Entradas

Cultura

Mentes Poderosas: la película más incómoda que he visto nunca

Mentes Poderosas es la nueva película adolescente, y nunca antes había sentido tanta vergüenza ajena en el cine.

Ayer fui a ver Mentes Poderosas (The Darkest Minds), la primera parte de lo que parece va a ser una trilogía adolescente distópica basada en la novela de Alexandra Bracken. No he leído la novela, así que voy a juzgar tan solo la película.

En un mundo donde los adolescentes contraen una enfermedad que les da poderes, son llevados a “campamentos” donde les categorizan por colores según sus habilidades. Los verdes, azules y dorados poseen inteligencia superior, sabiduría y control de la electricidad. Los naranjas y rojos tienen poderes más letales y son automáticamente eliminados.

Ruby (Amandla Stenberg), muy triste porque está en un campo de concentración para niños. Esto no se lo podemos reprochar.

Nuestra protagonista, Ruby, es una Naranja que consigue convencer a todos de que es Verde para que no la maten. Y aquí comienza todo. Una vez la trama avanza un poco y se encuentra con el que será su grupo de amigos para el resto del largometraje, al momento sabemos quién es el sujeto de interés amoroso. No porque sea el guapo aspirante a próximo Ryan Gosling con labios de piñón, sino porque Ruby y el chico, Liam (Harris Dickinson), no dejan de flirtear de la manera más incómoda posible.

Había momentos en los que tenía que taparme los ojos de lo incómoda que me sentía: hay una escena incluso en la que se ponen a tope con una sesión en vivo de rol: “Imagina que estamos en la playa… tú tienes unas gafas de sol enormes y estás guapísima. Yo solo puedo fijarme en ti cuando te acercas con el sol en tu piel”. En comparación con esta película, el beso entre Harry Potter y Cho Chang fue una obra maestra del ligoteo adolescente. Incluso las transiciones de Mamma Mia 2 son menos incómodas.

Liam: Gryffindor, guapo, alto y un penas.

Estaría bien si me vendieran la película como un romance, pero se anuncia como Ciencia-Ficción, de los creadores de Stranger Things y Arrival. Pero si toda la película se basa en frases incómodas y momentos forzados entre estos dos chicos, pues oye. Además, en el poco tiempo que Ruby y Liam se conocen ya se crea una relación un poco tóxica por parte de él: se ofende cuando ella se hace amiga de otro chico, le echa en cara que no le bese, se hace el penas… Eso sí, todo acompañado con música muy indie y luces de navidad para darle el toque de Generación Z.

Luego está el malo, que en cuanto aparece ya sabes que va a ser él porque tiene todo el peinado de votar a Ciudadanos. Me encantaría decir unas cuantas cosas sobre este sujeto, pero me temo que el spoiler sería máximo, aunque no sería para tanto teniendo en cuenta que lo ves venir porque el argumento de esta película es de lo más básico.

Clancy Gray (Patrick Gibson), el hijo del presidente. Siempre le dijeron que era muy especial.

En conclusión, es una película bonita a la vista. Tiene canciones chulas, los actores son todos muy guapos y sale una actriz de Juego de Tronos. Pero es predecible, cursi, y no conseguí conectar con los personajes. Lo único que me hizo sentir algo fueron los jalapeños de los nachos que me comí en el cine.

Ciencia

La tecnología de Los Increíbles en la vida real

El universo de Los Increíbles rebosa todo tipo de tecnología nada acorde a su época, pero a día de hoy, ¿podríamos conseguir algo así?

El Raptapantallas, al igual que Síndrome, usa la tecnología para hacer el mal

Hace 14 años, Disney y Pixar se embarcaron en la peligrosa aventura de introducirse en el mundo de los superhéroes. Los Increíbles fue una de esas películas que los de mi generación no olvidaremos, que formó parte de nuestra infancia y que deseábamos que de algún modo continuase. Sin embargo, la espera ha sido larga, llena de mensajes esporádicos y de rumores… ¡aunque al fin los tenemos en pantalla de nuevo! 

