Entradas

Mujeres en la ciencia: María Blasco

Gracias al trabajo de la Dra. Blasco, estamos más cerca de parar al cáncer.

La doctora María Blasco.

Cuando la Dra. Blasco se acerca al micrófono, toda el aula magna enmudece y espera con ansia lo que ha venido a contar. Imagino que, allá donde vaya, la reacción se repite una y otra vez.

Este artículo va a ser un poco diferente del anterior porque hablamos de una personalidad excepcional en el campo de las ciencias biomédicas españolas e internacionales, y que he tenido el placer de ver hablando de su investigación en dos ocasiones. María Blasco, originaria de Alicante, es licenciada en Biología por la Universidad Autónoma de Madrid y Doctora en Bioquímica por la misma casa.

Realizó su tesis bajo la dirección de la Dra. Margarita Salas (que próximamente tendrá un artículo dedicado a su figura) y su investigación postdoctoral en el laboratorio de la Dra. Carol Greider (Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2009) en Nueva York. Ha ganado numerosos premios entre los que destacan el Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal o el Premio Jaime I de Investigación Básica.

Su currículum, extenso y lleno de publicaciones de gran nivel, se ve coronado por el puesto que ocupa en la actualidad, el de directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). En el año 2011 sucedió al Dr. Mariano Barbacid en el puesto y tuvo que hacer frente a los peores años de la crisis económica.

El cáncer es una de las grandes causas de mortalidad en la actualidad. | Foto de MedicalNewsToday

La ciencia, especialmente en España, no se ve dotada de grandes recursos económicos y, aunque el CNIO es de los centros que más financiación pública y privada recibe, sigue siendo inferior al de otros centros europeos comparables. Durante los primeros años de su dirección, el CNIO tenía que hacer frente a la deuda acumulada en la etapa previa y se encontró con más de una encrucijada. Las duras decisiones tomadas durante este periodo evitaron la hecatombe en el centro y permitieron que continuase con su investigación de gran nivel.

María Blasco se puede atribuir el mérito de abrir el CNIO al resto de la sociedad por medio de programas de divulgación y de promoción de la investigación como CNIO & The City, Amigos del CNIO o CNIO Arte. También puso en marcha la Oficina de la Mujer en la Ciencia del CNIO en el año 2012, desde la cual se organizan actos y conferencias para poner en relieve el papel de las investigadoras del centro y promoviendo la toma de conciencia de aspectos fundamentales como la igualdad de oportunidades en la ciencia.

Aunque en centros como el CNIO las mujeres son mayoría, la presencia de ellas en puestos de responsabilidad como la dirección de grupos o de centros es mucho menor, por lo que la labor de grupos de trabajo como la Oficina de la Mujer es clave. Su último logro en la dirección del centro ha sido colocarlo en el primer puesto, según la revista Nature, de centros de investigación de cáncer en Europa.

Centrándonos ahora en su labor científica, podemos decir que su investigación se resume con la siguiente palabra: telómeros. La Dra. Blasco es conocida por el estudio de los telómeros en los procesos oncológicos y en el envejecimiento, liderando el grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO.

¿Qué son los telómeros?

Los telómeros son las zonas terminales de nuestros cromosomas. Están constituidas por ADN y proteínas y su función es proteger el resto del genoma de la posible inestabilidad que pueda sufrir. A medida que envejecemos, nuestros telómeros van perdiendo materia y se acortan. Si lo comparamos con un árbol, del mismo modo que con los años aumentan los anillos de su tronco, los telómeros se reducen. Solo aquellas células que se dividen indefinidamente (células madre) evitan este acortamiento mediante otra proteína que se llama telomerasa. La telomerasa alarga los telómeros evitando ese acortamiento asociado al envejecimiento. En una célula normal, la telomerasa está inactiva y los telómeros se acortan hasta que desaparecen, comenzando el proceso de muerte celular.

¿Cómo se relacionan con el cáncer?

Aunque esta pregunta es mucho más compleja de lo que a continuación voy a decir, podríamos resumir todo el proceso de la siguiente forma. Una célula tumoral es una célula que pierde el norte. Si el ciclo vital de la célula es crecer, reproducirse y morir, las células tumorales “deciden” que, en vez de morir, siguen reproduciéndose alegremente. El resultado es que estas células dejan de ser normales y pasan a ser tumorales, creciendo sin límite y “convenciendo” al resto de células que hay alrededor de apoyar este cambio de vida. Obviamente todos sabemos que esto no es muy bueno para el organismo.

