Entradas

Oscars 2019: celebración de la diversidad y el feminismo

Seis afroamericanos y quince mujeres recogieron estatuilla en la 91º edición de los Oscar

Si esta edición de los Premios Oscar se caracteriza por algo es, por fin, por su apuesta a la diversidad. La Academia, que anteriormente había sido duramente criticada por premiar a una número desmesurado de gente blanca, este año ha dado suficiente representación a los artistas de color entre las nominaciones de esta edición.

Dos películas de las nominadas trataban sobre el problema racial: “Green Book” e “Infiltrado en el KKKlan”. Ya era hora para Spike Lee, considerado director de culto, ganara su primera estatuilla con esta última película en la categoría de Mejor guion adaptado. La presencia afroamericana en el escenario se vio refozada con los galardonados Mahershala Alí (Mejor actor de reparto) y Regina King (Mejor actriz de reparto)En total, fueron seis los artistas de color que recibieron un premio de la Academia.

El feminismo también estuvo muy presente en la gala. Si bien no había presentadores, el trío de actrices llevaron a cabo la apertura: Tina Fey, Amy Phoeler y Mia Rudolph se burlaban de la propia gala en su monólogo inicial. Además, 15 mujeres recogieron estatuilla, lo cual es el récord de la historia de la gala. 

No estamos tan contentos contentos con la historia que podían haber hecho de dar el premio de Mejor Película a “Roma”, de Alfonso Cuarón. La película era la mejor candidata para el puesto, pero acabó llevándoselo “Green Book” que, aunque adecuada, no parecía estar a la altura de dicho premio. Habría estado increíble que la Academia reconociera el cine que nació en una plataforma digital como Netflix. Habían innovado demasiado en una sola noche.

Para terminar, mi jefe me mata (o peor, me despide) si no pongo que Lady Gaga se llevó un Oscar a Mejor canción original.

 

Así es Enigma, el show de Lady Gaga en Las Vegas

El repaso de la carrera de Lady Gaga con algunos momentos cringe incluidos.

He hecho un viaje en avión de 18 horas (con escalas) hasta Las Vegas solo para ver a Lady Gaga. Soy muy fan, sí; y Gaga anunció en diciembre de 2017 que iba a tener un show residencial en Las Vegas, Enigma, así que tenía que ir a verlo.

Técnicamente su primer show residencial fue en marzo de 2014 con el Live at Roseland Ballroom, en Nueva York; pero fue algo puntual y relativamente pequeño. Pero Enigma, como Lady Gaga ha llamado a su residencia, es algo más.

El show tiene lugar en el MGM Theater, en el hotel MGM Park, un espacio sorprendentemente grande para encontrarse en el interior de un hotel; totalmente adaptado para los shows que dará Gaga durante los próximos dos años. Además del show de Enigma, la artista va a ir alternando algunas actuaciones de la versión Jazz & Piano, que será algo más acústico y relajado.

Pero volvamos a Enigma, ¿merece realmente la pena? Lo cierto es que en mi caso cogí las entradas con bastante antelación (el mismo día que se pusieron a la venta), con lo que pude asegurarme un precio relativamente asequible de 200$. Y digo asequible porque, aunque no lo sea, las entradas llegaron a subir a 9.000$ la noche antes del segundo show de Enigma, el que yo asistí. Contando con que vas a tener que invertir un mínimo de 200$, además del vuelo hasta Las Vegas, el alojamiento y la comida, lo cierto es que ver el show de Gaga te va a salir caro. Las Vegas es una ciudad increíblemente cara donde todo tu entorno te invita a consumir y a gastar más dinero, y cada gasto viene acompañado de algún impuesto extra y de las inevitables propinas estadounidenses.

Enigma es un repaso por los diez años de carrera musical de Lady Gaga, camuflados en una narrativa en la que Gaga y sus músicos quedan atrapados en una simulación y deben escapar de ella con la ayuda de Enigma (si seguisteis de cerca el disco y la promo de Artpop, Enigma es el personaje que te guiaba en la app de Artpop).

Todo el show tiene una estética oscura, futurista y con un toque de neones de vez en cuando; acompañado en todo momento por lo numerosos cambios de looks de Gaga y alguna sorpresa (robótica) sobre el escenario. La realidad es que, a pesar de adorar a Gaga y considerar que es una de las grandes artistas y creativas de nuestro siglo, por primera vez en uno de sus shows hubo momentos cringe, es decir, que generaban un poquito de vergüenza ajena. Bien porque son los primeros shows o bien porque Gaga debe estar un poco cansada de ir cada día de un lado a otro a recoger premios o hacer promos de las películas, series, canciones, etc. que esté haciendo en ese momento, hubo momentos donde se le veía un poco agotada en el escenario o donde algunas cosas no cuadraban bien, como la sincronización en la conversación entre Gaga y Enigma.

Si tienes el dinero y eres muy fan de Lady Gaga, ve a ver Enigma. Es un show de dos horas increíble, con uno de los mejores sonidos en directo que he escuchado jamás y que, como todo lo que hace Gaga, es una auténtica obra de arte.

“A Star Is Born” es Gaga en estado puro

Asistir a un concierto de Lady Gaga nunca había sido tan fácil.

Lady Gaga es Ally en “A Star Is Born”

El pasado sábado tuve la oportunidad de dar cierre al Festival de cine de San Sebastian 2018 viendo  la primera película dirigida por Bradley Cooper  “A Star Is Born”. Esta película, nos lleva a través de la historia de amor entre Jackson (Bradley Cooper), un famoso cantante y guitarrista, y Ally (la maravillosa Lady Gaga), una chica con verdadero talento pero ya cansada de ver cómo le cierran las puertas de la industria musical por un físico fuera de los cánones exigidos. Al no tener oportunidad en el mundo profesional de la música, Ally, se dedica a cantar en un pintoresco bar donde al menos se divierte. Todo cambia el día en el que Jackson termina por casualidad en ese “garito” y queda prendado de ella. Cantar, vibrar, viajar, cambiar es lo que les espera a los protagonistas a lo largo de esta película.

Así es como el director Bradley Cooper da comienzo a un ya clásico de Hollywood como el que es “A Star Is Born”, llevada por tercera vez a la gran pantalla. La película brilla por sí sola con unos personajes impecables y una gran artista como Gaga, que se muestra deslumbrante en esta película. Ya habíamos tenido ocasión de verla actuando anteriormente en televisión en American Horror Story, por no hablar de sus videoclips, pero es innegable que la gran pantalla le sienta de maravilla y el papel parece estar hecho para ella. Al fin y al cabo, Ally es una chica con muchísimo talento, al igual que la propia Gaga, así que es como si interpretase a si misma, manteniendo una mezcla perfecta entre navegar por los vaivenes por los que su personaje pasa y con los que conectas como si de un imán se tratara, y tener a ratos la sensación de estar asistiendo a uno de sus conciertos, lo cual es un absoluto regalo.  

Creo que lo único negativo que puedo sacar a este final de Zinemaldia 66 ha sido que no perdimos la esperanza hasta el último minuto de que Gaga apareciera en la presentación de la película junto a Bradley Cooper, cosa que muy a nuestro pesar, no ocurrió. Todo lo demás, desde el teatro donde pudimos disfrutar la película, la bonita y divertida introducción del director, hasta la película en sí fue impecable. Un auténtico placer.

“A Star Is Born” se estrena en cines el 5 de octubre.

EEUU. 135 min. Dirigida por Bradley Cooper. Interpretes: Bradley Cooper, Lady Gaga, Sam Elliott, Andrew Dice Clay, Dave Chappelle.