La película original de la familia Parr estaba ubicada en un marco temporal que va desde los años 50 hasta los 60, donde transcurre la trama principal. Este detalle se puede observar en el periódico que lee Bob, echando un ojo a la decoración de la casa o a ese deportivo que se compra y que se parece sospechosamente a un Jaguar E-Type. No obstante, el shock temporal que más puede desubicar al espectador es la tecnología que se muestra a lo largo de la trama. Por ello, he hecho una lista con 5 (+1) cosas de la primera película que eran ciencia-ficción en los años 60 pero que hoy en día no lo son tanto.

EL COCHE AUTODIRIGIDO DE MR. INCREÍBLE

El coche de Mr. Increíble es el Tesla del futuro

Actualmente no es raro oír hablar de los coches autodirigidos. Empiezan a ser algo más palpables y un poco menos de ciencia-ficción. Desde los modelos presentados a mediados del s. XX, hasta los actuales desarrollados por empresas como Google o Tesla, ha habido un cambio radical. El vehículo totalmente autodirigido aún dista mucho de ser perfecto y ofrecer todas las ventajas que suponemos que tendrá (mayor seguridad, comodidad, reducción de accidentes y atropellos, etc.), siendo muy sonados los accidentes que han ocurrido a bordo de los Tesla Model S y que han dado un matiz funesto a la compañía. 

No obstante, muchos de los vehículos de última generación comercializados presentan ayudas a la conducción que la pueden hacer semiautónoma. Los controles de crucero (que dejan fija una velocidad) han mejorado incluyendo sensores de aproximación o variaciones del ritmo durante los adelantamientos. También están las alertas por cambios involuntarios de carril que te corrigen la posición del coche. Hay modelos que detectan si has quitado las manos del volante durante un tiempo considerable y dirigen al vehículo al arcén mandando una señal de ayuda. Otros incluso toman las curvas solos.

Quizás la tecnología más evolucionada en este aspecto nos la encontremos en los paquetes de ayudas al aparcamiento donde el coche hace la maniobra solo, sin que nosotros hagamos nada. Hay empresas que incluso han sacado la posibilidad de controlar el coche desde fuera con nuestro smartphone.

Pero aún no han inventado el coche que te vista, como el que tenía Mr. Increíble…

TABLETS CON RECONOCIMIENTO FACIAL

Este año es probable que Apple presente el primer iPad con FaceID

Cuando Mirage contacta con Mr. Increíble, lo hace por medio de un dispositivo que hoy llamaríamos tablet. La película fue estrenada en el 2004, tres años antes de que Steve Jobs presentase al mundo el iPhone. Aunque previamente se había hecho algún intento por conseguir un dispositivo de las características similares al de la película, distaban mucho de la ficción presentada en ella. No fue hasta 2010 cuando Apple presentó su iPad, un modelo con el que guarda cierta similitud el aparato donde Mirage se presenta a Bob. Sin embargo, tenemos que esperar hasta hace muy poco para que le reconocimiento facial sea una realidad en nuestras vidas (aunque de vez en cuando falle). Obviamente no ocurre como en la película, pero sí vemos que el diseño creado por los dibujantes de Disney es muy futurista y se corresponde muy bien con la tecnología actual.

OMNIDROID: IA Y DEEP LEARNING

El Omnidroid tiene una inteligencia artificial tan desarrollada, que toma decisiones propias

La idea de que los robots aprendan y tomen conciencia fue usada en más de una ocasión durante el 2004. La película Yo, Robot protagonizada por Will Smith mostraba una sociedad donde los robots habían desarrollado una inteligencia colectiva y pretendían acabar con los humanos. Un poco menos siniestro, pero igual de maligno es el robot creación de Síndrome, el Omnidroid. Según Mirage, este no solo tiene la misión de destruir todo, sino que aprende durante el camino y contraataca. Esto se engloba en lo que se conoce de forma general como Inteligencia Artificial (IA). En 2004 ya se trabajaba en cosas de este estilo en el campo de la robótica, pero aún distaban (y actualmente distan) mucho de tener unas habilidades como las mostradas en las películas. El deep learning y el machine learning son dos conceptos de aprendizaje enfocados a las máquinas y logrados por medio de la programación. 