En el caso de estas células que pasan a ser tumorales, los telómeros, que deberían acortarse cada vez más, rejuvenecen. La telomerasa, que está inactiva (al no ser una célula madre), se reactiva y permite que la célula cancerosa no envejezca y pueda seguir dividiéndose a su libre antojo.

El grupo de María Blasco estudia este proceso en cáncer para ver cómo atacando a la telomerasa, se puede evitar que regenere los telómeros y siga la progresión tumoral. Además, existen una serie de enfermedades donde los telómeros vienen acortados “de serie”. Se llaman síndromes teloméricos y el más conocido es la fibrosis pulmonar. A día de hoy son enfermedades que no tienen cura y que, al final, acaban con un trasplante del órgano dañado como única solución.

Aquí es donde el grupo de la Dra. Blasco trabaja con la estrategia contraria: reactivar la telomerasa temporalmente para regenerar los telómeros de esas células defectuosas y devolverlas a un estado normal que no produzca enfermedad.

Muchas de estas tácticas se van a llevar dentro de poco a ensayos clínicos y es donde todo el esfuerzo de los investigadores básicos se ve recompensado. En el CNIO se trabaja día a día para acabar con el cáncer. María Blasco dice que “hemos avanzado mucho, pero tenemos que seguir investigando. La única manera de acabar con la mayor parte de los tumores adultos es evitar que se formen, y eso implica entender bien el proceso”.

Gracias a líderes como ella, la investigación se abre a la sociedad e inspira a miles de personas a seguir ese camino que desembocará en nuevos tratamientos que faciliten la vida a los pacientes y a una mejor comprensión de algo tan complejo como es el cáncer.

La Dra. María Blasco al inicio de una conferencia sobre el papel de los telómeros en cáncer y envejecimiento en la Universidad Francisco de Vitoria.

El 8M en imágenes: una jornada histórica

El 8M ha demostrado una vez más que el feminismo ya es imparable.

Las pancartas invaden la calle. | Foto: Joaquín Reixa

Ayer millones de personas en todo el mundo salieron a las calles a luchar y reivindicar los derechos de las mujeres. Desde que el año pasado, el 8 de marzo de 2018, tuvo lugar el primer paro internacional de mujeres, el movimiento feminista ha tomado las calles de las principales ciudades de España. Este año, ha ocurrido lo mismo.

Millones de mujeres salieron a las calles y en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia las imágenes que han dejado son espectaculares. En Madrid, donde nosotros asistimos, la manifestación salió desde la estación de Atocha subiendo por el Paseo del Prado y Gran Vía para terminar en Plaza de España.

Foto: Joaquín Reixa

En cifras oficiales de la Policía Nacional, 350.000 personas se manifestaron ayer frente a las 170.000 del año pasado que ya dejó unas imágenes de por sí espectaculares. Otras ciudades como Barcelona convocaron a 200.000 personas, 120.000 en Valencia y 50.000 en Sevilla según las mismas fuentes oficiales. En total, más de 6 millones de personas salieron a las calles ayer.

Lo vivido ayer fue algo histórico y es la prueba de que esto ya es imparable.

350.000 personas invadieron las calles de Madrid. | Foto: Joaquín Reixa

Foto: Joaquín Reixa

God is a woman | Foto: Joaquín Reixa

Foto: Joaquín Reixa

Foto: Joaquín Reixa

Foto: Joaquín Reixa

La historia del feminismo #8M

El 8 de marzo es un día histórico para el feminismo. Te explicamos por qué.

Hajar Brown, una actriz española.

Hoy es 8 de marzo. Desde hace años, el 8 de marzo ha sido un día histórico en la lucha feminista de las mujeres que, de diferentes maneras, reivindican sus derechos. Pero, ¿cuál es la historia del 8M?

La primera vez que el 8 de marzo cobró una fuerza especial fue en 1910, cuando se proclamó como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora por Clara Zetkin en la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas que tenía lugar en Copenhague.

Ese mismo día de ese mismo año, se puso en marcha en España el real decreto que autorizaba a las mujeres a acceder a la Enseñanza Superior en igualdad de condiciones que los hombres gracias a la presión de Emilia Pardo Bazán como consejera de Instrucción Pública.

Saltamos al 8 de marzo de 1917, cuando cientos de trabajadoras en la actual San Petersburgo salieron a las calles a protestar en el que hoy se considera el primer día de la revolución bolchevique rusa. Tras cuatro días de protestas ininterrumpidas, el Czar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional se formó permitiendo el sufragio universal.

