Entradas

El desastre de residuos radioactivos de España

Huelva es una de las ciudades con más índice de cáncer.

Las balsas de fosfoyesos vistas desde el aire.

El desastre ecológico de Huelva es uno de los más grandes de Europa, y nadie está hablando de ello. Huelva tiene, a apenas unos metros de la ciudad, un vertedero gigantesco de residuos tóxicos y radioactivos: los fosfoyesos. Hace más de 40 años, la empresa Fertiberia empezó a verter estos residuos al lado de la marisma del río Tinto, y ahora la marisma está muerta. Justo al lado contrario de Huelva se encuentra la marisma de Odiel y la diferencia es abismal.

Queríamos comprender qué había pasado y cómo hemos podido llegar a tener uno de los puntos más radioactivos de España en la ciudad así que hemos viajado hasta allí con Greenpeace para documentar cuál es la historia de estos residuos radioactivos y qué va a ocurrir con ellos en el futuro. Ahora mismo, las balsas cargadas de aguas ácidas están filtrando material a una ría donde pescadores pescan a diario y cuyas aguas terminan en el mar. El nivel de peligrosidad de la situación es insostenible hasta el punto de que la tubería principal de agua potable de la ciudad pasa por encima de las balsas radioactivas, antes de llegar a los grifos de los habitantes de Huelva. Como prueba de esto, Huelva es una de las ciudades españolas con un mayor índice de cáncer de mama y de pulmón; y los problemas no dejan de aparecer.

El resultado de nuestra investigación es un documental ya disponible en el que hablamos con las personas responsables de denunciar la situación y luchar a diario por recuperar lo que es de todos.

Victoria presenta unas zapatillas hechas con neumáticos reciclados

Victoria lanza su primer modelo 100% ecológico y vegano a partir de neumáticos reciclados, con algodón orgánico y sin pegamento

Las marcas cada vez son más conscientes de que el consumidor ya no se conforma con ropa bonita. Además, buscan contribuir al entorno y ser medioambientamente responsables con su compra. La marca de calzados Victoria siempre ha sido ecológicamente responsable, pero esta vez han dado un paso más: lanzan el modelo No Trace, elaborado con material reciclado.

Para este proyecto, Victoria cuenta con la ayuda de la empresa donostiarra Gomavial, que se encarga de dar una nueva vida a neumáticos que, por defecto de fabricación, no pueden ser usados para vehículos. Anteriormente, estos neumáticos se desechaban y su descomposición no hacía otra cosa que dañar el medio ambiente. Con esta solución no solo se evita echar cantidades ingentes de CO2 a la atmósfera, sino que de cada neumático da para hacer 3,5 suelas de zapato. Gomavial utiliza una técnica patentada que permite sacar las bandas de rodadura del neumático totalmente limpia, y después variar su grosor y así, crear las suelas.

Gracias al proceso de vulcanizado que utiliza Victoria, no es necesario el uso de pegamentos. Esto consigue que la zapatilla, una vez desechada, sea mucho más respetuosa con el medio ambiente. La técnica consiste en calentar el caucho de modo que se adhiera al algodón del zapato sin necesidad de otro material adhesivo.

Son elaboradas de manera artesanal, tienen un precio de 39,90€ y pretenden, además de ser medioambientalmente respetuosas, hacer un guiño al origen de las zapatillas Victoria, en 1915. En sus orígenes, la escasez de caucho natural para elaborar zapatillas, obligó a la marca a utilizar caucho de neumáticos. Para esconder su olor, crearon su fórmula secreta que hace las zapatillas tengan ese característico olor a fresa, tradición que ha continuado hasta ahora.