Así, si yo le enseño a un robot una muestra de caras de personas, al final lo que esperaré obtener es que, por medio de una serie de patrones, si yo le enseño una cara nueva, reconozca que es una persona. En la película, el Omnidroid se va enfrentando en sus distintas versiones a varios héroes con el objetivo final de destruir a Mr. Increíble. Aprende de ellos para poder ser más eficiente en su tarea.

Al final lo que se hace es generar asociaciones entre conceptos mediante las neural networks. Pretendemos replicar lo que ocurre en nuestro cerebro a nivel artificial. Es como cuando tienes un videojuego en el que hay que superar una serie de niveles y por medio de la práctica, terminas derrotando al enemigo final.

Se trata de una tecnología de enorme potencial y en pleno desarrollo, pero no al nivel que se muestra en la película. El deep learning, por ejemplo, se usa en ciencias biomédicas para hacer análisis de tejidos de cara a identificar estructuras y componentes celulares de manera automática. Así se conseguiría aumentar la velocidad de identificación de células tumorales, de determinadas alteraciones o incluso verificar la reparación de un tejido o ver si un tratamiento está teniendo efecto.

EDNA MODA

Edna Moda es la diseñadora oficial de los trajes de Los Increíbles

Reconozco que Edna es uno de los personajes que más me gustan de la película. No solo por su personalidad, sino por su inteligencia y capacidad creativa. Edna diseña y fabrica supertrajes que puedan resistir de todo: balas, misiles, altas temperaturas, fricción… Su fuerte es idear nuevos materiales. A día de hoy muchas de las cosas que se presentan en la película no existen como tal, pero sí tenemos algunos intentos muy interesantes. Por ejemplo, si hablamos de materiales textiles para controlar cambios de temperatura, los materiales ultratranspirables o el neopreno son dos de los más establecidos. Sin embargo, también hay tejidos ignífugos, como los usados para los trajes de bomberos que soportan temperaturas de más de 200 grados centígrados. Otros, como los de los astronautas resisten el frío extremo del espacio, el casi cero absoluto (-270ºC).

La mayoría de estos tejidos están hechos con fibras de polímeros especialmente diseñados para estos fines. Un ejemplo de estos polímeros, primero con uso militar y que ahora podemos encontrar hasta en zapatillas deportivas, es el Kevlar o poliparafenileno tereftalamida. Es el material del que están hechos los chalecos antibalas, ciertos revestimientos o trajes especiales y accesorios contra impactos y que, sorprendentemente puede resistir más que el acero.

En este caso, la moda de Edna es más propia de una operación militar que de una pasarela, pero también hay tejidos de a pie que tienen algunas de estas características. El elastano o licra es un tejido que se puede parecer al que debería llevar la ropa de Helen (Elastigirl), formado por fibras con forma de muelle que resisten la tensión. Y si hablamos de tejidos para soportar ciertas temperaturas, podemos sacar a relucir los anoraks de plumas o las nuevas chaquetas calefactables.

LA CIENCIA FICCIÓN ARMAMENTÍSTICA DE SÍNDROME

Al no tener superpoderes, Síndrome hace uso de la tecnología

Síndrome es el malo tecnológico. Ante la falta de superpoderes hace uso de su inteligencia para crear todo tipo de aparatos que suplan eso. Muchos de estos están en la delgada línea entre la ficción y la realidad, pero otros son totalmente imaginativos. 

