Entradas

Un fanfic de #Peblo en los Sims inunda Twitter unos días antes de las elecciones

Los líderes de los partidos políticos españoles son los protagonistas de este fanfic

Hace unos días surgió en Twitter la última novedad: un fanfic de #Peblo en Los Sims. Un fanfic, o fanfiction, es una historia ficticia creada por fans, no canónica, es decir, que no está aceptada como “real”. Peblo es el nombre que se le ha dado al shippeo (emparejamiento ficticio que los fans desean) entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Dentro de este panorama político en el que nos encontramos, surge esta cuenta de Twitter que actualiza durante todo el día la vida de unos cuantos Sims: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Pablo Casado, Albert Rivera, Inés Arrimadas e Irene Montero. Todos los sims han sido creados con personalidades y rasgos similares a los políticos en la realidad. Todo comenzaba así:

Desde entonces, las fantasías y memes de los fans han sido alimentadas con estos tuits, que nos mantienen pegados al hilo de Twitter. Algunos momentos que se han plasmado en esta cuenta incluyen frases de la entrevista que Sr. Forfast hizo a Pablo Iglesias y se viralizó también en la plataforma Twitter:

Hemos podido hablar con la creadora de la cuenta y del hilo: Ana Cerezuela. Confiesa que tiene un poco de miedo por si la Audiencia Nacional llama un día de estos. También tiene miedo sobre las expectativas literarias que la gente pueda tener.

Todo surgió con mi reciente obsesión por Los Sims. Además, durante la última campaña electoral, el debate a cuatro concretamente, internet supo detectar las miraditas y la tensión sexual entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Internet es mágico. Desde entonces estuve pendiente de Peblo.

En estos cuatro años han pasado muchas cosas entre los dos: momentos de dolor y tración. Sin embargo, en esta campaña hemos vuelto a ver esa armonía de antaño, sobre todo en los debates a cuatro: se defienden, no hay hostilidad, hay chispa.

Cerezuela no estaba muy familiarizada con el tema de los fanfictions más allá de los memes que había visto a lo largo de estos años sobre Peblo, y algo decisivo en la decisión de crear este proyecto fue el nuevo shippeo #Irenés: entre Irene Montero e Inés Arrimadas. 

No es el mismo tipo de relación que la de Pedro y Pablo. Irenés tiene mucho más enfado, y más lujuria. Peblo es algo que surge del amor, de la admiración mutua. Es trascendental.

Al final del hilo (cuidado con los spoilers), el hijo de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez nace: Íñigo. El hilo ha finalizado pero la historia del niño continúa. Le he preguntado a Ana qué ocurrió con el niño.

Íñigo Iglesias Sánchez tendrá una infancia complicada. Será un importante foco mediático, la prensa lo utilizará para sacar titulares y alimentar los tabloides. Además, los dos bandos usarán la situación del niño para el beneficio de sus campañas políticas. Probablemente, cuando crezca, Íñigo tendrá un importante cacao mental en cuanto, pero esto puede significar una regeneración para la política española.

La creadora de la cuenta afirma que es su mejor obra y que, pese a que se le ha ido de las manos, lo volvería a hacer.

No se opina | Julen’s Stories

La importancia de votar | Foto de Arnaud Jaegers

El pasado lunes subí un vídeo a mi canal hablando sobre política. Sorprendentemente la bandeja de comentarios se mantuvo limpia sin ningún insulto ni ataque personal aunque sí hubo gente que no opinaba lo mismo que había dicho yo. “Hay que respetar las opiniones” se escucha en la calle. No puedo estar más de acuerdo con eso. Una comunidad diversa con opiniones y posturas dispares es oro para poder seguir evolucionando… hasta que se ponen encima de la mesa derechos humanos básicos. Y eso es un “NO” rotundo. No se opina sobre feminismo, el futuro será feminista o no será. No se opina sobre cómo regular al colectivo LGTB+, el futuro será diverso e inclusivo o no será. No se opina sobre las clases medias y bajas, el futuro es de todos y para todos o no será. Y es que hay una sola cosa clara: o votas o el futuro lo decidirán otros por ti; y te prometo que no te va a gustar.

No son unas elecciones más, que no te engañen. Todos vamos a votar, pero unos nos jugamos más que otros. Algunos votamos por proteger nuestros derechos básicos, y otros juegan a la política para blindar sus carteras. Unos votan para que no haya ninguna mujer asesinada a manos de sus maridos, y otros votan para pagar menos impuestos. Unos votan para poder casarse con el amor de su vida, y otros votan para que los coches puedan entrar de nuevo en el centro de Madrid. Unos votan para que sus hijos e hijas puedan estudiar todo lo que no pudieron estudiar ellos, y otros votan para legalizar las armas.

Unos votan para que la cura del cáncer sea un hospital y no una buena cuenta corriente, y otros para construir un muro de hormigón en la frontera. Unos votan para proteger a los animales, porque ya lo dijo Ghandi “la grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata esta a los animales”, y otros votan para dar subvenciones para hacer de la tortura del toro un espectáculo. Unos votan para que sus trabajos de más de 40 horas semanales no tengan el sueldo precario que el empresario querría pagar, y otros votan para poder tener una plantilla muerta de hambre y asustada en su empresa.

Unos votan para que los bosques sean verdes y los mares azules, y otros votan para construir sobre esos colores y seguir haciendo caja. Unos votan para que los representantes de la ciudadanía sean la propia ciudadanía, y otros votan para poder trabajar en beneficio propio con sueldo público y usar las puertas giratorias a su antojo. Unos votan para que los impuestos lleguen a donde más se necesitan y otros votan para destruir las investigaciones sobre malversación de caudales públicos. Unos votan para que la televisión pública sea independiente y de calidad al servicio de la ciudadanía diversa, y otros votan para que la televisión pública no destape ninguno de los escándalos en los que están envueltos los de arriba.

Unos votan para que todos tengan las mismas oportunidades independientemente de la familia de la que se venga, la tonalidad de su piel, la cartera que tengas, lo que pienses, lo que sientes, a quién ames y lo que seas, y otros votan para que el sistema de privilegios siga en vigor con los que habitan el palacio de la Zarzuela encabezando la lista. 

Y es que hay una sola cosa clara: o votas o tu futuro lo decidirán otros por ti. Y te prometo que el futuro que tienen preparado para ti no te va a gustar.