Entradas

El gran impacto del movimiento #FreeTheNipple de la youtuber Melo Moreno

El movimiento revolucionario que cambiará la política de Instagram.

La youtuber Melo Moreno (Yellow Mellow)

Ya lo comentábamos hace unos días en el artículo y entrevista con la youtuber Melo Moreno, y es que la foto en la que sale con otras tres mujeres enseñando los pezones sigue publicada en su cuenta de Instagram.

¿Por qué es algo digno de mención? Instagram censura desde sus orígenes cualquier contenido que muestre el pezón femenino; aún no tratándose de contenido sexual. ¿Una foto artística de un pecho masculino al aire? No hay problema. ¿De una mujer? La publicación se eliminaba casi al instante bajo el pretexto de que incumplía las políticas de la aplicación.

El movimiento #FreeTheNipple (literalmente, libera el pezón) tiene ya un tiempo, e incluso Instagram ha llegado a justificarse diciendo que es una medida necesaria para que las tiendas de aplicaciones desde donde la app puede descargarse no la limiten a un público adulto o directamente la eliminen, como sería el caso en la App Store de Apple. Pero la pregunta es, ¿por qué un pezón femenino se considera algo sexual y el masculino no?. -Omglobalnews.

La famosa publicación muestra cuatro mujeres disfrutando en la piscina. | Foto de Jonan Wiergo

Lo más increíble de esta foto, que surgió sin ningún objetivo político, es que siga posteada. Instagram tiene una política muy estricta sobre los pezones femeninos y ya debería haber sido eliminada. Fue eliminada de la cuenta original del fotógrafo, Jonan Wiergo, y está siendo eliminada de todos aquellos que comparten la publicación en Instagram Stories. Que la foto haya roto el algoritmo y que no haya sido eliminada manualmente por Instagram se ha hecho eco en los medios de comunicación.

La Vanguardia

Melo Moreno, antes conocida como Yellow Mellow en la red, ha puesto en jaque a Instagram. La youtuber y cantante compartió este fin de semana una imagen artística con su pareja y unas amigas en una piscina de Tenerife.

Los 40

Y es que la conocida youtuber está harta de que esta red social no deje que las mujeres enseñen el pecho en su totalidad cuando sí se lo permiten a los hombres. Es por eso que la también cantante ha publicado una imagen en la que aparece con sus amigas en una piscina, apretando sus senos contra el cristal para simular un pecho masculino.

Periódico ABC

En apenas dos días la imagen cuenta con casi medio millón de «me gusta» y el contenido se ha viralizado hasta hacerse visible también en los medios de comunicación.

Revista CUORE

A pesar de que algunos usuarios han criticado la actuación de Melo Moreno, muchos son los que la han aplaudido convirtiéndose en la imagen con más interacciones de su perfil. 

Periódico 20 minutos

Dos días después y la foto continúa sumando likes y comentarios. Dulceida, Irene Montero, Patry Jordan o Itziar Castro son algunos de los rostros conocidos que han apoyado la idea. Hay usuarios que no paran de entrar en la cuenta de Moreno para comprobar si la imagen perdura. Y ahí sigue con más de 15.000 comentarios.

También hablamos de la repercusión de la fotografía en el podcast de Los Destacados de Omglobalnews, en el que además pudimos hablar con Melo Moreno y hacerle una breve entrevista por teléfono sobre la misma.

La youtuber quiso aclarar todo sobre la foto: desde cómo surgió, el proceso de producción y cómo ganó más importancia conforme iban pasando los minutos y la plataforma de Instagram insistía en borrarla.

Instagram por el momento no se ha posicionado, no ha dicho nada públicamente sobre esta publicación. Desde nuestra experiencia con la plataforma, que la foto no haya sido eliminada del perfil de Melo todavía pero sí del reto es una decisión humana. Habrá que esperar para ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Hablamos con Melo Moreno de la foto con los pezones censurada en Instagram

Más de 24 horas después, la polémica foto resiste sin haberse eliminado.

La famosa publicación muestra cuatro mujeres disfrutando en la piscina. | Foto de Jonan Wiergo

Algo pasó ayer. Un debate que llevaba tiempo abierto y que, en apariencia, parecía perdido, ha vuelto a ganar fuerza a ritmos agigantados. Una fotografía subida ayer a Instagram enseñando los pezones de cuatro mujeres lleva más de 24 horas publicada.

¿Por qué es algo digno de mención? Instagram censura desde sus orígenes cualquier contenido que muestre el pezón femenino; aún no tratándose de contenido sexual. ¿Una foto artística de un pecho masculino al aire? No hay problema. ¿De una mujer? La publicación se eliminaba casi al instante bajo el pretexto de que incumplía las políticas de la aplicación.