Por ejemplo, sus botas propulsoras, parecidas a las que lleva Iron Man, se pueden parecer un poco a los flyboard actuales y podemos decir que no son totalmente de ficción (aceptemos pulpo como animal de compañía). Pero otras cosas, como los láseres o sus rayos de energía del punto cero, son una ensoñación que queda muy bien en una película de superhéroes, pero totalmente irrealizables actualmente con nuestra tecnología.

Otras cosas, como las armas militares que aparecen, son bastante cercanas a la realidad por desgracia, dado que hoy en día no hay barco de guerra que no tenga unos potentes misiles teledirigidos. De hecho, la realidad supera a la ficción dado que en este campo se avanza mucho, siendo los ataques con drones una de las estrategias más usadas para evitar llevar tropas a una zona y minimizar las bajas de un ejército.

EXTRA: EL ORDENADOR DE BOB

Creo que me dejo alguna otra cosa curiosa por contar, pero estas 5 son las que más me han llamado la atención. Bueno, os dejo con una última perla: el ordenador de Bob en Insuricare. Estamos tan acostumbrados a ver trabajos de oficina con ordenadores que lo habremos pasado por alto. En los 60 se empezaron a producir computadoras, pero no tenían nada que ver con los ordenadores personales que usamos o incluso con el que se muestra en la película. Este se parece más a un PC de los años 90 que al Telesíncro que se fabricaba en España en los años 60 o las Olivetti italianas.

Al tratarse de un objeto cotidiano y no de la avanzada tecnología de los superhéroes o de Síndrome… ¿se trata de un gazapo o está hecho a propósito?

Cultura

Por qué Misión Imposible 6 no debería llamarse así

Hemos visto Misión Imposible: Fallout y nuestra conclusión es que llevamos demasiadas “misiones imposibles” si al final sabemos que siempre son posibles.

Que alguien le deje unas gafas de sol a Tom Cruise.

En Misión Imposible: Fallout, la sexta entrega de Misión Imposible, Ethan Hunt (Tom Cruise) se enfrenta a un error que cometió y que hizo que una misión fracasase. Ethan recorre el mundo en busca de unas bolas nucleares que pueden destruir a gran parte de la humanidad, y solamente él puede hacerlo.

En esta review HAY SPOILERS. Estáis avisados.

Para empezar, la película comienza con una misión que fracasa. Lo que parece un simple intercambio de un maletín lleno de dinero y unas bolas nucleares que parecen Bolas de Dragón o Quaffles de Quidditch, se fastidia. Las Bolas de Dragón son robadas cuando Ethan las lanza por los aires, las deja en el suelo de un callejón oscuro y se olvida de ellas durante unos minutos para salvar a uno de sus compañeros. Y luego se extraña de que le roben las bolas. Ethan, ni siquiera se me ocurriría dejar mi móvil en el suelo de la calle de Madrid; eres un agente secreto, se espera que tengas algo de experiencia en estos temas.

Por culpa de este error le colocan un agente secreto muy guapo que va a acompañarlo todo el rato, básicamente para hacer de niñera. Es, nada más y nada menos, que Henry Cavill con bigote. Y podemos suponer que fue el bigote de esta película el que luego tuvieron que borrar de manera desastrosa en Liga de la Justicia.

Superman con bigote y la jefa frente a la Torre Eiffel para que no te despistes de que todo pasa en París.

Si conoces un poco París te das cuenta de que en esta película se saltan un poco todo aquello del espacio-tiempo. Hay una escena en la que Ethan Hunt está hablando debajo de un puente en Notre Dame y, al terminar, comienza a andar. No hay nada que indique que lleva andando más de dos minutos, pero de repente está en el Palacio Real. No soy experta en París, pero me pareció muy raro porque hace poco estuve y recordaba que estas dos cosas estaban lejos. Bien, pues:

Media hora andando entre el Palacio Real y Notre Dame, gracias Google Maps.