El año pasado 8 de marzo de 2018 tuvo lugar la primera huelga internacional de mujeres en más de 50 países con millones de mujeres saliendo a las calles a luchar por sus derechos. Los que lo vivimos en las calles de Madrid, pudimos experimentar la fuerza de cientos de miles de mujeres unidas por una causa común.

Hoy vuelve a ser 8 de marzo y todo apunta a que lo que ocurrió el año pasado se va a quedar corto con respecto a lo que las mujeres conseguirán hoy. La huelga ya ha comenzado y ya se puede notar la falta de mujeres en puestos de trabajo; y las manifestaciones de esta tarde convocadas en todas las ciudades van a llenar las calles del mundo de mujeres.

Mujeres en la ciencia: Hedy Lamarr

Hoy empiezo una serie de artículos sobre el papel de diferentes mujeres en la ciencia que no han recibido el reconocimiento que merecen.

Cada día más, se está intentando poner en relieve el papel que las mujeres han tenido a lo largo de la historia de la ciencia. Un papel que ha sido ninguneado sistemáticamente por la sociedad y por los propios científicos. Por suerte y por justicia, ahora se está intentando rescatar a aquellas figuras que hicieron grandes aportaciones al conocimiento y a la técnica. 

Hedy Lamarr ha sido una de las grandes ignoradas a lo largo de los años, aunque últimamente se está volviendo a destacar su papel durante la primera mitad del siglo XX como inventora y como actriz. Por un lado, se la incluyó en el National Hall of Inventors en 2014 y, por el otro, se han hecho documentales (Bombshell: The Hedy Lamarr Story) para traer, a un presente más que necesitado de figuras femeninas en la ciencia y en las artes, su vida y sus aportaciones.

Cuando lees sobre Hedy Lamarr en internet, lo más probable es que aparezca como la inventora del WiFi. Esto no es del todo correcto, pero sí es cierto que gracias al sistema de conmutación de frecuencias que ideó, se han podido originar gran parte de las tecnologías de telecomunicación actuales: WiFi, Bluetooth, GPS… Este sistema fue muy adelantado para su tiempo, dado que no existió la tecnología para llevarlo a cabo hasta la Crisis de los Misiles de Cuba veinte años después. Su propósito inicial no fue su aplicación durante la Guerra Fría, sino contra el régimen Nazi.

Hedy Lamarr nació en el seno de una familia judía en la Austria imperial. En el ambiente previo a la Segunda Guerra Mundial y de la ocupación Nazi de Austria, un fabricante de armas alemán concertó un matrimonio de conveniencia con su familia para así mantenerla a salvo. Sin embargo, las intenciones de Friedrich Mandl eran diferentes. Este hombre, muy relacionado con la cúspide del partido Nazi, se había encaprichado de Hedy tras ver la película Éxtasis. Dicha película fue la que la catapultó a la fama en Europa, dado que fue el primer desnudo completo en un film comercial.

Tal fue la obsesión de Mandl con Hedy, que no la permitía salir de casa sin su consentimiento y compañía. En sus memorias, Lamarr lo definió como una esclavitud. Fue durante esta época cuando se dedicó a retomar su carrera de ingeniera, que había abandonado por la actuación, y a hacer anotaciones de todo lo que su marido desarrollaba.

Harta de cómo vivía, Hedy urdió un plan para escapar de su marido y huir a EE.UU. Para ello, inició una relación con su asistenta y cuando vio la oportunidad, la durmió, se vistió con su ropa y tomó un tren con destino a París. Su vida cambió en ese viaje, dado que conoció a uno de los directores de la MGM y su futuro marido.

Con esta historia parece que Hedy tuvo su final feliz después de todo, pero una vez llegó a EE.UU. comenzó su plan de venganza. Hedy, que había vivido bajo la opresión nazi, decidió poner a disposición del gobierno estadounidense toda la información que poseía sobre las armas alemanas. En aquel momento de la guerra, los aliados tenían un problema con los submarinos alemanes. Estos dirigían sus torpedos de una forma muy certera e imposible de intervenir. Por ello, Hedy ideó el sistema mencionado anteriormente que permitiría interrumpir la señal alemana y teledirigir de manera más precisa los torpedos estadounidenses contra las flotas enemigas.

