Todo lo que sabemos del monolito misterioso

Justo lo que necesitaba el 2020 para acabar el año

Una de las últimas imágenes del monolito, capturada por Ross Bernards en su Instagram, 

Imagínate estar trabajando como otro día cualquiera y sin quererlo ni beberlo te topas con un monolito metálico de aproximadamente 3 metros de altura en medio del desierto, ¿loco verdad? Pues esto es lo que les ha pasado a los agentes del Departamento de Seguridad Pública de Utah mientras estaban contando ovejas del desierto.

Las conspiraciones no tardaron en aparecer, asegurando que era acto de los mismísimos extraterrestres. No somos nadie para romper los sueños e ilusiones de los conspiradores, pero todo apunta a que detrás de esta extraña estructura hay obra humana. 

“Supongo que es algún artista de la nueva ola o algo, ya sabes, alguien que fue un gran fan de 2001: A Space Odyssey “, comentó Bret Hutchings, el piloto del helicóptero del departamento, haciendo referencia a la película de 1968 en la que aparece un monolito similar negro.

Aunque no se sabe exactamente quién colocó el monolito en medio del desierto, algunos observadores creen que se podría tratar del artista John McCracken, que vivió en Nuevo México y Nueva York hasta su fallecimiento. Esta teoría se debe a que el artista ha hecho monolitos similares al que está en Utah, aunque su galerista, David Zwirner, aseguró al diario The Guardian que el objeto no pertenecía a la obra del difunto artista, pero que sí podría ser de “algún admirador que quisiese hacer un tributo”.

El monolito tenía sus días contados, ya que fue retirado este viernes 27 de noviembre. La institución, que tiene a su cargo los terrenos públicos donde apareció la estructura, aseguró no haberla tocado al ser considerado como propiedad privada. Pero, sabemos cómo y quiénes fueron los protagonistas de esta “abducción”. Ross Bernards fue testigo de ese hecho, y su publicación de Instagram de este lunes lo demuestra. Según sus fotografías, el monolito fue retirado por cuatro personas, que lo más probable es que sean vecinos de la zona molestos por la atención mediática, el turismo y el impacto medioambiental que estaba causando la escultura de hierro.

“Si te interesa saber qué pasó exactamente con el monolito, sigue leyendo porque yo estaba literalmente allí”, escribe Bernard en su publicación en Instagram. “El viernes, tres amigos y yo condujimos las seis horas hasta el medio de la nada en Utah y llegamos al ‘comienzo del sendero’ alrededor de las 7 pm, después de pasar un mar de coches en nuestro camino”, continúa.

“Acababa de terminar de hacer algunas fotos del monolito bajo la luz de la luna y me estaba tomando un descanso […], cuando escuchamos algunas voces que subían por el cañón. Pensamos entonces en recoger nuestras cosas, para que pudieran disfrutarlo por sí mismos como lo habíamos hecho nosotros. En ese momento miré mi reloj y eran las 8:40 pm”, añadió

“Llegaron cuatro chicos y dos de ellos caminaron hacia adelante, le dieron un par de empujones al monolito y uno de ellos dijo: ‘Será mejor que hayáis hecho ya vuestras fotos’. Luego le dio un gran empujón y [el monolito] se volcó, inclinándose hacia un lado, tras lo que gritó a sus amigos que no iban a necesitar herramientas. El otro chico que estaba con él junto al monolito dijo: ‘Por esto no dejas basura en el desierto’” comentaba.

“A continuación, los cuatro se acercaron y lo empujaron casi hasta el suelo por un lado, luego decidieron empujarlo hacia el otro, y [el monolito] aterrizó en el suelo con un fuerte golpe. Rápidamente lo rompieron y, mientras lo cargaban en una carretilla que habían traído, uno de ellos nos miró y dijo: ‘No dejes rastro’. Eso fue a las 8:48pm”, añadió al post.

Al final del post Bernards expresó su opinión de lo que sucedió esa noche: “Si os preguntáis por qué no los detuvimos, [creo que] hicieron bien en quitarlo de allí. Pasamos la noche allí y al día siguiente caminamos hasta la cima de una colina con vistas a la zona, donde vimos al menos 70 coches (y un avión) entrando y saliendo. Coches aparcados por todas partes en el delicado paisaje desértico […], gente tratando de acercarse desde todas las direcciones, alterando permanentemente el paisaje intacto”.

Los monolitos al estilo de la película de Kubrick “2001: A Space Odisey” parece que se están expandiendo, ya que ha aparecido uno nuevo en el norte de Rumanía. Sin embargo este cuenta con unas pequeñas inscripciones con una especie de patrón a diferencia del de Utah, seguramente a causa del pulido del metal. El nuevo se encuentra en una propiedad privada en una colina llamada por los lugareños “La Montaña Sagrada”, El Monte Ceahlau, en la que existen unas ruinas de unas fortalezas Darías del siglo I a.C que frenaban el avance del Imperio Romano. Según Daily Mail, la escultura apareció el 26 de noviembre y se teme que atraiga una oleada de turistas como su “primo norteamericano”.

Aún se desconoce el porqué de la aparición de estas extrañas esculturas, ¿marketing?, ¿serán varios artistas con un concepto del arte similar al de Bansky? Todo apunta a que no tardaremos mucho en averiguarlo. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.