El movimiento #FreeTheNipple (literalmente, libera el pezón) tiene ya un tiempo, e incluso Instagram ha llegado a justificarse diciendo que es una medida necesaria para que las tiendas de aplicaciones desde donde la app puede descargarse no la limiten a un público adulto o directamente la eliminen, como sería el caso en la App Store de Apple. Pero la pregunta es, ¿por qué un pezón femenino se considera algo sexual y el masculino no?

Ante esta situación, una publicación (encabezando este artículo) que se hizo ayer en la cuenta de la conocida youtuber Melo Moreno (Yellow Mellow) mostraba cuatro mujeres sin camiseta disfrutando de un baño en la piscina. Y sí, se veían sus pezones. La publicación lleva más de 24 horas sin eliminarse, más de 380.000 me gusta y más de 13.000 comentarios. Algo impensable en la app de Instagram.

El autor de la foto, Jonan Wiergo, publicó la misma foto momentos antes y en poco más de media hora la publicación estaba eliminada. Lo mismo ha ocurrido con las miles de personas que han compartido la publicación sumándose al movimiento, resubiéndola a sus perfiles o a los stories de la plataforma. Prácticamente todas han sido eliminadas; excepto la de Melo. ¿Cómo ha ocurrido todo esto? Hemos hablado con Melo para escuchar la historia.

Melo:

La foto se hizo sin ninguna intención; estábamos en la piscina tranquilamente sin la parte de arriba del bikini (habíamos pedido permiso antes). Estábamos apoyadas en la pared de cristal transparente de la piscina y cuando Jonan llegó dijo que había una muy buena foto. Jana y Vero, de Oh!Mamiblue, se unieron a Lucía y a mí e hicimos la foto.

Al verla empezamos con la coña de “¿la subimos a Instagram?” Pero sin ninguna intención, realmente. Jonan editó la foto, le encantó, y la subió a su perfil. Y ya está; sin intención de nada más. En el perfil de Jonan llegó a las 600.000 impresiones y la gente se volcó en apoyar la imagen. Pero a los 40 minutos le borraron la foto.

Y ahí fue cuando dijimos, no puede ser. ¿Por qué? Jonan decía que él sube muchísimas fotos sin camiseta y a él no le dicen nada, así que ¿por qué nosotras por tener un pezón más grande va a tener que ser diferente? Pero es que esto tiene un mensaje más profundo que querer enseñar por enseñar. Yo no quiero enseñar mis pechos cada día en Instagram. Pero tiene una connotación detrás que es la que intentamos eliminar. Parece que cuando una mujer pide a gritos ser libre es ofensivo para mucha gente.

Decidimos resubir todas la foto para ver qué pasaba, pero no me esperaba nada de esto. Se me ocurrió pedirle a la gente que compartiesen la foto como pudieran para ver si Instagram colapsaba ante tantos pezones. Y parece que lo ha hecho.

Hay gente que dice: “No, es que las mujeres tenéis los pechos más grandes”. Tronco, hay hombres que tienen los pechos muy grandes, incluso más que muchas mujeres, con lo que ese razonamiento no me vale. Hay otra gente que dice que los pezones femeninos son excitantes para la actividad sexual de la mujer y los de los hombres no; y es como “a ti nunca te han tocado bien los pezones entonces”.

Creo sinceramente que hemos roto Instagram; porque hay tanta gente subiendo la foto, tantísima, que algo ha debido pasar con el algoritmo para que después de un día entero no se haya borrado aún.

Veinticuatro horas después, Instagram no se ha posicionado. La foto sigue pública y la red social no ha dado motivos por los que no ha sido eliminada frente a otras o incluso de si esto afectará a su postura y políticas respecto a la censura del pezón femenino.

Muchísimas personalidades públicas están ya sumándose al movimiento, compartiendo la publicación y tratando de concienciar a una sociedad de que la diferencia entre los pechos de hombres y mujeres está solo en ojos del que la ve. Una cosa está clara: free the nipple.

YouTube censura un vídeo sobre la copa menstrual por “resultarles violento y ofensivo”

“He recibido comentarios diciéndome que enseñar la sangre de la copa menstrual es asqueroso e innecesario, especialmente desde que el vídeo se viralizó. Creo que es urgente romper el tabú y liberarnos de la vergüenza”

El pasado 13 de julio, Ana Cerezuela (conocida como Terafobia en redes sociales), subía un vídeo a YouTube sobre la copa menstrual. En él, contaba su experiencia con la copa y respondía preguntas variadas: por qué es una alternativa a otros productos de higiene íntima, cómo se utiliza, cómo se esteriliza, su precio medio, o cuánto dura.

