Entradas

Tres recetas vegetarianas y muy fáciles para la semana sin carne

Recetas veganas, muy rápidas, fáciles y deliciosas para empezar una dieta sin carne ni pescado

Photo by Brooke Lark on Unsplash

Greenpeace ha lanzado el reto de no comer carne (ni pescado) durante una semana. Igual que la Semana sin plástico, es un periodo para aprender sobre los efectos de la industria ganadera y la pesca masiva, además de probar lo que sería reducir el consumo de carne y pescado y probar nuevas recetas.

¿Sabías que la industria ganadera genera tantos gases de efecto invernadero como todos los coches, trenes, barcos y aviones juntos? ¿Sabías que el 80% de la deforestación de la Amazonía está relacionada con la ganadería industrial? ¿Sabías que los purines, antibióticos, fertilizantes y plaguicidas usados en la ganadería industrial contaminan los acuíferos? Además, la ganadería industrial demanda altas cantidades de agua. Por ejemplo, para producir 1kg de filete de ternera son necesarios 15.000 litros de agua, mientras que para producir 1 kg de zanahorias hacen falta 131 litros. –Greenpeace, en su artículo de “¡Súmate al Reto Sin Carne!”.

En Omglobalnews somos muchos vegetarianos y apoyamos totalmente esta iniciativa. No para convenceros de adoptar una dieta vegetariana, pero al menos para daros buenas razones para reducir el consumo de carne y pescado. Y si esto os hace ver los beneficios no solo para la salud, también para el medio ambiente, y decidís dejar definitivamente la carne, el pescado y los productos de origen animal, por nosotros genial.

Aunque Greenpeace propone un menú completo semanal y aprobado por nutricionistas para iniciarse en una dieta vegetariana y saludable, yo quiero también enseñaros que seguir una dieta variada, vegetariana y deliciosa es muy sencillo gracias al maravilloso mundo de Internet, con infinitas posibilidades de recetarios: en vídeo, en formato blog, podcasts de nutrición, distintos niveles de dificultad.

1. Sándwich de ensalada de garbanzos, de Caitlin Shoemaker

Caitlin Shoemaker es una youtuber vegana y, por tanto, todas sus recetas lo son. Para comprender sus vídeos tienes que hablar inglés, pero seguir sus recetas es muy fácil y, al tener también su blog donde están escritas las recetas completas, es muy fácil usar el traductor de Google cuando no sabemos muy bien qué ingrediente está utilizando.

Esta receta me ha parecido muy interesante incluirla porque está diseñada para que sea perfecta para un picnic. Ahora que llega el buen tiempo y comer en un parque parece un plan adecuado, yo me veo en la necesidad de tener recetas así bajo la manga.

Aquí tienes el vídeo completo con la receta del sandwich (empieza en el minuto 1:55) y te dejo también la entrada de su blog por si te animas a visitarlo y ver en detalle las cantidades necesarias.

2. Hamburguesa picante de alubias, de Madeleine Olivia

Otra youtuber vegana, Madeleine Olivia. Mentiría si dijera que no disfruto de sus vídeos por la estética y el sonido del crujir de la cebolla al ser cortada. Esta receta en concreto es para los escépticos de las posibilidades de los vegetales. Las alubias, lentejas y garbanzos son unos ingredientes increíbles para conseguir texturas para hacer una hamburguesa. ¿Por qué íbamos a dejar de disfrutar del formato hamburguesa por ser vegetarianos o veganos? Nos gusta el formato, nos gusta comer con las manos, y nos gusta que pueda hacerse de manera muy barata y sin crueldad animal.

Esta hamburguesa entra dentro de un vídeo suyo de “recetas por menos de 1 libra (1,15€)”. Los ingredientes son muy baratos y la porción sale así de barata. Ser vegetariano no significa gastarse mucho dinero, ni renunciar al sabor. Este es solo un ejemplo y además está muy rico y tiene una pinta increíble.

