Entradas

Cultura

Review: Ralph Rompe Internet

Salir de las máquinas recreativas es lo mejor que le ha pasado a Ralph

La manera en la que internet está representada en esta película es uno de sus puntos más fuertes.

El pasado domingo 18 de noviembre, Disney presentó su nueva película Ralph Rompe Internet en un pase exclusivo en los cines Capitol de Madrid. Antes que en ningún otro lugar del mundo, los asistentes pudieron disfrutar de la película en todo su esplendor.

Todo tipo de celebrities, influencers, medios y profesionales del sector acudieron al evento, encontrando en sus asientos un gracioso primer guiño a la película: tenían que aceptar las cookies; pero en este caso eran una pequeña caja de cartón con un botón que, al presionarlo, desvelaba un par de cookies (galletas) reales para disfrute del espectador. Mucho más de agradecer que las cookies de las páginas web.

Toni Aguilar fue el maestro de ceremonias de la presentación, que tras una pequeña introducción dio paso al videoclip de la canción original Slaughter Race, interpretada en España por la artista Melo Moreno (a quien entrevistamos recientemente en Omglobalnews). La canción oficial de la película, que todos los espectadores podrán escuchar durante los créditos, es un envoltorio electrónico perfecto para un película totalmente basada en internet como Ralph Rompe Internet.

Tras la intervención de Melo, y para sorpresa de todos, los dos directores y el productor de la película salieron a escena. Rich Moore, Phil Johnston y Clark Spencer hicieron un rápido repaso del proceso creativo detrás del proyecto, algo que nosotros ya habíamos podido vivir de primera mano en los estudios Disney de Los Angeles. Y con ello, comenzó la película.

Cada detalle de internet está adaptado a una situación real.

Ralph Rompe Internet retoma la historia de Ralph y Vanellope seis años después de los acontecimientos de la primera película. Ambos viven vidas perfectas en el salón recreativo de Litwak pero que, con el tiempo, han comenzado a volverse rutinarias. Para Ralph esto es algo ideal, pero Vanellope quiere más. Ya se conoce las pistas de su juego de carreras como la palma de su mano y necesita un nuevo reto. En un momento dado el volante del juego se rompe y para evitar que desconecten la máquina, Ralph y Vanellope deciden adentrarse en internet con el objetivo de hacerse con un volante en eBay.

Con esto se da pie a la aventura que ambos viven en una increíble versión de internet. Los artistas detrás de la película han conseguido trasladar a la perfección cada elemento de la red a un universo físico y palpable. Los tweets, por ejemplo, son pájaros azules que sueltan mensajes, los molestos anuncios pop-up son vendedores de la calle que te persiguen allá donde vayas, o el algoritmo de una famosa plataforma de vídeo está personificado en un personaje que en cada escena siempre lleva un look cambiante a la moda. Todo está pensado una y mil veces hasta el punto en el que la historia casi adopta un segundo plano para el espectador, que solo quiere conocer más y más rincones de la adaptación de internet a este mundo.

Muchas de las voces de las princesas originales se han reunido de nuevo para esta película.

Sin duda alguna, uno de los momentos más divertidos tanto de los tráilers como de la película es la intervención de las princesas Disney. Es sorprendente como Disney ha sabido mirarse a sí misma desde fuera y plasmar su lado más afilado en esta película. Por ejemplo, ver a Bella reconocer indirectamente que su historia parte de un secuestro es algo que no te esperas. En general todo el mensaje de las princesas parte de un punto feminista y absolutamente empoderador para las más pequeñas; y es algo que se agradece enormemente.

Ralph Rompe Internet es probablemente una mejor película que la primera entrega, y con una moraleja nunca antes vista en un trabajo de Disney. Muy pocas veces el estudio ha sacado segundas partes y en muy pocas películas todo el público aplaude a lo largo de varios momentos; y esta película cumple ambas cosas. Todo en ella es entretenido y divertido, como por ejemplo los miles de easter eggs y cameos que podréis encontrar a lo largo del largometraje. En la versión en castellano hay también pequeñas intervenciones de algunas personalidades de internet que ponen voz a algunos personajes. Porexpan (Paloma Gil), redactora en este medio, tiene un pequeño cameo que os animamos a intentar encontrar. Y quedaos hasta el final de los créditos, porque encontraréis algo que sin duda no esperáis.

Ralph Rompe Internet se estrena en los cines el 5 de diciembre y, creedme, no os la queréis perder.

Cultura

Cuando a la gente le importa más el strike de Fortfast que los insultos a Dulceida

El youtuber Fortfast sube un vídeo “satírico” donde se insulta a media docena de influencers y se sorprende de que estos se ofendan.