Es posible que hasta ahora no hayáis oído hablar de la copa menstrual como alternativa a los tampones y compresas. Yo misma no supe lo que era hasta hace un par de años. Se trata de un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. Cuenta con varias tallas, formas y distintos niveles de rigidez y no hay mucha información sobre ellas.

Ana fue notificada ayer, día 2 de septiembre, de que el vídeo había sido retirado de manera manual tras su revisión, por incluir “contenido violento o gráfico que parece haberse publicado con fines ofensivos, sensacionalistas o irrespetuosos”.

Aviso de YouTube recibido por Ana sobre la violación de normativa de la Comunidad

No parece haber duda de que el vídeo ha sido eliminado por un clip en concreto, en el que se mostraba la copa menstrual recién extraída de la vagina, sin que esta última se viese lo más mínimo. En el clip aparecía la copa con sangre, y esto ha causado mucha controversia. ¿Cómo es posible que un vídeo que habla sobre la menstruación y sus productos higiénicos cause controversia y revuelo cuando la mitad de la población tiene el periodo?

“Es necesario hablar de la regla en Internet porque nos han enseñado toda la vida a no hablar de ella”, afirmaba Ana en sus stories de Instagram ante la noticia de censura.

Cuando yo fui al colegio, un día en primero de la ESO nos dividieron en chicas y chicos, y a las chicas nos explicaron por encima qué era la menstruación y nos dieron tres tampones y unas compresas. Cuando nos venía la regla en clase y no teníamos compresas teníamos que preguntar muy bajito a nuestras compañeras si podían darnos una y, si te venía y por alguna razón manchabas los pantalones o la silla, aquello era motivo de burlas y risas entre los chicos.

Desde pequeños se nos ha enseñado que tener la regla es algo que hay que esconder, no hay que hablar de ello. A nadie le interesa que tengas la regla, que te duela todo el cuerpo una vez al mes o que incluso el dolor te cause náusas. Es algo que hay que llevar en silencio porque “la regla da mucho asco”.

Entre varias personas hemos asesorado a Ana sobre cómo actuar para que YouTube reconsidere subir el vídeo, y he aprovechado para hacerle algunas preguntas sobre el mismo:

PREGUNTA: ¿Por qué hiciste un vídeo de la copa menstrual?

ANA: Para empezar, porque cuando yo intenté informarme sobre la copa eché en falta un vídeo así, que me hiciera entender completamente cómo es utilizarla. La información que tenemos, además de que no se nos da (tenemos que ir a buscarla si la queremos), es poco precisa, dispersa y a veces contradictoria. Y la copa es un invento que a mí me parece revolucionario para la salud de muchísima gente.

Hay personas que no pueden permitirse productos desechables todos los meses, menores que se ven obligados a no ir a clase cuando tienen la regla porque no disponen de tampones ni compresas… por no hablar del impacto medioambiental que nos ahorramos utilizando copas menstruales. Así que hice mi vídeo contando mi experiencia con todos los detalles que creí importantes porque hay que hablar más de que esto pasa y existe.

Esta es la copa menstrual.

P: El vídeo llevaba más de una semana subido. ¿A qué se debe que lo hayan censurado ahora?

A: No tengo muy claro cómo funciona, pero sé que ha sido una decisión humana, no automática. Recibí un comentario muy desagradable de un señor al que le había escandalizado ver mi sangre en una pantalla y que me decía que me iba a denunciar el vídeo. Yo denuncié su comentario porque contenía elementos muy homófobos y misóginos, pero de eso no sé nada. Al rato YouTube me notificó que, tras revisar manualmente mi vídeo, habían determinado que incumplía las normas de la comunidad por ser “violento, gráfico o sangriento”.

P: ¿Has recibido muchos comentarios de ese tipo?

A: He recibido comentarios diciéndome que enseñar la sangre es asqueroso e innecesario, especialmente desde que el vídeo se viralizó. Pero la mayoría de personas que lo habían visto tuvieron la reacción contraria, más bien de “por fin alguien me cuenta cómo es esto de verdad”.

P: ¿Crees que estos vídeos son necesarios, además de para aprender sobre la copa menstrual, para la normalización del periodo?

A: Son muy necesarios. No hubiese tenido tanta acogida si no hubiese una necesidad general de recibir información. Ver la sangre tal cual es ayuda a perderle el miedo, y cuando literalmente la mitad de la población mundial tiene que lidiar con ella durante la mayor parte de su vida, creo que es urgente romper el tabú y liberarnos de la vergüenza.