Entradas

Cultura

Cuando a la gente le importa más el strike de Fortfast que los insultos a Dulceida

El youtuber Fortfast sube un vídeo “satírico” donde se insulta a media docena de influencers y se sorprende de que estos se ofendan.

La influencer Dulceida | EP

Cuando Fortfast hizo el vídeo de “¿Qué le dirías a un influencer si lo tuvieras delante?” no se imaginó la relevancia que iba a tener. Era como cualquier otro vídeo suyo, porque esto es un formato al que estamos acostumbrados: el youtuber va a un botellón y hace preguntas a los jóvenes borrachos.

Si esto es moral o no me lo voy a guardar porque, guste más o menos el formato, “hay chicha”. La gente borracha dice muchas burradas y eso es algo que a los consumidores en YouTube les fascina, a nivel de entretenimiento como de estudio antropológico.

Lo que ha marcado la diferencia esta vez es el objeto de “sátira”, y es que han sido influencers con nombres y apellidos. En el vídeo se menciona a Dulceida, Laura Escanes, Paula Gonu, Dalas (y su hermana pequeña, menor de edad) y los jóvenes ebrios cantan insultos del tipo “zorra”, “guarra”, “me corro en tu culo” a las chicas y unos cuantos “ojalá te mueras” a Dalas. El vídeo ha sido retirado tras su denuncia.

Más adelante, Fortfast hizo un vídeo donde comentaba que Dulceida se había quejado del vídeo y lo había denunciado. Qué piel tan fina tienen estas influencers, vaya, que se ofenden porque les griten las ganas de objetivizarlas sexualmente (nótese la ironía).

Han salido defensores para ambos bandos: simpatizantes con los agredidos y aquellos que no creen que Fortfast lo haya hecho tan mal. Al fin y al cabo, como el mismo Fortfast dice, es una “sátira” y un “reflejo de la realidad”. Él no tiene la culpa de que la gente opine así, no es responsable.

Pero, para que algo sea satírico, tiene que llevar una crítica. No necesariamene explícita, pero tiene que quedar claro que la intención es educar en que lo que se muestra en el vídeo está mal. En este vídeo lo que se muestra es a gente borracha insultando, y da igual la intención porque el mensaje no se ha transmitido, y de eso tú eras el único responsable.

“Este vídeo es necesario para mostrar la realidad”. Majos, pero si estamos hartos de ver cómo se desprecia a estos influencers. Parece que no tenéis hasta en la sopa cómo se trata a las mujeres. Tanto se queja la gente de que siempre tenemos el feminismo en la boca, pero que estos vídeos son necesarios para mostrar que la sociedad es machista. Aclaráos, ¿es necesaria esta conversación?

Y luego va el señor a explicarle a Dulceida que los comportamientos machistas existen. Gracias, Fortfast, de verdad. Nos acosan cada día desde que tenemos uso de razón, pero no nos habíamos enterado de que estos comportamientos existen.

Algunas personas pensaban que no era necesario tumbar el vídeo y que era suficiente con que los influencers dijeran que se sentían mal por haber sido insultados. ¿De verdad alguien piensa que les iba a dar igual?. Sin embargo, estos son los comentarios a Dulceida tras el vídeo de Fortfast en el que la acusa de ser la causa del strike en su canal:

Finalmente, hace dos horas Fortfast publicó un comunicado en el que hace ver lo afectado que está por el tema y sus diculpas finales por los influencers a los que haya podido ofender. Sin embargo, sigue excusándose bajo el “no habéis entendido el mensaje” o “nadie dijo nada cuando hablé de machismo y juventud o la cultura de la violación”. Fortfast, nadie es perfecto. Puedes tener intenciones feministas y actitudes machistas, esto es un proceso. Y el mensaje ese de “no lo habéis entendido” para intentar quedar superiormente intelectual o justificar tus actos, tampoco está bien. Escucha las críticas y aprende de ellas.

Cuando haces un vídeo donde deliberadamente eliges dar voz a insultos hacia personas con nombres y apellidos, es normal que estas personas se ofendan. Digo “eliges” porque, si no te gustaba lo que estaba saliendo de todo aquello, siempre es posible hacer una aclaración final para que tus seguidores sepan que no estás de acuerdo con los insultos. O, simplemente, no publicarlo. No dar voz a contenido negativo, violento y ofensivo, y luego desentenderte de ello.

