Entradas

Viajes

Los 8 mejores puntos instagrameables de Los Angeles

Si viajas a Los Angeles y quieres sacar unas buenas fotos, no te puedes perder esta guía.

Estados Unidos es una país asustantemente grande y, por tanto, lleno de destinos icónicos a lo largo de su extensión. Sin duda alguna, Los Angeles es uno de ellos al ser el corazón de la industria cinematográfica internacional. Si alguien menciona Los Angeles, automáticamente piensas en Hollywood, en los estudios de cine y en la vida de los famosos en Berverly Hills.

Sin embargo, Los Angeles da para mucho más. Personalmente pienso que en su conjunto es una ciudad fea (por no hablar de lo difícil que es comer sano siendo vegetariano allí). Es increíblemente extensa y eso provoca que haya mucho “relleno” entre punto de interés y punto de interés. Pero si eres fotógrafo es una ciudad que tiene muchísimo que aportar. Una de las principales diferencias que noté con otras grandes ciudades es que, a excepción del Downtown, todos los edificios de Los Angeles no superan una o dos plantas de alto. Tienden a ser parte de una especie de vastos “polígonos” muy característicos de edificios de baja altura que tienen un punto a favor muy interesante: dejan pasar la luz.

A diferencia de otras ciudades como Madrid, de edificios relativamente altos en calles relativamente estrechas, las calles de Los Angeles son amplias y sin nada que las cubra, así que el sol entra directo prácticamente a cualquier hora del día; y por la noche la intensa iluminación artificial de neones, bombillas y faros de coches hacen que no exista la oscuridad. Como consecuencia, todas las fotos tienen una luz muy difícil de conseguir en otros lugares.

Así que si eres fotógrafo, estos son 8 lugares clave de Los Angeles donde hacer fotografías increíbles.

THE BROAD MUSEUM
221 S Grand Ave, Los Angeles, CA 90012

Empezamos en Downtown LA, el distrito centro de la ciudad, donde en un espacio relativamente cercano hay varios puntos fotográficos muy interesantes. El primero de ellos es el Broad Museum (pronunciado Brod). El exterior del museo da para hacer alguna fotografía, pero en su interior, además de muchas obras de arte moderno muy famosas, se encuentra la Infinity Mirror Room; una obra de Yayoi Kusama muy peculiar. Es un espacio cerrado en el que se te asigna un turno de entrada y en el que dispones de 1 minutos para vivirlo o fotografiarlo. Si entráis, id con la cámara preparada, mirad al frente y dadle al disparador; pero reservad al menos la mitad del minuto para dejar la cámara y simplemente vivir la experiencia de la sala. Es una sensación alucinante que merece la pena disfrutar.

La Infinity Mirror Room es mucho más que un lugar donde hacerse fotos.

WALT DISNEY CONCERT HALL
111 S Grand Ave, Los Angeles, CA 90012

Siguiendo la calle desde el Broad Museum se encuentra el Walt Disney Concert Hall, que si bien es increíble en su interior y escenario de conciertos importantísimos, su lado más fotogénico es el exterior. Diseñado por el arquitecto Frank Gehry y con un gran parecido a otra de sus obras, el Museo Guggenheim de Bilbao, su fachada forma un laberinto de enormes placas metálicas que se estrechan y se amplían en numerosos puntos, convirtiéndose en el escenario perfecto de tus fotografías.

Las paredes del Walt Disney Concert Hall se curvan a tu alrededor.

BRADBURY BUILDING
304 S Broadway, Los Angeles, CA 90013

El edificio Bradbury es uno de los más importantes de centro de Los Angeles. Con una gran historia a sus espaldas, ha sido también escenario para varias películas, anuncios y videoclips. Y ahora de tus fotos.

Enla fachada exterior puedes encontrar un cartel explicativo con la historia del edificio.

Dentro, una red de escaleras y pasillos con un estilo muy industrial recorre cada rincón.

LACMA (LOS ANGELES COUNTY MUSEUM OF ART)
5905 Wilshire Blvd, Los Angeles, CA 90036

Un espacio muy peculiar es el que se encuentra fuera del LACMA, uno de los museos más importantes de Los Angeles. Allí, un patio lleno de farolas forman un lugar de una geometría muy curiosa que permite perderse entre las columnas y encontrar fotografías únicas.

Se puede jugar con la simetría más absoluta.

O con los ángulos, para que parezca que las farolas casi forman paredes.

HOLLYWOOD WALK OF FAME
Hollywood Walk of Fame, Los Angeles, CA 90028

El famoso paseo de la fama de Hollywood es también uno de los sitios más pintorescos de la ciudad. En esta calle se puede encontrar todo tipo de comercios y de gente, que dan mucho juego a la hora de hacer fotografías. Con luz solar merece la pena pasarse por el Dolby Theatre, donde tienen lugar prestrenos de las grandes películas del año; pero cuando cae la noche, la calle se llena de luces de neón que consiguen unas fotografías únicas.

La infinidad de teatros, cines y comercios de esta calle están siempre decorados con miles de luces y neones.

El Teatro Dolby tiene una estética asiática muy característica.

