Entradas

¿Tradición o machismo? Un pueblo dividido | Julen’s Stories

“No es sexismo, es tradición”. Salvo que sí es sexismo.

Desde el amanecer no ha parado de llover. La ropa está calada, hace frío y llevan despiertos desde las cinco de la mañana, pero nada de eso importa cuando sabes que en media hora tus vecinos y vecinas te darán la espalda, te gritarán y te juzgarán como culpables de querer romper la paz del pueblo. Ese escenario se llama Alarde de Hondarribia, 8 de septiembre de 2019, y no se lo deseo a nadie.

Todo viene de 1638 cuando, en plena guerra de los 30 años, los Hondarribitarras se libraron del ejercito francés y en agradecimiento marcharon hasta Nuestra Señora de Guadalupe. Desde entonces se repite el mismo desfile cada 8 de septiembre. Los hombres del pueblo desfilan tocando una especie de flauta a la que llaman txilibitu, con escopetas, de capitanes, en la escuadra de hacheros, con el tambor, en la banda de música, en la caballería o de burgomaestre. Son hombres del pueblo, de los alrededores e incluso algunos venidos de Madrid y del resto del estado. Participan todos pero no todas. El ratio es 5.000 hombres y 19 mujeres, porque las mujeres tienen el (dudoso y bastante sexista) honor de ser elegidas por votación por los hombres del propio Alarde para salir de cantineras. El resto de mujeres se agolpan en las aceras de la Kale Nagusia para aplaudir a sus maridos, hijos, padres, hermanos, tíos, abuelos, vecinos y conocidos y gritar “guapa” a la cantinera, que saluda sonriente al resto de mujeres que no han sido elegidas para ir en su lugar.

Pero desde 1997 hay una compañía que desfila fuera del Alarde tradicional: Jaizkibel Konpainia. Un grupo de hombres y también de mujeres a los que en vez de aplaudir les gritan “traidores”. Fue creada por algunas mujeres del pueblo tras varios intentos fallidos de incorporarse al Alarde en puestos hasta entonces reservados para los hombres. Ya entonces las leyes amparaban las fiestas y desfiles igualitarios, con lo que el Alarde se privatizó, se transformó en fundación y, tras recibir la negativa en la Comunidad Autónoma Vasca por razones de discriminación de género, huyeron a inscribirse a Navarra y así esquivar la ley. El peor escenario posible había sido creado y fue apoyado desde las sombras por el Ayuntamiento de la localidad e ignorado por la diputación de Guipúzcoa y por el Gobierno Vasco en sí.

El pueblo odiaba a esas mujeres y hombres que querían desfilar en igualdad y se tomaron la “justicia” por su cuenta. Boicotearon, escupieron, atacaron y denigraron a la compañía Jaizkibel y a sus hombres, mujeres, chicos y chicas hasta límites inhumanos en el 97 y en el 98, y en el 99, y en el 2000, y 2001, y 2002, y 2003, y 2004, y en el 2005 aunque el Gobierno Vasco con el Lehendakari Ibarretxe hubiese sacado adelante la Ley de Igualdad, y en 2006 las denigraron aún más, y luego llegó el 2007 y lo mismo, y 2008, y 2009, y 2010… y nunca paró. Tampoco el 8 de septiembre del 2019. Han pasado varios 8M históricos, el movimiento #MeToo, el caso Sanfermines, y todo señalaba que la sororidad se contagiaría y que el empoderamiento de la mujer se convertiría en objetivo vital a todos los niveles: las mujeres deberían cobrar lo mismo que los hombres por el mismo trabajo realizado, las labores domésticas se tienen que compartir, solo sí significa que sí porque el resto es violación, y un largo etcétera. Pero desfilar en las fiestas del pueblo no. Y ya lo dicen los locales: “no es sexismo, es tradición”.

A las ocho de la mañana y, con las campanas de fondo, empieza a subir la compañía Jaizkibel la siempre polémica Kale Nagusia. Docenas de mujeres embutidas en bolsas de basura negras esperan ansiosas la llegada de la compañía igualitaria para primero lanzar su odio y darles la espalda después. Los corazones se aceleran, la piel se eriza y los y las miembros de Jaizkibel empiezan a sonreír orgullosas y conscientes de lo que están haciendo. Lo han tenido absolutamente todo en contra y les han dado millón y medio de razones para tirar la toalla y rendirse a la injusticia, pero veintipico años después ahí siguen. Más multitudinarios que nunca. Una gigantesca compañía de casi mil personas con ganas de disfrutar de su maravilloso pueblo y de su maravillosa compañía en igualdad y respeto. La capitana Oihana Etxebarrieta sonreía extasiada de dirigir semejante grupo de gente y de haberle ganado un escalón más al sexismo.