La diferencia es que cuando la peña critica a un sistema fascista o la cultura de la violación, están criticando algo mundialmente conocido como malo. Si hubieras preguntado sobre los influencers en general, se habría hablado del estereotipo de influencer que muestran los medios de comunicación: vagos que viajan y son millonarios sin haber trabajado en su vida. Tampoco habría sido bonito. Si preguntas por personas específicas, y salen esas burradas, eres responsable.

No puedes ir de sociólogo por la vida y no tomar una muestra válida de la realidad. No, los botellones no son una muestra válida. El rigor científico te lo has pasado por donde has querido, así que no recurras a él como excusa.

 

Julen's Stories

Influencers y la II Guerra Mundial | Julen’s Stories

Os dije que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo con esta columna y parece que me he propuesto demostrarlo con los siguientes párrafos.

Nunca he sido popular y, por tanto, la influencia que haya podido ejercer hacia los demás ha sido bastante limitada. Digamos que nula. Aunque he de decir que he tenido la suerte de haber nacido con “cara de bueno” como dice mi madre y eso sí que ha ido acompañado de alguna ventaja. Vamos, que me sé vender bien. Pero eso es otro tema. 

Sin embargo ahora me encuentro con que en la prensa, y por lo tanto en la calle, recurrentemente a la gente que producimos contenido digital se nos llama influencers. 

Os dije que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo con esta columna y parece que me he propuesto demostrarlo con los siguientes párrafos.

Matt Damon y Tom Hanks en “Saving Private Ryan”, 1998

El seis de junio se cumplieron 74 años de aquel Día D de 1944. Francia estaba invadida por los alemanes con Adolf Hitler al mando del Eje, “la victoria más famosa de la historia” dijo él al llegar a la capital francesa. Los Aliados, en su afán de recuperar el terreno que ahora pertenecía a Hitler, dar un paso adelante y caminar hacia la victoria de la Segunda Guerra Mundial, planearon el Desembarco de Normandía para aquel Día D. Consistía en una movilización masiva donde más de 160.000 soldados repartidos en 5.000 barcos y 1.200 aeronaves se trasladarían del Reino Unido hasta la costa francesa de Normandía para liberar a la Europa occidental del enemigo.

Fue el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. El 25 de abril del año 1945 las tropas soviéticas y estadounidenses se encontraron en Alemania por primera vez tras meses de avance por extremos opuestos. Cinco días más tarde Adolf Hitler se suicidó en su búnker para evitar ser capturado por las tropas soviéticas. La Alemania Nazi firmó la rendición a las 22:43 del 8 de mayo, 00:43 del 9 de mayo hora de Moscú. 

He intentado resumir (con dudoso éxito) miles y miles de páginas de historia en 2 párrafos para poder hacer una pregunta. ¿Quién ganó la Segunda Guerra Mundial? Los aliados. Sí. ¿Pero quién?

Se formuló esa misma pregunta en Francia en 2015 y más de la mitad de los encuestados aseguró que Estados Unidos fue la ganadora. Sin embargo cuando se hizo la pregunta nada más terminar la guerra en 1945 el 57% dijo que fue la Unión Soviética la ganadora. 

En un interesantísimo artículo en la web de El Orden Mundial (esa página a la que hubiese echado mi curriculum si no fuese Youtuber) Fernando Arancón explica cómo Estados Unidos puso en marcha la maquinaria del cine para producir historias en las que el peso de la victoria recayese en la Great America. Y les fue tan bien que a día de hoy casi toda la población (incluidos tú y yo) piensa que así fue. Arancón dice que la percepción que se vive a través de las pantallas aún dista mucho de la realidad histórica vivida. Advertencia que sirve tanto para las masas que iban de camino al cine en los locos años 60 como para las masas que esperan con ansia un like en los (también locos) años 2018. La historia la escribe el vencedor, o en su defecto el que tenga más followers, hubiese dicho Churchill si aún viviese. 

Si me permitís un par de consejos (que me sirven también a mi porque de vez en cuando lo olvido); la información es poder y se comercializa con ella. Siempre habrá interesados en que nos llegue una información y habrá interesados en esconder otra información. Aprendamos a dudar, comparar y valorar. Ya lo dijo Crystal Fighters en una de sus canciones: I try not to believe everything I hear, everything I see.

Nunca he sido popular y digamos que mi influencia es bastante limitada (casi nula) y sin embargo aquí estoy yo intentando dar consejos. Sigo sin tener ni idea de lo que estoy haciendo con esta columna y se me ha dado bien demostrarlo.