PINK WALL (PAUL SMITH)
8221 Melrose Ave, Los Angeles, CA 90046

En Melrose Avenue hay bastantes puntos fotográficos a lo largo de toda su extensión, pero sin duda uno de los más famosos es la pared rosa de la tienda Paul Smith. Dependiendo de la hora del día, la luz incide en un costado u otro, con lo que se pueden conseguir efectos muy distintos.

A veces hay un guardia de seguridad que no deja hacer fotos con cámaras DSLR, pero con el móvil no deberías tener problema.

GRIFFITH OBSERVATORY
2800 E Observatory Rd, Los Angeles, CA 90027

El Observatorio Griffith no solo es un sitio maravilloso para aprender astronomía, si no que tiene unas vistas únicas de la ciudad (tanto de día como de noche). Llegar hasta el lugar no es fácil, ya que está apartado en la cima de una colina, así que te recomendamos que dediques toda una tarde a esto.

La ciudad de Los Angeles a veces es llamada Ciudad de las Estrellas, y desde aquí arriba se entiende por qué.

La gran simetría del edificio lo vuelve muy imponente de noche.

SANTA MONICA PIER
200 Santa Monica Pier, Santa Monica, CA 90401

Técnicamente Santa Monica no es Los Angeles, pero se considera parte del mismo. Al oeste de la ciudad, a una hora y algo en transporte público, se encuentra la playa de Santa Monica. Una playa famosísima tanto por su zona de comercios como por su muelle.

Todo el muelle tiene una estética retro pin-up que consigue fotos únicas.

Las atracciones del propio muelle traen mucho color a las imágenes, especialmente en un día soleado con el cielo despejado.

Viajes

Comer sano y vegetariano en Los Angeles: misión imposible

Acompáñame en esta trágica historia de cómo dos vegetarianos se quedaron sin dinero intentando comer por la ciudad de Los Angeles

Hace una semana, Joaquín y yo viajamos a Los Angeles. Los dos somos vegetarianos, y nos gusta comer sano. No sabíamos que eran dos conceptos tan complicados de entender en una ciudad tan cosmopolita.

Nada más bajarnos del avión, nuestro taxista nos empezó a recomendar sitios a los que ir y lugares que visitar. Hizo especial hincapié en que teníamos que ir a In-n-out, que es una cadena de fast-food exclusiva de California, y probar las patatas “animal style”, que consisten en unas patatas fritas con salsa de queso, una salsa especial y cebolla frita. El taxista no tenía ni idea de que éramos vegetarianos, por supuesto, pero era significativo que muchas de las recomendaciones que recibíamos eran de restaurantes fast-food.

 

Hamburguesas de In-n-out y sus famosas Animal style fries.

El siguiente gran obstáculo fue la comida del hotel en el que nos alojábamos. Era complicado encontrar platos principales que no llevasen algún tipo de carne o pescado (casi todos los principales consistían en un filete de carne), así que optamos por comer a base de sides, platos más pequeños que suelen ser complementos del principal: puré de patatas, brócoli hervido, espárragos a la brasa. Hasta ahí todo bien, aunque era alarmante que todo supiera a mantequilla. Incluso hervían el brócoli con mantequilla.

No queríamos obsesionarnos. ¿Qué más da que hiervan el brócoli con mantequilla? No es como si nos estuviésemos llevando un bloque de ella a la boca. En el siguiente episodio casi ocurre algo parecido.

Uno de los días se nos ocurrió desayunar por el centro de la ciudad, cerca del segundo hotel en el que nos alojábamos. Buscando en Google, a 400 metros se encontraba un local de desayunos llamado iHop. Decía nuestro amigo Internet que era barato, y las fotos tenían muy buena pinta.

Nuestro gozo en un pozo cuando, al llegar, nos dan la carta. Sí, todo tenía muy buena pinta: gofres con azúcar, tortitas de todos los tamaños y sabores posibles, tortillas de huevo con salchichas y puré de patatas… y todo superaba las 1200 kilocalorías, según la propia carta. Imaginad ir a desayunar y meteros entre pecho y espalda más de la mitad de calorías que necesitas en un día, sabiendo que ni de broma vas a quemarlo por mucho que te recorras Los Angeles andando. Aquel día acabamos desayunando nuestra opción más viable: una tortilla de claras de huevos con verduras. Todo por el módico precio de 36 dólares. 

Aquí aprendimos otra lección: que no había desayunos baratos. Si queríamos eso, teníamos que ir a Starbucks a por un croissant y un café con leche.

El desayuno que nunca tuvimos pero que 100% nos merecíamos

Y no es que no se pudiera comer sano, no es eso. Estoy segura de que era posible. Simplemente era inviable para nuestro bolsillo. Si el desayuno del iHop nos costó $36 y eso era algo “barato” creo que os podéis imaginar que íbamos caminando por un campo de minas.

Lo más bonito lo encontramos el último día, en Santa Monica: BIBIBOP. Básicamente un lugar para hacerte un propio poké bowl. Era personalizable, con opciones vegetarianas, y a un precio que fácilmente encuentras en Madrid. Además, la sopa de miso era gratuita y podías rellenarla siempre que quisieras. Qué pena encontrarlo el último día.

Y eso es todo, amigos. Comer en Los Angeles es caro, pero si quieres comer sano, mucho más.