy interesante en determinados momentos. Además, spoilers al margen, el final deja la puerta abierta de una manera muy interesante para la siguiente entrega que realmente hace que me pregunte cómo lo resolverán. A pesar de todo, tanto tú como yo sabemos que vas a verla en algún momento porque no es fácil evitar la tentación de ver cine comercial, así que ya que vas, disfrútala; que esa es la mejor manera de verla.