Además, toda la ciudad de París parece desierta. Los agentes secretos hacen “reuniones secretas” en los Jardines del Palacio Real, frente a la Torre Eiffel, al lado de Notre Dame… sitios muy turísiticos. No verás un alma en esas reuniones. Mira que sé que estoy hablando de Misión Imposible, pero esto es lo más inverosímil de toda la película: que no haya un solo instagrammer de fondo en el Palacio Real es la verdadera misión imposible.

Perpendicular in Paris #stripes #throwbacktuesdays

A post shared by 🌍Noah Schnapp🎥 (@noahschnapp) on

La película tuvo algo de fama durante los meses de su rodaje, a causa de un accidente que sufrió Tom Cruise en una escena de persecución en la que tenía que saltar desde un andamio hasta un edificio. El objetivo era llegar hasta el edificio, pero el actor de 55 años se quedó corto y se golpeó. Pues bien, han mantenido esas imágenes. Estad atentos al ver la película.

Algo genial fue la escena de mayor tensión de la película, el final: cuando el helicóptero de Superman está colgando de un acantilado por tan solo un gancho agarrado a la roca. El gancho va cediendo poco a poco, y lo que debería hacernos sufrir (porque si el gancho se cae, la palman Ethan y Superman) tiene a la sala que no sabe cómo aguantarse la risa. Llegado un momento ya dejamos todos de aguantarnos. “¡Venga ya!” era la frase más escuchada. Algo parecido pasaba en muchas ocasiones durante la nueva de Jurassic World. Entendemos que son películas de acción, pero un poco de coherencia no haría daño a nadie.

Misión Imposible hace cinco películas que debería llamarse “Parece Imposible pero todos sabemos que Tom Cruise va a conseguirlo”.

Cultura

Mamma Mia 2: esto es lo mejor y lo peor

Hollywood sabe lo que queremos. Y tanto que lo sabe.

 

Name a more iconic trio. I’ll wait.

Ayer tuve la suerte de asistir al pase de Mamma Mia 2: Una y otra vez, la segunda parte de la película musical con canciones de ABBA. Esto es lo que opino de ella.

Yo, como gran fan de la primera parte, tenía infinitas ganas de verla. Había visto el trailer, que no nos cuenta mucho más de lo que ya sabemos: la historia de cómo Donna (Meryl Streep) llegó a una pequeña isla de Grecia para descubrir su destino. En el camino, se encontrará a tres apuestos jóvenes con los que pasará unos agradables momentos y, poco después, descubrirá que está embarazada. Vamos, la película 1.

En lugar de inventar una segunda parte por completo, la película te cuenta más a fondo lo que sabemos de este personaje a través de flashbacks. Además sabremos un poco más qué le depara el futuro a Sophie (Amanda Seyfried) y cómo afronta los obstáculos de su vida.

Lo mejor: El respeto a los personajes principales en sus interpretaciones de jóvenes. Donna, Tanya (Christine Baranski) y Rosie (Julie Walters) y los tres pretendientes tienen perfectos actores que encajan a cómo podrían haber sido de jóvenes. Incluso sus voces y acentos son similares, si la ves en versión original.

Tanya es mi personaje favorito (lo siento, con Christine Baranski soy totalmente imparcial) y no me ha decepcionado. Sus frases son maravillosas. Cher, que se hace de rogar para salir en pantalla, también brilla. Y el final es apoteósico, increíble, para ponerse de pie y aplaudir.

Rosie, Sophie y Tanya, siendo muy amigas y fabulosas

Lo peor: Las transiciones de futuro a presente. Esto es algo personal, pero hay transiciones extrañas que parecen querer presumir de gran habilidad con la cámara y edición, pero que son forzadas y excesivas. A veces es mejor optar por una opción más sencilla. Además, se nota que todo se ha grabado en un estudio y hay chromas bastante mejorables.

Peca un poco de pastelosa. Es un bonito homenaje a Mamma Mia, pero sí que hay momentos en los que se pasan con el azúcar los fuegos artificales.