3. 7 desayunos fáciles y saludables, por Diana Karenina de Vida Vegana

Aquí estoy haciendo trampas, pero solo quiero daros opciones. Culpadme de ello. A veces tenemos más tiempo para cocinar, pero los desayunos no suelen ser esos momentos. Nos encanta coger una tostada rápida y salir de casa. O, a veces, ni eso. Hemos oído mil veces que desayunar es muy importante para que nuestro metabolismo no se vuelva loco, así que quiero presentaros muchas opciones vegetarianas (de hecho, veganas) para que elijas la que más te guste y cambies un poco del típico bol de cereales y leche.

Mi favorito es la avena que te preparas la noche anterior, así no tienes que preocuparte de “es que no tengo tiempo para desayunar”. Comienza en el minuto 3:18. Y alguna vez he hecho las tortitas esas que aparecen en la miniatura y que son la primera receta y, mira: sinceramente, están increíbles, son muy rápidas de hacer, son saludables. Qué más le puedo pedir a unas tortitas. Yo creo que nada. Pedirle algo más sería, además de extraño porque las tortitas no hablan, maleducado.

Aunque no hayas empezado el reto de la semana sin carne el lunes, no te preocupes: puedes empezar ahora. O mañana. Cuando te venga bien. O ir alternando recetas. Lo más improtante es que hay que reducir nuestro consumo de carne y pescado para que el planeta Tierra pueda ser un lugar sostenible y habitable. Y no puedes negar que estas recetas tienen todas pintaza. Es que no hay excusa.

El barco de Greenpeace es más curioso de lo que imaginas

Construido hace más de treinta años, ha pasado de ser un barco bombero ruso a lo que conocemos hoy en día.

Una de las muchas zodiacs de Greenpeace sobre las que realizan sus misiones.

Greenpeace, la ONG ecologista famosa en el mundo entero tanto por su labor como por sus polémicas campañas, tiene tres barcos en su flota: el Rainbow Warrior; el Arctic Sunrise y el Esperanza; y ha sido justo en este último donde hemos podido entrar a conocerlo por dentro.

El Esperanza es el barco más grande de Greenpeace, con casi 73 metros de eslora. Su historia es bastante curiosa, ya que aunque la ONG lo adquirió en el año 2000, el barco se construyó en Polonia en 1984 bajo el nombre Eco Fighter como extintor de incendios ruso. El barco, por aquel entonces, contaba incluso con una zona habilitada para la descontaminación de residuos nucleares. Cuando Greenpeace lo adquirió lo reformó completamente: cambió su motor por uno híbrido que contaminase menos y lo adaptó al nuevo uso que se le iba a dar. Además, preparó un completo sistema de reciclaje donde nada sale por las cañerías sin antes filtrarse, toda la materia orgánica restante se congela para reciclarse en tierra y todos los residuos no orgánicos se separan lo máximo posible.

La convivencia en la nave es también muy peculiar. Con un total de 36 tripulantes, tanto marineros y marineras como voluntarios y voluntarias, cada labor está repartida de manera muy precisa. Tienen también sus propias costumbres, como que en el comedor está estrictamente prohibido mirar siquiera el móvil bajo pena de invitar a toda la tripulación a una ronda de cervezas. La limpieza se reparte por grupos y lo que cada uno ensucia, se encarga de recogerlo; por ejemplo, en cada comida. Todos los días de la semana a excepción de uno, se come comida vegetariana preparada por un cocinero fijo y su ayudante de voluntariado, que guardan sus ingredientes en una gran despensa en la penúltima cubierta. Todos los alimentos tienden a ser de fácil almacenamiento, como conservas; y aunque hay fuentes de agua corriente potable, siempre mantienen una gran reserva de agua embotellada para cualquier emergencia.

La tripulación pasa 3 meses en el mar y 3 meses en tierra, y todos coinciden en que es una auténtica experiencia. Muchos voluntarios incluso deciden prolongar su estancia y convertirse definitivamente en marineros; y con los que coincidí en su día de partida del barco aseguraban que lo iban a echar mucho de menos. Cualquier puede inscribirse o colaborar con Greenpeace y con su causa, y vivir una experiencia única en alta mar.