Entradas

Julen's Stories

Los amigos gays de Ana Torroja | Julen’s Stories

Torroja se ha desenmascarado a sí misma y no se me haría nada extraño si durante las siguientes semanas nos deleitase con un “¿cómo voy a ser yo homófoba si tengo amigos gays?”

Así me imagino a Ana Torroja escuchando sus canciones para ahogar el ruido de las críticas.

Cierto es que la mayoría de los que nos pronunciamos al respecto del tema de Mecano no somos nadie para meternos en semejante berenjenal, sobre todo cuando la única relación que tenemos con la música es que hace años hicimos solfeo y que, de vez en cuando, cantamos bajito en la ducha para no molestar a nuestra vecina Marta. Pero cuando lo que escuece no es la música sino el ácido corrosivo que sale de sus bocas para quemar todo lo que el ojo alcanza es de buen millenial conectarse al WiFi más cercano para afirmar y confirmar que en 2018 Mecano es irrelevante y además homófobo. 

Por si alguien ha vivido debajo de las piedras, Operación Triunfo ha prohibido que dos de sus concursantes cambiasen la palabra “mariconez” por “estupidez” en una canción original de Mecano. En realidad la primera persona en levantar el hacha de guerra fue Ana Torroja, ex-componente de este grupo y jurado del propio concurso, que más tarde se situó en segundo plano cuando el propio José María Cano, también ex-Mecano y autor de la canción, prohibió al programa hacer ningún cambio en la letra.

Tras un par de consultas con la almohada he llegado a la conclusión de que soy tradicionalista-revolucionista-antipurista-progresista. Tengo gran apego por las tradiciones y culturas (más si son las mías), creo que es nuestra obligación ir en contra del que nos pisa con sus privilegios, al igual que deberíamos ir en contra de ciertas tradiciones (por muy puras y antiguas que sean) que han terminado volviéndose en nuestra contra y por eso mi voto es progresista. 

Me temo que nunca he sido seguidor de Mecano, ni siquiera de rebote. Siempre me han dado bastante igual, aunque mi cabeza reservaba una memoria especial por haber sido referente en la música española desde bastante antes de nacer yo. Han roto tópicos, vestían curioso y han tocado con el gran Hans Zimmer. Todo correcto. Y ahora han perdido la gran oportunidad de seguir tan callados como estos últimos años… pero, ¿es el silencio intencionado? ¿Necesitaban tiempo para recuperarse de la resaca del éxito absoluto? ¿O no han tenido más opción que no hacer ruido?

Me refiero a que el ADN de Mecano está impreso con varios fraudes a la Hacienda española de la que se han hecho eco docenas de medios de comunicación todos estos años. Nacho Cano, con residencia en Miami, aparece en los Paradise Papers; José María Cano, con residencia en Inglaterra, saltó a la actualidad por la sociedad de Malta; y Ana Torroja, con residencia en México, estalló por defraudar a Hacienda siendo acusada de 5 delitos fiscales dentro de la Operación Relámpago evadiendo cerca de dos millones de euros y teniendo que pagar más adelante una multa de millón y medio de euros y una pena de cárcel de un año y nueve meses que cambió por una segunda multa económica más pequeña.

Ana Torroja en el juzgado por su fraude fiscal

Tengo una pequeña manía. Una de entre muchas docenas. Busco en Google los nombres de los artistas que no me caen en gracia junto a la palabra “Hacienda” (porque Hacienda somos todos) y siempre hay algún resultado que verifica mi acierto de no coger cariño a esos artistas. Esos mismos artistas que más adelante pedirán respeto por su obra que dice “siempre los cariñitos me han parecido una mariconez”. Razón por la que los dos concursantes pidieron a la Academia de Operación Triunfo poder cambiar esa palabra por cualquier otra que no faltase el respeto al colectivo LGTBI+. 

El mismo colectivo que en 2017 en Madrid denunció 287 agresiones, un 19,5% más que respecto al año anterior según dice el Observatorio contra la LGTBIfobia. “El porcentaje de gente que denuncia es muy pequeño, ya que seguimos creyendo que no es grave que nos insulten o que nos amenacen o incluso golpeen. Seguimos teniéndolo aceptado como lo normal. Además, tenemos muy poca confianza como colectivo LGTB en el sistema judicial, creemos que no nos van a hacer caso y lo vemos como una pérdida de tiempo en la mayoría de los casos, sin saber que así podemos conseguir perpetuarlo” dice Rubén López, miembro de la ejecutiva de Arcópoli, a El Mundo en un artículo del 5 de febrero del 2018.