La influencer Dulceida | EP

Cuando Fortfast hizo el vídeo de “¿Qué le dirías a un influencer si lo tuvieras delante?” no se imaginó la relevancia que iba a tener. Era como cualquier otro vídeo suyo, porque esto es un formato al que estamos acostumbrados: el youtuber va a un botellón y hace preguntas a los jóvenes borrachos.

Si esto es moral o no me lo voy a guardar porque, guste más o menos el formato, “hay chicha”. La gente borracha dice muchas burradas y eso es algo que a los consumidores en YouTube les fascina, a nivel de entretenimiento como de estudio antropológico.

Lo que ha marcado la diferencia esta vez es el objeto de “sátira”, y es que han sido influencers con nombres y apellidos. En el vídeo se menciona a Dulceida, Laura Escanes, Paula Gonu, Dalas (y su hermana pequeña, menor de edad) y los jóvenes ebrios cantan insultos del tipo “zorra”, “guarra”, “me corro en tu culo” a las chicas y unos cuantos “ojalá te mueras” a Dalas. El vídeo ha sido retirado tras su denuncia.

Más adelante, Fortfast hizo un vídeo donde comentaba que Dulceida se había quejado del vídeo y lo había denunciado. Qué piel tan fina tienen estas influencers, vaya, que se ofenden porque les griten las ganas de objetivizarlas sexualmente (nótese la ironía).

Han salido defensores para ambos bandos: simpatizantes con los agredidos y aquellos que no creen que Fortfast lo haya hecho tan mal. Al fin y al cabo, como el mismo Fortfast dice, es una “sátira” y un “reflejo de la realidad”. Él no tiene la culpa de que la gente opine así, no es responsable.

Pero, para que algo sea satírico, tiene que llevar una crítica. No necesariamene explícita, pero tiene que quedar claro que la intención es educar en que lo que se muestra en el vídeo está mal. En este vídeo lo que se muestra es a gente borracha insultando, y da igual la intención porque el mensaje no se ha transmitido, y de eso tú eras el único responsable.

“Este vídeo es necesario para mostrar la realidad”. Majos, pero si estamos hartos de ver cómo se desprecia a estos influencers. Parece que no tenéis hasta en la sopa cómo se trata a las mujeres. Tanto se queja la gente de que siempre tenemos el feminismo en la boca, pero que estos vídeos son necesarios para mostrar que la sociedad es machista. Aclaráos, ¿es necesaria esta conversación?

Y luego va el señor a explicarle a Dulceida que los comportamientos machistas existen. Gracias, Fortfast, de verdad. Nos acosan cada día desde que tenemos uso de razón, pero no nos habíamos enterado de que estos comportamientos existen.

Algunas personas pensaban que no era necesario tumbar el vídeo y que era suficiente con que los influencers dijeran que se sentían mal por haber sido insultados. ¿De verdad alguien piensa que les iba a dar igual?. Sin embargo, estos son los comentarios a Dulceida tras el vídeo de Fortfast en el que la acusa de ser la causa del strike en su canal:

Finalmente, hace dos horas Fortfast publicó un comunicado en el que hace ver lo afectado que está por el tema y sus diculpas finales por los influencers a los que haya podido ofender. Sin embargo, sigue excusándose bajo el “no habéis entendido el mensaje” o “nadie dijo nada cuando hablé de machismo y juventud o la cultura de la violación”. Fortfast, nadie es perfecto. Puedes tener intenciones feministas y actitudes machistas, esto es un proceso. Y el mensaje ese de “no lo habéis entendido” para intentar quedar superiormente intelectual o justificar tus actos, tampoco está bien. Escucha las críticas y aprende de ellas.

Cuando haces un vídeo donde deliberadamente eliges dar voz a insultos hacia personas con nombres y apellidos, es normal que estas personas se ofendan. Digo “eliges” porque, si no te gustaba lo que estaba saliendo de todo aquello, siempre es posible hacer una aclaración final para que tus seguidores sepan que no estás de acuerdo con los insultos. O, simplemente, no publicarlo. No dar voz a contenido negativo, violento y ofensivo, y luego desentenderte de ello.

La diferencia es que cuando la peña critica a un sistema fascista o la cultura de la violación, están criticando algo mundialmente conocido como malo. Si hubieras preguntado sobre los influencers en general, se habría hablado del estereotipo de influencer que muestran los medios de comunicación: vagos que viajan y son millonarios sin haber trabajado en su vida. Tampoco habría sido bonito. Si preguntas por personas específicas, y salen esas burradas, eres responsable.

No puedes ir de sociólogo por la vida y no tomar una muestra válida de la realidad. No, los botellones no son una muestra válida. El rigor científico te lo has pasado por donde has querido, así que no recurras a él como excusa.