La historia de Hedy Lamarr es un ejemplo de genialidad y de valentía. Una mujer que se dedicó a las artes cinematográficas rodando unas treinta películas en poco más de veinte años y que redirigió su creatividad e inteligencia hacia el objetivo primordial que demandaba la sociedad en aquella época: acabar con la expansión nazi y ganar la guerra. Sin embargo, cuando se hubo de reconocer su valía, no se hizo.

Ayer, 11 de febrero, fue el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Es un día perfecto para poder recordar a todas las científicas que, como Hedy Lamarr, dedicaron parte o la totalidad de su vida al avance de la humanidad y poner el foco en el gran trabajo que han hecho, y que hacen día a día, todas las investigadoras a lo largo del mundo. 

La situación actual en el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama

En España se diagnostican alrededor de 33.000 nuevos casos al año.

Es crucial poder detectar el cáncer de mama a tiempo| Foto de Chris Liverani

El día 19 de octubre, como cada año, celebramos el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, un tipo de tumor que tendrán el 12,5% de las mujeres a lo largo de su vida. Este es un día para reivindicar muchas cosas. Las protagonistas son ellas, las pacientes, que luchan día a día por vencer cada batalla de la guerra contra esta enfermedad. Luego están sus escuderos y escuderas: los servicios de enfermería, oncología, farmacia hospitalaria, psicología, nutrición… Todas las personas que los componen trabajan por darles las armas y los cuidados que necesitan para luchar contra esta gran amenaza. Ideando todas las armas tenemos a todas y todos los investigadores que se dedican en cuerpo y alma a buscar las dianas y las balas necesarias para tratar esta enfermedad. Por último, y quizás lo más importante, está todo el amor que cada persona, ya sean familiares, amigos, conocidos, etc. dan a las pacientes. Ese amor es el arma más poderosa que puede existir sobre la faz de la Tierra, y es responsable directo de la actitud de la paciente respecto a su enfermedad.

Sin embargo, no todas ganan la guerra, porque no todos los cánceres son iguales. Hoy también es un día para recordarlas, para alzar la voz por todas las guerreras que vivieron un escenario aún más hostil.

Lo mejor para ganar la batalla, aunque creas que aún no te puede tocar, es la prevención. Para ello es muy importante la autoexploración y las revisiones con el ginecólogo. Las mamografías, aunque son muy desagradables, salvan muchas vidas. Para tener toda esta información en un sitio y de manera clara, en la página web de la Asociación Española Contra el Cáncer se expone todo lo que necesitas saber, desde aspectos técnicos y factores de riesgo hasta síntomas y cómo es el cáncer en diferentes etapas de la vida.

Gracias a toda la ayuda que se ha recibido con los años en investigación y a su aplicación en medicina, hoy podemos hablar de muchos avances que son los que engalanan este día.

  • Casos detectados: Han aumentado con los años, gracias al diagnóstico precoz, a la mejor definición de la enfermedad y a la conciencia social.
  • Tasa de pacientes libres de recaída: El cáncer es una enfermedad que algunos científicos definen como cronificable, es decir, que no se puede saber a ciencia cierta si se cura o no pero podemos lograr su remisión. Por ello, el término más extendido es el de “pacientes libres de recaída al finalizar el tratamiento”. Este es el estado en el que el tumor no se reproduce y no se detecta después de haber acabado con todo el proceso. Hoy en día, más de un 80% de pacientes siguen en este estado al pasar 5 años. Y esto es un gran logro.
  • Nuevas terapias: Con el desarrollo de la inmunoterapia, se están consiguiendo prometedores avances que van a dar lugar a nuevos fármacos más precisos y efectivos en un tiempo relativamente corto.
  • Mayor conocimiento de la enfermedad: Tenemos detectados gran cantidad de genes que pueden desencadenar el proceso tumoral y ello nos ayuda a identificar cómo de agresivo puede o no ser. Gracias al cribado que se hace en los hospitales, podemos dirigir las terapias de una forma más exacta y obtener mejores resultados.

Todo esto ha sido posible gracias a la amplia red de asociaciones que trabajan cada día para ayudar a pacientes, familiares, centros de investigación y hospitales. Sin ellos, no ganaríamos tantas batallas, ni se concienciaría a tanta gente. Así que, si alguna vez te has planteado contribuir a esta lucha, hoy es el día perfecto para empezar, ya sea haciendo un donativo a alguna de estas asociaciones o compartiendo su trabajo.

Al final, este ejército no lo formamos unos pocos, sino que se construye con el esfuerzo de todas y todos. #ContigoDamosLaCara