Rosa Parks fue arrestada por no querer ceder su asiento a un blanco. Kathy Switzer fue golpeada por querer correr la maratón de Boston en el 67 con un dorsal. Malala recibió un disparo en la cabeza cuando volvía de la escuela, y a los y las componentes de la compañía Jaizkibel les han hecho la vida imposible durante muchos años. Familias que se han roto sin posibilidad de reconciliación, negocios cerrados por sufrir el boicot ejercido por parte del pueblo, listados con nombres de personas a las que los “tradicionalistas” han sacado del armario antes de tiempo, peleas de bares y amenazas de muerte por teléfono. Todo por haber defendido un espacio plural e igualitario en el desfile de las fiestas del pueblo.

Lo dijo Kenzazpi en su canción, “no te pongas a pensar qué perdiste cuando lloraste, porque gracias a esas lágrimas ahora somos el mar.” Y absolutamente nada puede para el mar al igual que absolutamente nadie podrá parar a Jaizkibel.

Los Destacados: La bisexualidad desde el punto de vista de una antropóloga

En el día de la visibilidad bisexual, teníamos que hablar del tema.

La bisexualidad existe | Foto de Brian Kyed

Hoy en nuestro podcast Los Destacados nos metemos de lleno en varios temas candentes. Para empezar, vuelve la sección en la que analizamos los tráilers de películas que no puedes perderte: Frozen 2, Dickinson y El Jardín Secreto son las tres de las que hablamos hoy.

Para continuar, analizamos nuestra experiencia cubriendo la historia del caso Jaizkibel de Hondarribia en el documental de Julen; un caso de machismo absoluto en las fiestas tradicionales de un pueblo vasco que ha generado una gran polémica los últimos años. Fuimos hasta allí a recoger la situación y ahora que el documental ha visto la luz, os contamos cómo lo vivimos nosotros desde dentro.

Y por último, aprovechando que hoy, 23 de septiembre, es el día de la visibilidad bisexual, contamos con Ana Cerezuela, antropóloga, poeta y creadora de contenido, para que nos cuente desde su experiencia la importancia de la visibilidad de este colectivo en la sociedad y cómo determinadas actitudes pueden invisibilizar algo que es una total realidad.

Puedes escuchar ya el nuevo episodio en Spotify, Apple Podcast o cualquier de tus plataformas preferidas. No olvides suscribirte al programa y puedes dejarnos tus preguntas en la web, en nuestras redes sociales o a través de Anchor.

Tengo la cabeza en otro sitio | Julen’s Stories

Vuelven las columnas semanales de Julen Hernandez.

Foto hecha en Hondarribia por Joaquín Reixa.

Reinauguro la vuelta al cole de mi columna en Omglobalnews admitiendo que tengo la cabeza en otro sitio. El pasado fin de semana viajamos hasta Hondarribia en Guipúzcoa para producir y grabar el vídeo más complejo que ha visto (o verá) mi canal de Youtube en estos siete años y medio de vida. Es un proyecto que lleva en mi mente varios años y que, por circunstancias ajenas y personales, no he podido hacer antes. Y ahora que lo pienso menos mal porque la madurez y la valentía han jugado a favor este 2019.

Hemos bebido de toda aquella fuente de información que nos ayudase a tener la imagen general y beneficiase este reportaje: hemos leído docenas de artículos, hemos visto vídeos de sucesos antiguos y no tan antiguos, ha pasado por nuestras pantallas un documental excepcional de Jone Karres y Eneko Olasagasti, y por nuestras manos el libro de Maite Asensio y Arantxa Iraola, hemos hablado con luchadoras y, lamentablemente, nos han negado la palabra los representantes políticos del Ayuntamiento de la localidad y de la Diputación de Guipúzcoa.

Ha quedado todo grabado, empezando desde el sexismo institucionalizado y siguiendo con el silencio cómplice de los que saben que ninguna palabra puede justificar una postura en la que no se tiene en cuenta a la mitad de la población. Pero, sobre todo, hemos querido ceder mi plataforma a las que un día levantaron la voz en busca de sus derechos aún sabiendo que eso implicaría poner en riesgo absolutamente todo lo que tenían.

Publicamos el primer (y provisional) tráiler el domingo 8 de septiembre nada más terminar el rodaje y la respuesta ha sido masiva. Más de 19.000 visitas en Twitter, más de 6.000 en Instagram y la bandeja de mensajes privados a rebosar.