Donna y Bill de jóvenes dándonos envidia

¿Irás a ver Mamma Mia: Una y otra vez o eres de los que prefieren quedarse en casa viendo series? Hagas lo que hagas, tienes la banda sonora de Mamma Mia 2 en Spotify para escucharla, así que al menos eso que te llevas.

Cultura

Ocean’s 8 – No echarás de menos a George Clooney

El empoderamiento femenino en todo su esplendor.

 

Las Ocean’s 8 en la primera imagen que se vio de la película

Ocean’s 8, dirigida por Gary Ross, es la nueva secuela de la conocida Ocean’s Eleven. Con un reparto bien cargado, nueva trama y giros no tan innovadores, la película tiene sus más y sus menos. Esta es mi opinión de Ocean’s 8.

Para empezar, me encantaría aclarar que de secuela tiene poco. Sí, es cierto que de vez en cuando hacen alguna referencia al personaje de George Clooney o a las películas anteriores, y es cierto que hay un robo con un gran equipo de gente talentosa; pero más allá de eso la película puede verse sin ninguna necesidad de ver las tres primeras.

Lo primero que nos llama la atención es el reparto: Sandra Bullock y Cate Blanchett hacen un dúo que nada tiene que envidiar al de Clooney y Pitt, no vais a echarlos de menos. Helena Boham Carter y Sarah Paulson bordan los papeles y sorprenden Anne Hathaway y Rihanna: la primera por interpretar el papel de actriz superficial y hacer que, siendo Anne, odiemos al personaje; la segunda porque había mucho hype desde Battleship y, la verdad, le ha salido bien la jugada. Aparte del reparto principal, hay muchas, muchísimas sorpresas a lo largo de la película que no revelaré para no arruinarlo.

El equipo en pleno análisis del plan

En cuanto a la trama, he oído por ahí que “el robo es menos espectacular que en Ocean’s Eleven y que eso es decepcionante”. A mí me parece que todo lo que ocurre tiene sentido, no está exagerado, tiene cohesión. No ocurre en Las Vegas, no es robar tres casinos: el objetivo de este robo es un collar de diamantes valorado en 150 millones de dólares, durante la MET Gala en Nueva York. Tanto el escenario y el objeto de robo son más pequeños en cuanto a tamaño, así que me parece razonable pensar que las maniobras serán más comedidas, pero no por ello menos calculadas.

También he leído algunas críticas que hablan de que “las estafadoras salen muy guapas y a la moda“, y me encantaría señalar que:

1. Van a robar en la MET Gala, normal que salgan “a la moda”. Para quien no sepa qué es la MET Gala, os dejo la cita de Wikipedia aunque podríais ir a buscarlo vosotros mismos:

La Gala del Met o la Costume Institute Gala es un evento benéfico que da inicio a la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York (…). La fiesta es co-dirigida por Anna Wintour, editora de la revista Vogue, y unas personalidades honorarias que varían cada año. (Wikipedia)

2. También George Clooney y Brad Pitt salían estupendísimos y no creo haber leído eso en una crítica, así que estaría bien dejar de utilizar ese argumento para determinar si la película es buena o mala.

El tono de comedia, las transiciones gráficas y la edición con la música fueron elementos que me gustaron mucho. Salí de la sala encantada, con ganas de más. Llegará a las salas de cine españolas el 6 de julio, ¡ya me contaréis qué os ha parecido!

Cultura

Por esto La Jungla de Cristal es la mejor película de acción

Hay muchos que no se aclaran con el concepto: ¿Es La Jungla de Cristal una película de acción con humor? ¿Una comedia con acción? Una u otra, la película de John McTiernan es la mejor de su género.

 

La Jungla de Cristal es la mejor película de acción.

Antes de comenzar a explicar por qué, quiero que quede claro que esto es solo mi opinión personal. No soy yo crítica de cine experta (aunque saqué muy buena nota en la asignatura de Análisis de Cine, todo hay que decirlo). Solo soy una chica, de pie frente a unos lectores, pidiendo que amen su película favorita. 

