Entradas

Hablamos con Melo Moreno de la foto con los pezones censurada en Instagram

Más de 24 horas después, la polémica foto resiste sin haberse eliminado.

La famosa publicación muestra cuatro mujeres disfrutando en la piscina. | Foto de Jonan Wiergo

Algo pasó ayer. Un debate que llevaba tiempo abierto y que, en apariencia, parecía perdido, ha vuelto a ganar fuerza a ritmos agigantados. Una fotografía subida ayer a Instagram enseñando los pezones de cuatro mujeres lleva más de 24 horas publicada.

¿Por qué es algo digno de mención? Instagram censura desde sus orígenes cualquier contenido que muestre el pezón femenino; aún no tratándose de contenido sexual. ¿Una foto artística de un pecho masculino al aire? No hay problema. ¿De una mujer? La publicación se eliminaba casi al instante bajo el pretexto de que incumplía las políticas de la aplicación.

El movimiento #FreeTheNipple (literalmente, libera el pezón) tiene ya un tiempo, e incluso Instagram ha llegado a justificarse diciendo que es una medida necesaria para que las tiendas de aplicaciones desde donde la app puede descargarse no la limiten a un público adulto o directamente la eliminen, como sería el caso en la App Store de Apple. Pero la pregunta es, ¿por qué un pezón femenino se considera algo sexual y el masculino no?

Ante esta situación, una publicación (encabezando este artículo) que se hizo ayer en la cuenta de la conocida youtuber Melo Moreno (Yellow Mellow) mostraba cuatro mujeres sin camiseta disfrutando de un baño en la piscina. Y sí, se veían sus pezones. La publicación lleva más de 24 horas sin eliminarse, más de 380.000 me gusta y más de 13.000 comentarios. Algo impensable en la app de Instagram.

El autor de la foto, Jonan Wiergo, publicó la misma foto momentos antes y en poco más de media hora la publicación estaba eliminada. Lo mismo ha ocurrido con las miles de personas que han compartido la publicación sumándose al movimiento, resubiéndola a sus perfiles o a los stories de la plataforma. Prácticamente todas han sido eliminadas; excepto la de Melo. ¿Cómo ha ocurrido todo esto? Hemos hablado con Melo para escuchar la historia.

Melo:

La foto se hizo sin ninguna intención; estábamos en la piscina tranquilamente sin la parte de arriba del bikini (habíamos pedido permiso antes). Estábamos apoyadas en la pared de cristal transparente de la piscina y cuando Jonan llegó dijo que había una muy buena foto. Jana y Vero, de Oh!Mamiblue, se unieron a Lucía y a mí e hicimos la foto.

Al verla empezamos con la coña de “¿la subimos a Instagram?” Pero sin ninguna intención, realmente. Jonan editó la foto, le encantó, y la subió a su perfil. Y ya está; sin intención de nada más. En el perfil de Jonan llegó a las 600.000 impresiones y la gente se volcó en apoyar la imagen. Pero a los 40 minutos le borraron la foto.

Y ahí fue cuando dijimos, no puede ser. ¿Por qué? Jonan decía que él sube muchísimas fotos sin camiseta y a él no le dicen nada, así que ¿por qué nosotras por tener un pezón más grande va a tener que ser diferente? Pero es que esto tiene un mensaje más profundo que querer enseñar por enseñar. Yo no quiero enseñar mis pechos cada día en Instagram. Pero tiene una connotación detrás que es la que intentamos eliminar. Parece que cuando una mujer pide a gritos ser libre es ofensivo para mucha gente.

Decidimos resubir todas la foto para ver qué pasaba, pero no me esperaba nada de esto. Se me ocurrió pedirle a la gente que compartiesen la foto como pudieran para ver si Instagram colapsaba ante tantos pezones. Y parece que lo ha hecho.

Hay gente que dice: “No, es que las mujeres tenéis los pechos más grandes”. Tronco, hay hombres que tienen los pechos muy grandes, incluso más que muchas mujeres, con lo que ese razonamiento no me vale. Hay otra gente que dice que los pezones femeninos son excitantes para la actividad sexual de la mujer y los de los hombres no; y es como “a ti nunca te han tocado bien los pezones entonces”.

Creo sinceramente que hemos roto Instagram; porque hay tanta gente subiendo la foto, tantísima, que algo ha debido pasar con el algoritmo para que después de un día entero no se haya borrado aún.

Veinticuatro horas después, Instagram no se ha posicionado. La foto sigue pública y la red social no ha dado motivos por los que no ha sido eliminada frente a otras o incluso de si esto afectará a su postura y políticas respecto a la censura del pezón femenino.

Muchísimas personalidades públicas están ya sumándose al movimiento, compartiendo la publicación y tratando de concienciar a una sociedad de que la diferencia entre los pechos de hombres y mujeres está solo en ojos del que la ve. Una cosa está clara: free the nipple.