Llevo tres jornadas completas, con sus horas extras, invertidas en la edición del vídeo y aún queda muchísimo trabajo por hacer, y por eso despido esta breve reinauguración de la columna porque tengo la cabeza en otro sitio. Ojalá os guste.

Cómo se hace una película Disney

Si alguna vez te has preguntado cómo se hace una película Disney, este vídeo es para ti.

La gran, gran mayoría de los que estéis leyendo esto habréis crecido viendo películas de Disney. Blancanieves, Peter Pan, El Rey León, La Bella y La Bestia son algunas de las 57 películas que ha lanzado Disney desde que se fundó en 1923. Lo que comenzaron como películas de animación tradicional en 2D ha ido evolucionando hasta convertirse en animación 3D por ordenador.

Su próximo lanzamiento, Ralph Rompe Internet, se estrena el 5 de noviembre en España y he podido viajar hasta los estudios de Disney en Los Angeles para descubrir de primera mano cómo se hace una película de Disney.

El cannabis es más útil de lo que piensas

El Cannabis es conocido mundialmente por su uso como droga psicotrópica, la marihuana, pero realmente tiene muchísimos más usos. Concretamente veinticinco mil.

La famosa hoja del cannabis | Foto de Rick Proctor

Seguro que al menos una vez en tu vida, paseando por alguna calle o en el patio interior de tu edificio (o si alguna vez la has consumido) te ha llegado el aroma particular de la marihuana. Un olor fuerte que puede llegar incluso a ser agradable, que directamente asocias con que alguien está fumando la droga. Y dejando completamente de lado las opiniones a favor o en contra del consumo de esta, la realidad es que la sociedad ha colgado un estigma a la planta del cannabis que no beneficia a nadie.

El Cannabis Sativa es la planta de la que, en una de sus variaciones, se obtiene la marihuana, sí; pero en otra, se obtiene el cáñamo. La diferencia entre estas dos variantes es indistinguible a simple vista, pero la primera contiene entre un 6-12% de tetrahidrocannabinol (THC) y la segunda solo un 0,2%. Es este compuesto químico el que produce el efecto de “colocón” de la marihuana, con lo que drogarse con la variante del cáñamo es auténticamente imposible. Tendrías que fumar 850kg de cáñamo para notar el efecto del THC y te aseguro que, mucho antes, la falta de oxígeno no te permitiría llegar a esa meta. El problema es que, al ser aparentemente iguales ambas plantas, el estigma social que conlleva una lo acarrea también la otra; y a pesar de que el cáñamo es legal en uso industrial, implica un quebradero de cabeza burocrático para aquellas empresas que quieran hacer uso de sus increíbles propiedades basadas en fundamento científico real. The Body Shop es una de estas empresas, y nos llevó a Francia a visitar uno de sus campos de cultivo y la cañamera que se encarga de procesarlo.

Caminar entre plantas de cannabis es una experiencia única.

A las afueras de Tremblay, un pequeño pueblo francés, se encuentran enormes plantaciones de cáñamo, y la primera reacción al verlas es chocante. Al fin y al cabo, uno no está acostumbrado a ver hectáreas y hectáreas de “plantas de maría” (a pesar de no ser técnicamente eso); y la imagen, sin duda, es curiosa. Caminar entre ellas lo es aún más, ya que cada planta mide fácilmente dos metros, y todas ellas crecen relativamente cerca las unas de las otras creando un frondoso bosque repleto de la famosa hoja estrellada. En el cáñamo se aprovecha todo; semillas, hojas y tallo, y en total se le puede dar más de 25.000 usos. Lo interesante de esta planta es que toda ella son beneficios: absorbe el mismo dióxido de carbono que una hectárea de bosque, no necesita pesticidas ni agua de riego (por eso se planta en la zona de Francia donde la cantidad de lluvia al año es perfecta para ella), sus raíces limpian el suelo y lo oxigenan para futuros cultivos, los aceites que se obtienen de las semillas tienen el ratio perfecto (3:1) de Omega-3 y Omega-6, con lo que la piel los absorbe al instante para hidratarse. Y un largo etcétera. Se usa en cremas, en comida, como abono, para hacer papel, telas, como heno para animales, píldoras inflamables, insecticida natural, y miles de cosas más.

Realmente, el cáñamo se dice que fue la primera planta que domesticó el ser humano en la era neolítica, y que jugó un papel clave en la evolución de este. De no ser por el estigma que la sociedad ha puesto sobre esta planta en los últimos años, muchas más personas conocerían los increíbles beneficios que tiene el cannabis.