Un principio maravilloso. Te presenta al personaje principal: John McClane (Bruce Willis): un policía que vuela a Los Ángeles a ver a su mujer. Un tipo duro con pistola pero que también lleva un oso de peluche gigante. En los primeros minutos le cuenta al chófer de su transfer su situación sentimental y laboral, y con esa información ya tenemos unos cuantos ingredientes con los que empezar. Además, un detalle muy cuqui, la primera persona que habla en la película es un irrelevante que no volverá a salir en toda la película. Sin embargo, dice dos cosas muy importantes: nota que John McClane tiene miedo a las alturas y le da la solución para aliviarse, que es quitarse los zapatos y calcetines y frotar los pies en una alfombra.

John McClane llega al edificio Nakatomi Plaza, donde trabaja su mujer. Nada más y nada menos que el piso 30. Para nada alto, no, qué va. Su mujer como que se alegra de verle pero luego recuerda que estaban peleados, así que le deja en una habitación para que se calme. Entonces John McClane se acuerda que el mejor modo de calmarse es quitándose los calcetines y acariciando la alfombra con los pies. Sorpresa: esto funciona tanto como colocar un cuarzo rosa entre el ordenador y tu persona para no recibir las ondas electromagnéticas de la tecnología, es decir, nada. Pero el chaval está descalzo y esto es lo que nos importa.

¡Es entonces cuando los malos entran en acción y él se ve obligado a esconderse para poder salvar a todo el mundo! Y claro, no le da tiempo ni a ponerse zapatos con las prisas y el susto. Y aquí llegamos a un elemento importante de esta película: el malo malísimo. Porque sí, hay malos muy malos en la historia de los malos: tenemos a Donald Trump, a Mojo Jojo, a La Bruja Aburrida… pero aquí el papel de antagonista es Hans Gruber, interpretado por nuestro amado y querido Alan Rickman, en su primera película.

Alan Rickman interpretando a Hans Gruber.

El guion es redondo, todo lo que ocurre es por una razón. Si al principio nos han presentado a un protagonista con miedo a las alturas y descalzo, es porque se tendrá que enfrentar a un suelo lleno de cristales rotos en un piso 35. Esto es algo que echo mucho de menos en las películas de acción: se descuida el guion y la trama porque pum pum, golpe aquí, explosión grande, nadie se entera de qué pasa. ¡Y yo sí que estoy pendiente!

Además de que los planos que se utilizan son demasiado fabulosos. En películas “serias”, de género drama, los planos se utilizan muy a conscincia. Es otra cosa que veo que se descuida en películas de acción. Pero mirad esta flipada de plano que hasta ha salido en una clase de mi carrera y yo no pude estar más feliz aquel día:

El plano holandés es una técnica tan antigua como las bolsas de naftalina del armario de tu abuela, pero se usa relativamente poco. Consiste en torcer la imagen. Ya está. Con esto se consigue que (depende del grado del ángulo) el espectador entienda que “algo no va bien”. El espectador se cuestiona lo que está viendo, porque no es un ángulo natural. En esta escena concreta, John McClane le está dando una pistola a Hans Gruber, pensando que es de los buenos; mientras los espectadores estamos gritándole a la pantalla “Pero John, ¿en serio te estás fiando de este tío? ¡Que es Severus Snape, que ni Albus se fiaba!”.

Plano holandés en La Jungla de Cristal.

Tampoco es plan de destriparos el final, aunque hay como cuatro películas más así que podéis imaginar que John McClane saldrá de esta. Pero para saber cómo, tendréis que averiguarlo vosotros mismos. Y como recomendación personal, nunca veáis La Jungla de Cristal 2. Esa os la podéis saltar.

Cultura

Hemos visto Jurassic World: Fallen Kingdom y esta es nuestra opinión

Mucho dinosaurio y pocas nueces.

