Entradas

Necesitas conocer el KIA XCeed

Conducir el KIA Xceed por las calles de Berlín es toda una experiencia.

El KIA XCeed | Foto de Sergio Olmo

Hace unos días recibí una propuesta de KIA: “¿Qué te parecería viajar hasta Berlín para probar nuestro nuevo coche?” Obviamente dije que sí.

KIA acaba de actualizar su gama más famosa, la C, con el nuevo KIA XCeed, La gama C es de las más utilizadas del sector en la actualidad, así que una renovación era de agradecer. En este caso, el XCeed se trata de un crossover urbano con las ventajas de un SUV y a la altura del ProCeed, el modelo más deportivo.

KIA define este nuevo modelo como un coche muy “europeo”, ya que ha sido diseñado y producido en el continente, así que viajar a Berlín para probarlo era la excusa perfecta. En apenas 24 horas vivimos una ruta turística por la ciudad, conduciendo por nuestra cuenta de lado a lado, y conociendo rincones tanto famosos como ocultos de la ciudad. Desde la famosa Puerta de Brandeburgo, hasta el Gasometer Schöneberg (un esqueleto metálico de un antiguo depósito de gas), pasando por el Parkhaus Neukölln (un parking urbano reconvertido en espacio de arte).

Foto de Joaquín Reixa

El coche en sí es toda una experiencia. Aunque hay más opciones, nosotros pudimos ver la versión blanca, azul, naranja y amarilla; pero con diferencia fue esta última la más espectacular. Especialmente porque este modelo es el único que tiene un interior con detalles a juego con el color exterior. En el interior, además, destaca una enorme pantalla táctil de casi 11 pulgadas con navegador integrado, un sistema de sonido JBL de alta calidad y un increíble techo solar panorámico.

A nivel seguridad al volante, el KIA XCeed está cargado de detalles. Cosas como el aviso de límite de velocidad, la advertencia de colisión con otros vehículos (incluido en ángulos muertos de visión), la asistencia para mantenimiento autónomo en el carril, o el sistema de estacionamiento con asistencia son algunas de esas características que convierten al coche en un modelo de última tecnología.

Uno de los puntos que, sin duda, se quedan pendientes es respecto a las emisiones. Para un vehículo pensado especialmente para ser utilizado en ciudad europea, y viendo las cada vez mayores restricciones de conducción en los centros de ciudades para reducir la contaminación, nos sorprende que el KIA XCeed no sea, como mínimo, un híbrido eléctrico.

Hemos preparado una breve pieza en IGTV que resumen a la perfección la experiencia. Puedes verla aquí.

Así es Enigma, el show de Lady Gaga en Las Vegas

El repaso de la carrera de Lady Gaga con algunos momentos cringe incluidos.

He hecho un viaje en avión de 18 horas (con escalas) hasta Las Vegas solo para ver a Lady Gaga. Soy muy fan, sí; y Gaga anunció en diciembre de 2017 que iba a tener un show residencial en Las Vegas, Enigma, así que tenía que ir a verlo.

Técnicamente su primer show residencial fue en marzo de 2014 con el Live at Roseland Ballroom, en Nueva York; pero fue algo puntual y relativamente pequeño. Pero Enigma, como Lady Gaga ha llamado a su residencia, es algo más.

El show tiene lugar en el MGM Theater, en el hotel MGM Park, un espacio sorprendentemente grande para encontrarse en el interior de un hotel; totalmente adaptado para los shows que dará Gaga durante los próximos dos años. Además del show de Enigma, la artista va a ir alternando algunas actuaciones de la versión Jazz & Piano, que será algo más acústico y relajado.

Pero volvamos a Enigma, ¿merece realmente la pena? Lo cierto es que en mi caso cogí las entradas con bastante antelación (el mismo día que se pusieron a la venta), con lo que pude asegurarme un precio relativamente asequible de 200$. Y digo asequible porque, aunque no lo sea, las entradas llegaron a subir a 9.000$ la noche antes del segundo show de Enigma, el que yo asistí. Contando con que vas a tener que invertir un mínimo de 200$, además del vuelo hasta Las Vegas, el alojamiento y la comida, lo cierto es que ver el show de Gaga te va a salir caro. Las Vegas es una ciudad increíblemente cara donde todo tu entorno te invita a consumir y a gastar más dinero, y cada gasto viene acompañado de algún impuesto extra y de las inevitables propinas estadounidenses.

Enigma es un repaso por los diez años de carrera musical de Lady Gaga, camuflados en una narrativa en la que Gaga y sus músicos quedan atrapados en una simulación y deben escapar de ella con la ayuda de Enigma (si seguisteis de cerca el disco y la promo de Artpop, Enigma es el personaje que te guiaba en la app de Artpop).