Ha llegado el momento en el que o haces activismo en favor de los derechos del colectivo (véase Dani Tigrillo o Devermut en Youtube) o cierras la boca y te apartas para no entorpecer el cambio. Podemos hablar de lo avanzadas que eran (quizá) sus letras allá cuando nadie que vaya a leer este artículo había nacido pero Mecano ha envejecido regular. Son historia de España, al igual que sus canciones reflejaban la realidad que sus componentes vivían allá por la década de los 80. La vida ha cambiado, Lady Gaga sacó del armario a medio planeta con Born This Way y a algunos incluso les ha dado tiempo de abrir cuentas en paraísos fiscales. La ex-Mecano Ana Torroja creyendo que arreglaría la metida de pata con un par de twits mal escritos comparó “mariconez” con “tontería, bobada, estupidez y hasta cursilería”. En 2018. Ella realmente hizo eso. 

Torroja se ha desenmascarado a sí misma y no se me haría nada extraño si durante las siguientes semanas nos deleitase con un “¿cómo voy a ser yo homófoba si tengo amigos gays?”. Porque no es lenguaje coloquial, es homofobia. Y la homofobia no es libertad de expresión, es discriminación. Menos mal que los que opinan una cosa son el futuro y los que opinan otra son el pasado. 

Señora de Mecano y resto de personalidades que huelen a naftalina, nosotros no somos ni tontos, ni bobos y aún menos estúpidos. Somos libres, orgullosos y valientes por ir de la mano de nuestra pareja sabiendo que ese mismo gesto puede hacer que terminemos con una paliza de más en el hospital y con un policía que duda de si admitir nuestra denuncia. Hablen de lo que quieran en sus canciones pero déjennos en paz.

Así que no queda más que volver a confirmar que en 2018 Mecano es irrelevante y además homófobo.

Música

María cambia la palabra “mariconez” en OT por tratarse de un término homófobo

Dos de los jurados del programa, Joe y Ana Torroja, critican por redes sociales la decisión de la joven

Para la gala número cuatro del programa Operación Triunfo los concursantes María y Miki cantan “Quédate en Madrid” del grupo Mecano. La polémica surgió cuando María se negó a cantar la palabra “mariconez”, ya que es un término homófobo y no se siente a gusto con la palabra.

“Yo entiendo que eran otros tiempos”, dice la joven. Las redes sociales han ardido, unos aplaudiendo la decisión de María y otros tachándola de tener una piel fina y ser una ofendida. Lo más sorprendente es que dos de los jurados del programa, Joe y Ana Torroja, se han unido a la crítica. Siendo Ana Torroja vocalista de Mecano en su momento, cobra todo más fuerza.

Sendos jueces afirman que la palabra no es homófoba pues el contexto social no es el mismo, y están escandalizados puesto que este tipo de cambios afectan directamente a la propiedad intelectual de las canciones. Según ellos, en ningún caso deberían aceptarse cambios de ningún tipo sin consultar con el autor.

Los fans han respondido con más preguntas: ¿Entonces está bien que Alfonso cantara All of me en castellano, alterando la letra sin consultar a John Legend? ¿Y el tema que cantan en esta gala Alba y Natalia, Toxic de Britney Spears, que también ha sido modificado, por qué no protestáis sobre ese?

Es curioso que tachen a María de ofendidita, cuando los que han reaccionado y se han ofendido han sido Joe y Ana Torroja. María no se ha ofendido en ningún momento: ella ha considerado que la palabra “mariconez” es un insulto y ha decidido hacer un cambio por respeto.

Si algo tenemos claro es que la gala número cuatro, por elección de temas, Albalia, y ahora la decisión de María, va a dar mucho que hablar.

Actualización: Tras la decisión tomada por María y Miki de cambiar la palabra “mariconez” por “estupidez”, el compositor de la canción José María Cano, siendo conocedor de la polémica, se ha puesto en contacto con la academia y ha prohibido la modificación, obligando así a los concursantes a utilizar la palabra original.