La vida siempre se abre camino. O eso es lo que decía Ian Malcom (Jeff Goldblum) en Jurassic Park, la primera película de la franquicia. Veinticinco años más tarde, con el estreno de Jurassic World: Fallen Kingdom, parece que la historia no ha cambiado mucho. Y es que los dinosaurios vuelven y son cada vez más realistas, pero el hilo argumental se va perdiendo con cada nueva entrega.

Maisie Lockwood (Isabella Sermon) es parte del plot twist más innecesario del cine.

Tres años después de la caída de Jurassic World a costa de la creación de un dinosaurio modificado genéticamente, el Indominus Rex, el volcán sobre el que se asienta la isla Nublar está a punto de explotar. Y efectivamente, los dinosaurios que escaparon y que ahora viven libres en la isla están amenazados con la extinción; y como no podía ser de otra manera, los héroes de la anterior película son los únicos que pueden salvarlos.

Sin embargo, el argumento al completo es un cliché y refuerza contantemente la idea de que no estamos viendo nada nuevo. Vuelve el caos por los dinosaurios, vuelven las modificaciones genéticas para conseguir más dientes y garras más afiladas, vuelven los estereotipos y vuelven los finales esperadísimos. Da la impresión de que una película de Jurassic Park/World no puede ser parte de la saga si no aparece un deux ex machina del T-Rex atacando a otro dinosaurio/humano y rugiendo después. Y en esta película no pasa solo una, si no dos veces. Y hablando de los rugidos, es interesante ver como si los dinosaurios decidiesen lanzarse a atacar en lugar de detenerse un largo momento a rugir primero, todos los protagonistas estarían en apuros de verdad. De momento siempre sabemos que ese rugido les dará el tiempo suficiente como para esconderse.

El deux ex machina por excelencia en esta saga

Cuando entras al cine a ver una película del universo jurásico, esperas en cierto modo ver la magia de las grandes selvas donde todo tipo de criaturas corren en libertad y acechan en cada arbusto. Reconozco que quizá esto sea únicamente un deseo personal, aferrándome al concepto de las primeras películas, pero el hecho de que literalmente la mitad de esta película transcurra en el sótano de una mansión hace que el sabor de la historia de los dinosaurios se pierda. Se echa en falta el volver a una historia más simple, donde los dinosaurios vuelvan a ser dinosaurios en lugar de las “armas biológicas” que se empeñan en crear los malos todo el tiempo. Y sí, soy consciente de que todos los dinosaurios de estas películas son en sí mismos experimentos genéticos, pero en cierto modo conservan un aspecto “natural” que desaparece completamente en las nuevas creaciones del laboratorio. Una creación, por cierto, que a pesar de moverse destrozando todo a su paso, cuando se encuentra (probablemente por primera vez en su vida) con una ventana, sabe de manera instintiva que bajando el pomo esta se abrirá. ¿En serio? Se decía que la visión que quería darle J. A. Bayona, el director, a esta historia era mucho más oscura y realista; pero realmente las escenas que dan a entender esto parecen más sacadas de un crossover con el universo de Batman que con el terror que, en su momento, consiguió la película original de la saga. Y ya por terminar, aprovechando que estoy modo hater, el plot twist de la película es parte de una micro historia completamente innecesaria y secundaria que realmente da la sensación de estar ahí para poner un tick en la casilla de plot twist.

¿Es Batman o un Indoraptor?

Con todo y con eso, la película no deja de ser un buen entretenimiento para todo el mundo que presume con derecho de unos efectos verdaderamente buenos y una fotografía muy interesante en determinados momentos. Además, spoilers al margen, el final deja la puerta abierta de una manera muy interesante para la siguiente entrega que realmente hace que me pregunte cómo lo resolverán. A pesar de todo, tanto tú como yo sabemos que vas a verla en algún momento porque no es fácil evitar la tentación de ver cine comercial, así que ya que vas, disfrútala; que esa es la mejor manera de verla.