Todo el show tiene una estética oscura, futurista y con un toque de neones de vez en cuando; acompañado en todo momento por lo numerosos cambios de looks de Gaga y alguna sorpresa (robótica) sobre el escenario. La realidad es que, a pesar de adorar a Gaga y considerar que es una de las grandes artistas y creativas de nuestro siglo, por primera vez en uno de sus shows hubo momentos cringe, es decir, que generaban un poquito de vergüenza ajena. Bien porque son los primeros shows o bien porque Gaga debe estar un poco cansada de ir cada día de un lado a otro a recoger premios o hacer promos de las películas, series, canciones, etc. que esté haciendo en ese momento, hubo momentos donde se le veía un poco agotada en el escenario o donde algunas cosas no cuadraban bien, como la sincronización en la conversación entre Gaga y Enigma.

Si tienes el dinero y eres muy fan de Lady Gaga, ve a ver Enigma. Es un show de dos horas increíble, con uno de los mejores sonidos en directo que he escuchado jamás y que, como todo lo que hace Gaga, es una auténtica obra de arte.

Review: Ralph Rompe Internet

Salir de las máquinas recreativas es lo mejor que le ha pasado a Ralph

La manera en la que internet está representada en esta película es uno de sus puntos más fuertes.

El pasado domingo 18 de noviembre, Disney presentó su nueva película Ralph Rompe Internet en un pase exclusivo en los cines Capitol de Madrid. Antes que en ningún otro lugar del mundo, los asistentes pudieron disfrutar de la película en todo su esplendor.

Todo tipo de celebrities, influencers, medios y profesionales del sector acudieron al evento, encontrando en sus asientos un gracioso primer guiño a la película: tenían que aceptar las cookies; pero en este caso eran una pequeña caja de cartón con un botón que, al presionarlo, desvelaba un par de cookies (galletas) reales para disfrute del espectador. Mucho más de agradecer que las cookies de las páginas web.

Toni Aguilar fue el maestro de ceremonias de la presentación, que tras una pequeña introducción dio paso al videoclip de la canción original Slaughter Race, interpretada en España por la artista Melo Moreno (a quien entrevistamos recientemente en Omglobalnews). La canción oficial de la película, que todos los espectadores podrán escuchar durante los créditos, es un envoltorio electrónico perfecto para un película totalmente basada en internet como Ralph Rompe Internet.

Tras la intervención de Melo, y para sorpresa de todos, los dos directores y el productor de la película salieron a escena. Rich Moore, Phil Johnston y Clark Spencer hicieron un rápido repaso del proceso creativo detrás del proyecto, algo que nosotros ya habíamos podido vivir de primera mano en los estudios Disney de Los Angeles. Y con ello, comenzó la película.

Cada detalle de internet está adaptado a una situación real.

Ralph Rompe Internet retoma la historia de Ralph y Vanellope seis años después de los acontecimientos de la primera película. Ambos viven vidas perfectas en el salón recreativo de Litwak pero que, con el tiempo, han comenzado a volverse rutinarias. Para Ralph esto es algo ideal, pero Vanellope quiere más. Ya se conoce las pistas de su juego de carreras como la palma de su mano y necesita un nuevo reto. En un momento dado el volante del juego se rompe y para evitar que desconecten la máquina, Ralph y Vanellope deciden adentrarse en internet con el objetivo de hacerse con un volante en eBay.

Con esto se da pie a la aventura que ambos viven en una increíble versión de internet. Los artistas detrás de la película han conseguido trasladar a la perfección cada elemento de la red a un universo físico y palpable. Los tweets, por ejemplo, son pájaros azules que sueltan mensajes, los molestos anuncios pop-up son vendedores de la calle que te persiguen allá donde vayas, o el algoritmo de una famosa plataforma de vídeo está personificado en un personaje que en cada escena siempre lleva un look cambiante a la moda. Todo está pensado una y mil veces hasta el punto en el que la historia casi adopta un segundo plano para el espectador, que solo quiere conocer más y más rincones de la adaptación de internet a este mundo.

Muchas de las voces de las princesas originales se han reunido de nuevo para esta película.

Sin duda alguna, uno de los momentos más divertidos tanto de los tráilers como de la película es la intervención de las princesas Disney. Es sorprendente como Disney ha sabido mirarse a sí misma desde fuera y plasmar su lado más afilado en esta película. Por ejemplo, ver a Bella reconocer indirectamente que su historia parte de un secuestro es algo que no te esperas. En general todo el mensaje de las princesas parte de un punto feminista y absolutamente empoderador para las más pequeñas; y es algo que se agradece enormemente.

Ralph Rompe Internet es probablemente una mejor película que la primera entrega, y con una moraleja nunca antes vista en un trabajo de Disney. Muy pocas veces el estudio ha sacado segundas partes y en muy pocas películas todo el público aplaude a lo largo de varios momentos; y esta película cumple ambas cosas. Todo en ella es entretenido y divertido, como por ejemplo los miles de easter eggs y cameos que podréis encontrar a lo largo del largometraje. En la versión en castellano hay también pequeñas intervenciones de algunas personalidades de internet que ponen voz a algunos personajes. Porexpan (Paloma Gil), redactora en este medio, tiene un pequeño cameo que os animamos a intentar encontrar. Y quedaos hasta el final de los créditos, porque encontraréis algo que sin duda no esperáis.

Ralph Rompe Internet se estrena en los cines el 5 de diciembre y, creedme, no os la queréis perder.